¿Es la idea que la vida cristiana sea aburrida?

¿Es la idea que la vida cristiana sea aburrida?

Escrito por: Brian Janz | Publicado: lunes, 17 de febrero de 2014

¿Es realmente un pecado salir y tener un poco de diversión de vez en cuando? ¿Mientras no vaya tan lejos, no está bien disfrutar y complacerme un poco?

Sé que ser un cristiano es lo correcto para mí, pero ¿estar leyendo la Biblia y cantando himnos es una vida que realmente vale la pena si tengo que esperar hasta el cielo para divertirme? 

Tal vez no has dicho esto en voz alta, pero en el fondo, ¿quién no se lo ha preguntado? ¿Es realmente tan malo salir de fiesta y tener un poco de diversión inocente? No voy a emborracharme, sólo tomar algunas cervezas. No voy a volver a casa con nadie; solamente coquetearé un poco. No llegaré tan lejos; puedo parar cuando tenga que hacerlo.

Probablemente esta vida parece mucho más divertida que la de un cristiano aburrido, lento y respetuoso a las leyes. No es pecado; es solo un poco de diversión.

Es sólo una fiesta que nunca fue tan lejos, algunos tragos que no me emborracharon y algo de coqueteo que nunca pasó a mayores.Y quizás, después de todo lo dicho y hecho, puedes simplemente volver a casas y vivir tu vida como siempre lo has hecho.

«Todo me es lícito, pero no todo conviene.» (1 Corintios 10,23)

¿Qué tanto me conviene balancearme tan cerca del pecado a punto de caer por completo en él??

Pero, ¿qué tanto me conviene esta fiesta? ¿qué tanto me conviene balancearme tan cerca del pecado a punto de caer por completo en él?¿qué tan importante es tu relación con Dios cuando estás dispuesto a alejarte lo más posible por una noche de emoción?

Y aunque en realidad nunca terminas yendo demasiado lejos, no podrás evitar cosechar lo sembrado. El mundo esta saturado de esa actitud de fiesta; de auto-placer, superficialidad y frivolidad. Esto drena el alma y enfría el espíritu. ¡Es exactamente lo opuesto al plan de Dios para nuestra vida!

¡Dios quiere que seamos felices! Él ha preparado todo de modo que si seguimos las leyes y mandamientos que ha escrito en nuestro corazón, ¡seremos llenos del gozo de salvación! Si dejamos de vivir para nosotros mismos, y por el contrario renunciamos a nuestra propia voluntad y obtenemos victoria sobre el deseo de salir y llenarnos con los placeres del mundo, ¡vendrá la paz y alegría sobre nosotros en increíble abundancia!

Dios ha preparado todo de modo que si seguimos las leyes y mandamientos que ha escrito en nuestro corazón, ¡seremos llenos del gozo de salvación!

Ser un cristiano para ser feliz. Ser un cristiano para ser transformado, para ser otro, para poder experimentar tanta felicidad que hasta puedes sonreír en medio de una congestión vehicular, porque estás tan agradecido por la oportunidad de ser más paciente. 

Deja al mundo que salga cada fin de semana a blanquear su miseria con superficialidad. Nosotros tenemos algo mejor que eso. El cristianismo es mejor. La libertad del pecado es mejor. Ser transformado día tras día, poco a poco, a la imagen de Jesús es mucho, mucho mejor. ¡Una vida con sentido es completamente lo contrario de aburrido!

Estar lleno de una abundancia de alegría todo el tiempo, a pesar de los inestables estados de ánimo y sentimientos, es lo mayor que una persona puede desear

Estar lleno de una abundancia de alegría todo el tiempo, a pesar de los inestables estados de ánimo y sentimientos, es lo mayor que una persona puede desear. Las personas a tu alrededor experimentan días mas brillantes cuando tu andas bien, y cada vez que eres tentado, recibes victoria porque sabes que nada, ni la más mínima cosa sobre esta tierra, vale la pena para perder la alegría que Dios quiere darte cuando vences. 

Esto es lo que significa vivir una vida cristiana.

Pero, ¿debes sacrificar todo aquello que te gusta hacer? ¡Lejos de ello! El cristianismo no significa que debes usar el 100% de tu tiempo leyendo la Biblia y cantando himnos. Por supuesto podemos relajarnos y divertirnos. Pero hay una diferencia entre pasar el tiempo con los amigos y seguir sus intereses y hobbies, ¡y vivir para disfrutar y seguir los deseos en el pecado!

Entonces puedes creer que ser cristiano no es tan divertido, y quizás está bien. Quizás está bien elegir la libertad y una relación con Dios, y un futuro y una esperanza por la eternidad. Quizás, después de todo lo dicho y hecho, está bien ser feliz por un cambio.  Así que elige la felicidad.  Elige la victoria sobre el pecado. Elige nunca más tener un día infeliz en tu vida. Porque es tú elección. ¡Y es realmente así de simple.