Cristianismo – más que el perdón del pecado

¿Por qué murió Jesús por nosotros, en realidad? ¿Solamente para que nuestros pecados fueran perdonados? O ¿hay algo más?

El perdón es un regalo enorme. «Porque la paga del pecado es muerte» está escrito en Romanos 6,23. En realidad, esto es lo que merecemos nosotros que hemos pecado. Por medio de la muerte de Jesús como un criminal en la cruz, el que nunca había cometido pecado, tomó la culpa del mundo para que nuestros pecados pudieran ser perdonados.

La historia, sin embargo, no termina con la muerte de Jesús en el Gólgota – ¡resucitó de su tumba al tercer día! Él nació como un ser humano, con la misma carne, o naturaleza humana, como nosotros. Pero, aunque fue probado (tentado), en todo según nuestra semejanza, no cometió pecado (Hebreos 4,15). Al odiar los deseos y pasiones en su propia carne, pudo llevar el pecado a la muerte y vencer a la misma muerte, que es la paga del pecado.

¿Qué significa para nosotros?

«Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.»dRomanos 5,10.

La razón por la que Jesús vino a la tierra fue salvarnos. Quiere liberarnos del pecado y conducirnos de regreso a Dios. Esto comienza con la posibilidad de recibir perdón por nuestros pecados si aceptamos a Jesús como nuestro salvador y Señor en nuestra vida. Entonces somos reconciliados con Dios a través del sacrificio de Jesús por nosotros – su muerte – a pesar que en realidad hemos pecado y merecemos la muerte

La salvación continúa con seguir la vida de Jesús – la vida que Él vivió como ser humano sobre la tierra. «Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.», 1 Pedro 2,21. ¿Quién es el ejemplo que debemos seguir? Sí, « el cual no hizo pecado...» (verso 22). Esta es la salvación por medio de la vida de Jesús; ¡esta es la vida que vamos a vivir después de haber recibido perdón!

¿Es posible?

¡Sí, por supuesto que es posible! A través de la victoria sobre el pecado y la muerte, Jesús pudo regresar junto a su Padre en el cielo, pero no nos ha abandonado a nuestra suerte. Ha enviado el Espíritu Santo como guía, ayuda y fuerza para todos los que le obedecen y están cansados de su propio pecado. Él mismo ora por nosotros día y noche, para que podamos vencer así como el venció. Si le seguimos en esta vida, seremos transformados en su imagen y algún día le veremos tal cual es. Entonces ese día estaremos con Él para siempre.

¡Sí, el cristianismo es sin duda algo más que el perdón del pecado!

¿Quieres saber más? En este sitio web puedes leer más acerca de seguir a Jesús en esta vida, y ver y escuchar a personas que han experimentado el poder de Dios para llevar esta vida a cabo, y la felicidad y paz que esto trae.