Animales salvajes

Animales salvajes

Escrito por: Arne Skontorp | Publicado: lunes, 18 de abril de 2011

En Noruega se debate sobre si se debe o no permitir animales salvajes en los bosques y montañas. Algunas personas están muy inquietas por reducir al máximo su número, otras están de acuerdo en que haya un cierto número de osos y lobos rondando en los alrededores para cumplir con las cuotas y los requisitos ambientales.

Por supuesto, no vamos a referirnos al respecto en un caso como este, solo nos limitaremos a afirmar que todas las personas tienen un animal salvaje en su interior. La carne - la naturaleza humana pecaminosa – la cual se ha expresado a través del tiempo en un sinnúmero de maneras horribles. Las personas han tiranizado sobre otras, atormentado y torturado entre sí, y hecho la vida muy desagradable y difícil unos a otros. ¿Has visto el animal salvaje en tu interior?

Victoria sobre todos los deseos de la carne

El hijo unigénito de Dios, Jesucristo, nació como un ser humano. Él tomó la lucha contra el mal en el mundo y paso a paso trajo juicio sobre la carne humana, la cual también vio en sí mismo. Juicio sobre la carne, en la cual no mora el bien (Romanos 7,18). Sobre el mal en toda su brutalidad y sobre todas las formas más refinadas del mal, como la hipocresía, la envidia y la incredulidad. Después de 33 años sobre la tierra estaba claro que ¡«El león de Judá» había vencido! Entonces gritó: «¡Consumado es!» un camino nuevo y vivo se abrió a través del velo, esto es, de su carne (Hebreos 10,19-20) directo al Lugar Santísimo donde habita Dios. En pocas palabras, esto significa victoria sobre todos los deseos de la carne para cualquier persona que toma esta lucha. ¡Vencemos con Jesús! Todo aquello que vemos como imposible, es totalmente posible. ¡el reino de la paz en nuestro interior se vuelve una realidad que nadie puede refutar! Y el animal salvaje muere.

El príncipe de la paz pone fin al poder de Satanás 

En Apocalipsis 13, vemos el resultado cuando una persona cumple con las exigencias de un animal salvaje. Sin embargo, toda la tierra se maravillo en pos de la bestia, verso 3. El Anticristo, Satanás encarnado en forma humana, ¡está en desarrollo! La bestia con su falso profeta y todos sus horribles poderes espirituales surgen desde el abismo. Apela a los deseos en la carne humana, ¡y casi nadie entiende lo peligroso que esta bestia es!

En medio de todo esto, la novia de Jesús se prepara. Ella pelea la batalla de Dios. Obtiene victoria tras victoria sobre los huestes espirituales de maldad, y se prepara para el reino de los mil años en el cual el diablo será atado con grandes cadenas en el abismo (Apocalipsis 19-21). Y un día Jesús, el Príncipe de la paz - Rey de Reyes y Señor de Señores – va a tomar el poder. Entonces será el fin del tiempo y el poder de la bestia salvaje. Incluso el león junto al buey comerá paja. Ten cuidado con «la bestia salvaje» que hay en ti y a tu alrededor. Lucha por tu propia pureza y ¡obtén victoria junto a aquel que obtuvo victoria!