El don de la alegría en navidad

El don de la alegría en navidad

Escrito por: Hanne Larsen | Lugar: Hønefoss | Publicado: viernes, 24 de diciembre de 2010

Corro con mi sombrero de Papá Noel desde el auto hacia los otros jóvenes que esperan por mí. Es domingo por la mañana y vamos a visitar algunos de los miembros más ancianos de la iglesia, una nueva tradición en nuestra iglesia local.

Lo que tenemos, no es mucho; unas flores navideñas, una guitarra y un par de canciones que nos gustaría cantar para alegrar a los adultos mayores. En medio de esta ajetreada navidad, que conlleva la preparación de tortas, mucho lavado y compra de los regalos, es muy fácil olvidar que a menudo no se necesita de mucho para alegrar el corazón de alguien. 

Dondequiera que vamos, siempre encontramos personas alegres y felices, que han guardado su hombre interior sano, bueno y puro. Ellos con gusto comparten unas buenas Palabras de aliento y desafío; Santiago 4. 8 «Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros». Aquellos a los cuales visitamos han experimentado en sus propias vidas esto, y nos damos cuenta que también anhelan esto para con nosotros.

Es algo muy especial para nosotros como jóvenes poder experimentar a tales personas. Personas adultas que durante el día oran y piensan en nosotros – algo que tiene valor eterno y que puede ser fácil de olvidar en las horas punta de la vida cotidiana. Estas personas tienen grandes tesoros que con gusto quieren compartir con nosotros.

Cuando volvemos a casas después de nuestra salida para bendecir a otros, nos damos cuenta que hemos sido nosotros mismos los bendecidos, y han sido nuestros propios corazones lo que ahora están llenos de alegría.