La honradez (contigo) sale victoriosa

La honradez (contigo) sale victoriosa

Escrito por: Trond Eivind Johnsen | Publicado: viernes, 26 de abril de 2013

Como a muchos otros niños, me fue inculcado que «la honradez acaba triunfando», posteriormente esta lección me ha llevado a reconocer el robo de manzanas como un hurto. Pero, ¿qué pasa cuando le agregamos «contigo»?

Un hombre anciano con una extensa vida cristiana me preguntó en una ocasión: «¿Eres uno de los que se detiene de vez en cuando?» La pregunta no causó ninguna impresión en ese momento, pero después la recordaría en varias ocasiones y me ha hecho detenerme a pensar.

Así que ahora pregunto, ¿eres uno de los que se detiene de vez en cuando? Pero no «detenerse» en el sentido de no seguir avanzando. No, sino detenerse como «parar y ser honesto con uno mismo acerca de cómo son las cosas en realidad».

Tienes Facebook y Twitter en el teléfono, sigues las noticias y series de televisión, usas tiempo en videojuegos y en el buscador de YouTube. No son pocas las cosas que quieren llamar tu atención, ya seas cristiano o no. Sin embargo, ¿puedo contar con que eres de los que toma sus propias decisiones sobre las cosas que llaman su atención y hacia donde se dirige en todo momento? ¿Puedo contar con que no utilizas tus días en actividades superficiales e inconscientes?

Una invitación a detenerse por un par de minutos:

«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.» dice Jesús en Apocalipsis. La atención de Jesús está claramente dirigida a nuestra atención. ¿Te has detenido alguna vez a pensar en esta invitación de Jesús a compartir la cena con él? ¿No es digno de un intento darle al hombre más famoso de la historia tu atención cenando con él? ¿No has pensado en que el hijo del creador del universo tiene una perspectiva diferente de la vida? ¿No cambiaría tu manera de ver la vida después de hablar con una tal persona?

Muchos personajes históricos se caracterizan por haber sido pensadores independientes y honestos. No aceptaron ser influenciados por la opinión pública de cómo la vida debe ser vivida. Investigaron el tema por sí solos.

¿Qué linea quieres seguir? ¿Te da esta exhortación de Johan Oscar Smith algo para pensar?

«Sé una persona independiente – piensa y escucha en forma autónoma, lee las escrituras y fórmate tu propio juicio y opinión de todas las cosas, entonces serás un hombre espiritual y útil en el servicio del Señor.»

Sé honesto contigo mismo, detente y piensa por qué haces lo que haces. Entonces al menos habrás tomado tú mismo el control en tu vida – pues no faltan los que con gusto quieren hacerlo.