Nuestra Historia

La historia de la Iglesia demuestra que Dios bendice cuando hombres fieles trabajan para promover el amor, la justicia y la verdad; primero en sus propias vidas, y luego entre sus prójimos.

El comienzo

Johan Oscar Smith nació en 1871 y se le considera como el fundador de Brunstad Christian Church (BCC) (Brunstad la Iglesia Cristiana). Mientras estudiaba la Biblia pudo ver que los primeros cristianos eran asidos de un amor a Cristo y una fe de una vida en transformación. Esto inspiró a Johan Oscar Smith para que, dos mil años después de la muerte de Jesús, encontrara nuevamente la misma fe que había en el comienzo.
Ve un cortometraje acerca de esto aquí.

Johan O. Smith se convirtió a Dios a los 26 años de edad, y durante su actividad en la marina noruega en Horten encontró en 1904 a Theodor Ellefsen. Ellefsen prontamente tomó las verdades que Smith anunciaba y recibió fe de que era posible vivir una vida cristiana en victoria sobre todo pecado consiente. Cuando Aksel Smith, hermano de Johan, se decidiera a estar con ellos en 1905, se formó una comunidad llena de poder de vida que poco a poco tomaba forma. Hacia 1910 el grupo de hermanos había aumentado a 50-60 personas, repartidas en las regiones Este y Sur del país, y se reunían y comenzaban su propia actividad de reuniones.
En 1908 Johan O. Smith encontró al joven cadete de la Escuela de Guerra, Elias Aslaksen, quien pronto se convirtió en su más cercano colaborador. Tras el fallecimiento de Johan O. Smith, Aslaksen fue el líder de la Iglesia hasta su muerte en 1976. 

De Sur a Norte

La actividad de la Iglesia se inició en Horten, que en aquel tiempo era la base central de la marina. Por ello, muchos de los primeros que compartieron su fe con Johan O. Smith eran gente de la marina. Especialmente durante la primera guerra mundial muchos de estos hacían guardia de neutralidad a lo largo de la costa noruega y con ello recibían la oportunidad de hablar acerca de su fe con la gente cuando descendían a tierra. De este modo la doctrina de Smith echaba raíces en lugares como Brevik, Kristiansand, Stavanger, Stord, Bergen, Måløy y Molde.
En los años 1930 hubo muchos pequeños y grandes avivamientos en los valles, en los cuales Elihu Pedersen, Aksel J. Smith y otros hermanos jóvenes evangelizaban. Entre otras, las iglesias en Hallingdal y Valdres tuvieron su origen en este tiempo.

Hoy hay iglesias en alrededor de 20 lugares en todo Noruega.

Hacia el extenso mundo

Ya en los años 30 la iglesia se estableció en Dinamarca y Suecia, y desde la década de los 50 el mensaje también se esparció por casi todos los países de Europa.
Desde mediados de los 60 ha habido una creciente actividad en Canadá y USA, donde hoy día hay dos grandes centros de conferencias y una extensa actividad en muchos estados.
A Sudamérica la iglesia llegó en los años 70 y hoy se encuentra en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Perú, México y Aruba.
En Australia han crecido tres iglesias desde los años 70 y en los último años también ha habido una creciente actividad en Nueva Zelanda.
La iglesia llegó a India en los 70 y a comienzos de los 80, a Singapur y Hong Kong. Hoy además hay iglesia en Sri Lanka, en Indonesia y Dubái.
En el continente africano ha ocurrido mucho desde comienzo de los 80 y ahora la iglesia se encuentra en Sudáfrica, Egipto, Kenia, Camerún, Uganda, Zimbabue, Etiopía y Eritrea, entre otros.
Ya en los años 70 la iglesia tenía buen contacto con el cristianismo clandestino en muchos países de Europa del Este, pero las circunstancias dificultaban los viajes de misión. Pero después de la caída del comunismo el trabajo misionero en Europa del Este realmente tomó velocidad y la iglesia se ha establecido sólidamente en muchos países en esta región.

La iglesia hoy tiene actividad en más de 65 países en todos los continentes.

La iglesia – el cuerpo de Cristo

«Yo no he juntado gente hacia mí mismo, sino hacia Cristo que es la cabeza de la iglesia.» Esto dijo Johan O. Smith en su cumpleaños número 70, y esto puede ser algo de lo especial de la iglesia. Smith comprendió tempranamente que pertenecer a partidos religiosos no tiene ningún significado para ser salvo. Por tanto, con la Biblia como base, Smith anunciaba que la iglesia es el cuerpo de Cristo, allí donde todos los miembros deben tener contacto con la cabeza, Jesucristo, para ser salvos. Y cuando cada uno en particular tiene contacto con la cabeza, entonces ellos también reciben algo en común, comunión unos con otros. A lo largo de los años, nuestros líderes no han buscado edificar algo en torno a sí mismos, sino que Dios ha dado crecimiento y progreso a la iglesia.

La Iglesia hoy en día

La iglesia hoy día también está en un fuerte crecimiento. En muchos lugares la actividad se caracteriza por grandes grupos de jóvenes celosos, y se trabaja en crear las condiciones para que todos los grupos de edad puedan desenvolverse de distintas maneras en ambientes sanos y seguros. Por ello a menudo se construyen locales de reunión y actividades en forma combinada, que den espacio a una variada vida de iglesia. El centro internacional de reunión de la iglesia es el Centro de Conferencias Brunstad en Stokke, junto a Tønsberg, en donde se han realizado conferencias por más de 50 años. Hasta aquí llegan cerca de 8000 hermanos de aproximadamente 30 países varias veces al año, y otros pueden participar de las reuniones desde prácticamente cualquier lugar del mundo, a través de transmisiones directas de TV. Desde aquí suena hoy también el mismo mensaje que Johan O. Smith anunciara hace más de 100 años, el mensaje sobre completa victoria sobre todo el pecado consiente.