Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos

Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos

Escrito por: John Oommen | Publicado: martes, 03 de enero de 2012

Crecí en India. Muchos de los recuerdos que tengo de mi infancia y adolescencia allá, tienen que ver con animales y el sufrimiento humano, recuerdos que están grabados en mi corazón con imágenes de indescriptible dolor.

Recuerdo un sinnúmero de veces, ver animales buscar comida desesperadamente en los montones de basura. Por un lado veo colarse una rata. Unos metros más allá, un gato y un perro. En el lado opuesto, no es raro ver a un niño pequeño recoger una cáscara de plátano, para después rasparla y conseguir algo de alimento.

Un valle de lágrimas

Al crecer, también escuche muchas historias de abuso infantil. Por ejemplo, un niño de no más de diez años podía trabajar en una fábrica de vidrio, donde debía fundir vidrio protegiendo sus vulnerables manos sólo con trapos finos. Después de trabajar todo un día, el niño podía llevarse a casa 20 rupi, que es equivalente a 40 centavos de dólar. Una vez en casa, su padre lo golpearía y utilizaría el dinero para embriagarse. Así entonces, chupándose el dedo el niño se iría a dormir, listo para trabajar igual de duro al día siguiente.

Esta es una historia hipotética, pero que fácilmente podía ser una experiencia real de un niño de barrio pobre. Historias como estas son cotidianas para millones de personas. La Biblia llama a esta tierra un «valle de lágrimas», y la historia de la humanidad, desde la cuna hasta la tumba, es una constante cinta rotatoria de hambre, dolor, tristeza y abuso. Todo esto es por causa del pecado. Y en la mayoría de los casos, tales abusos son cometidos por los ricos y más poderosos.

Abuso de poder y religión

Muchas veces las personas buscan un líder que tenga poder, con la esperanza de que los guíe y redima. Pero con bastante frecuencia, estos líderes usan su poder solo para abusar aun más de los pobres, y poder vivir junto a sus familias, en el desenfreno y los excesos. Cuando el “pueblo” se rebela contra este abuso, generalmente son asesinados por las fuerzas especiales de seguridad, quienes en realidad deberían protegerlos.

Una de las promesas más gloriosas en la Biblia, es que este tipo de situaciones no van a ser por siempre.

India es un país con muchas religiones. Por lo tanto, la gente suele buscar a personas religiosas para encontrar la solución a la miseria. Por desgracia, a menudo esto es en vano. Las personas religiosas, de todas las religiones, construyen sus propios «imperios». Recuerdo haber visto la esposa de un predicador golpear a su sirvienta, hasta sangrar en su boca, pero al llegar el día domingo se paro frente a la asamblea con una sonrisa en toda su «santidad». ¿Acaso Dios no le preguntará nada por este hecho?

Los animales también sufren. Recuerdo que cuando niño teníamos dos gatitos. Eran gemelos, y jugaban y comían del mismo plato. Un día, uno de ellos se enfermo. Mi madre hizo lo que pudo por él, pero a la mañana siguiente murió. Jamás olvidaré el grito desgarrador del otro gatito. Recuerdo desear en mi corazón poder secar las lágrimas de sus ojos cuando enterrábamos a su hermano. A medida que fui creciendo, me fui preguntando quién sería el que consolaría y secaría las lágrimas de estos animales, niños y oprimidos.

El día de la liberación está por venir

Una de las promesas más gloriosas en la Biblia, es que este tipo de situaciones no van a ser por siempre. Mientras las personas, que son esclavas del pecado y de motivos egoístas, sigan teniendo poder y riquezas, este mundo seguirá siendo un valle de lágrimas. Sin embargo, la Biblia promete que el día de la liberación está por venir. Este es el día en que Jesús regresará y establecerá un nuevo reino. ¡Y nunca más habrá dolor sobre esta tierra!

 Jesús regresará y establecerá un nuevo reino

Entonces, ¿quiénes reinarán con él? Pues aquellos que en su tiempo sobre la tierra siguieron a Jesús. Aquellos que no vivieron según su naturaleza pecaminosa, sino que se negaron a si mismo e hicieron la voluntad de Dios. Estos, no abusarán de su autoridad, sino que reinarán con justicia y misericordia.

¿Quieres ser parte de este reino?

¿Cuál sería tu misión en este nuevo reino? Está escrito que Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. Toda la creación aguarda este día histórico. (Romanos 8, 19-23). Cuando este día llegue, también vendrá el día del eterno verano – donde los niños despertarán para disfrutar su infancia, y las mujeres no serán más golpeadas por sus parejas violentas. Y los animales y los animales de tiro tendrán su descanso. Este es el reino de paz, gobernado por Jesús, el Príncipe de Paz, y aquellos que participaron de su vida siguiendo sus pisadas.

¿Quieres ser parte de este reino? Entonces no vivas de acuerdo a tus deseos pecaminosos, sino que sigue al Príncipe de Paz en tranquilidad y humildad. Vive una vida temerosa de Dios. Entonces, también tendrás una promesa de enjugar las lágrimas de los ojos de las personas, y llevar a cabo este reino de alegría y paz.