Desde la izquierda. Aksel Smith, Elias Aslaksen, Karl Pedersen, Johan Oscar Smith y Theodor Ellefsen.
Desde la izquierda. Aksel Smith, Elias Aslaksen, Karl Pedersen, Johan Oscar Smith y Theodor Ellefsen.

Un hombre generoso – Aksel Smith

Escrito por: Trond Eivind Johnsen | Publicado: miércoles, 22 de febrero de 2012

Aksel Smith (1880–1919)

A principios de 1900 termina sus estudios de odontología, y abre una práctica en la calle Dronninsgate en la ciudad de Kristiansand.

El hermano mayor de Aksel, Johan Oscar, se convierte a Dios en el año 1898. Este fue el comienzo de una nueva vida para Johan, y a la vez el comienzo de un largo periodo de conversaciones y envío de cartas entre Johan y Aksel. Muchas de las cartas de Johan a Aksel han sido preservadas y publicadas en el volumen Las Cartas póstumas de Johan Oscar Smith. La colección da una visión única de la correspondencia entre los hermanos Aksel y Johan, visto desde el punto de Johan. Los valores de la vida espiritual que surgieron a través de esta correspondencia son parte fundamental en Brunstad la Iglesia Cristiana.

Aksel además, fue uno de los fundadores de la revista Skjulte Skatter, Tesoros Escondidos, que tuvo su lanzamiento en enero de 1912, y que prontamente está por cumplir 100 años de júbilo. La revista ha sido como una máquina quitanieves que ha despejado el camino para el evangelio de Cristo manifestado en carne, y la Iglesia, el cuerpo de Cristo.

Como uno de los primeros asido por las revelaciones de su hermano, Aksel Smith fue uno de los principales pilares de la iglesia el primer tiempo, a pesar de vivir hasta los 38 años. También fue fundador y co-editor del principal organismo de la iglesia, Skjulte Skatter –Tesoros Escondidos- que ahora cumple 100 años desde su lanzamiento.

Aksel Smith, nacido en Kristiansand en 1880, era el hermano menor de Johan Oscar Smith, fundador de la iglesia cristiana Brunstad la Iglesia Cristiana (DKM). A comienzos de la década de 1900 Johan y su hermano comienzan a hablar de las revelaciones que Johan había recibido, ya sea cuando coincidían o través de cartas. Después de estar sujeto a la formación de su hermano en la vida de Jesús, se convierte y es asido de esta vida y bautizado con El Espíritu Santo. Este fue el comienzo de una corta, pero tremendamente rica vida en contenido y gran significado.

En el libro Pastor y Profeta de Kåre J. Smith, describe a Aksel como un hombre «extremadamente manso y bueno que hizo muchas obras buenas». Del mismo modo, fue un misionero activo, llegando a ser amigo personal del líder Pentecostés Thomas Ball Barratt entre los años 1906-1908.

Sin embargo, lo más importante para Aksel era el cristianismo en la práctica – seguir el ejemplo de Jesús en cada oportunidad en particular. A través de importantes exhortaciones, buenas obras y la oración ganaba Aksel Smith el corazón de muchos jóvenes y adultos. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. (Juan 1,4)

- Aquí adentro tengo una vida eterna

Aksel Smith no tenía muy buena salud, y en 1919, con 38 años de edad, murió a causa de la gripe española. A pesar de ser una gran pérdida tanto para la iglesia como para su hermano, Johan, no había duda que su entrada en el reino de los cielos debió ser excepcionalmente rica.

«Aquí adentro tengo una vida eterna. Mi fe esta puesta en Jesucristo» dijo Aksel, y señaló su pecho, cuando el médico le decía que no había mucha esperanza.

Su vida eterna «allí adentro» la obtuvo gracias a su sincero temor y fe a Dios. Esto también es significativo en su primer artículo para Skjulte Skatter Tesoros -Escondidos- llamado «La oración es el trabajo» que trata sobre el poder que hay en una vida de oración en lo oculto.

«La oración es un poder. Libera fuerzas eternas y las pone en movimiento; y hacen actuar a Dios. Este es un servicio en el interior frente al rostro de Dios. Este servicio interior es lo que Satanás más teme; por esta razón la oración es un poder, una expresión de un intenso trabajo espiritual, que brinda la manifestación de grandes frutos

El pescador con dolor de muelas

Una vez había un viejo pescador que contó cómo había sido la temporada de pesca en 1914 y cómo había entrado en contacto con el dentista Aksel Smith.

«Hubo una pésima pesca ese año, la captura y las ganancias fueron muy malas. Mientras pescábamos me vino un terrible dolor de muela. Era tan doloroso que tuve que parar y volver a Drøbak. Allí busqué un dentista, un hombre muy religioso. Examinó mi diente, lo extrajo e hizo una buena limpieza en la herida. Al mismo tiempo, chequeo el resto de la dentadura y dijo:

«Tiene algo al otro lado, que también puede provocarle fuertes dolores si no lo tratamos. Le recomiendo que vuelva nuevamente mañana.»

No soporté la idea de sufrir nuevamente dolor de muelas y decidí volver al día siguiente. Había solamente una pregunta que me carcomía, y era cómo le iba a pagar. No tenía nada de dinero. Al otro día fui con el dentista mientras seguía pensando cómo le iba a pagar todo el tratamiento. Sabía que había estado trabajando toda una hora en mí.

Cuando le iba a pagar, le pregunté. «¿Cuánto le debo entonces?»

«No me debe nada, mi buen amigo,» respondió el dentista.

«Fue como si hubiera mirado directamente a través de mí y visto lo mal que lo estaba pasando. ¿Has estado frente a un dentista como este?» preguntó el viejo pescador.

«¡Y no solo eso! al cruzar la plaza de Drøbak puse mi mano en el bolsillo y encontré una moneda de 20 coronas que me había dado.»

Un escritor prolífico

En el transcurso de siete años Aksel escribió más de 150 artículos para Skjulte Skatter –Tesoros Escondidos- además de dos libros: Desviarse de la fe y Las cuatro etapas en el desarrollo de un creyente. Estos artículos dan un pequeño vistazo del contenido de su vida y el corazón que tenía para con las personas.

Aksel además, escribió varias canciones que aún se cantan hoy, que traen gozo y ánimo para los jóvenes y adultos. Una de estas canciones es la 111 del cancionero Herrens Veier -Caminos del Señor-, «En mi corazón ya mana», muestra algo de la alegría que Aksel experimentó mientras servía a Jesús. El primer verso dice así:

En mi corazón ya mana,
pensamiento de Jesús y,
lleno de gozo mi corazón clama,
¡Encontré_el camino_al cielo!
Revelado_el reino de Dios,

y con gloria se_extiende en mi_interior.

Abajo puedes ver un video donde los jóvenes de la iglesia de Horten interpretan esta canción durante el concurso de canciones llevado a cabo en Brunstad el 2010.