La vida es como la neblina

La vida es como la neblina

Escrito por: Amberly Williams | Lugar: Vancouver, Canada | Publicado: domingo, 26 de junio de 2011

Quiénes somos

 
  • Creemos que, después de recibir perdón de pecados, nuestro llamado como discípulos es seguir a Cristo siendo libres del pecado, y llegar a ser santos como Él es santo.
  • Al negarnos a nosotros mismos por medio de la ayuda del Espíritu Santo, entramos en un proceso de santificación.
  • La Biblia es el fundamento y guía de nuestra fe y doctrina.
  • Tenemos iglesias y desarrollamos trabajo de misión en más de 65 países.
  • Este sitio web es especialmente para quienes están interesados en vivir esta vida como un cristiano.

Aprende más acerca de Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) en  

La neblina. Es tan fugaz y temporal.

Una mañana temprano, mientras conducía por la carretera, noté un campo recién arado, y sobre la tierra recién removida una delgada y baja capa de neblina. Poco después cuando regresé a casa por la misma ruta, vi que toda la neblina se había evaporado y no había ningún rastro de ella en el aire. Esto me hizo pensar en lo que está escrito en la Biblia acerca de la vida que es como la neblina, que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.

La vida es corta

Hace miles de años, Dios formo la tierra y creó al hombre para que viviera en ella. Piensa en todas las historias que hemos leído, tanto en la Biblia como en los libros de historia, acerca de hombres que han vivido sobre la tierra antes que nosotros. Generaciones tras generaciones han ido y venido durante estos miles de años. Imagina que trazas una línea de tiempo desde la creación hasta el día de hoy. Cada vida que ha vivido a lo largo de esta línea de tiempo es como un pequeño grano de polvo. ¡Incluyendo la tuya y la mía!

Quizás, Dios te ha dado 70, 80 o 90 años de vida. Quizás más, o quizás menos. Ninguno de nosotros sabe la cantidad de días que nos queda. Sin embargo, en el panorama de esta línea de tiempo, de igual forma tenemos muy poco tiempo de vida. Aquellas personas que no han utilizado su tiempo, que han buscado los placeres de este mundo, o que han cedido ante la angustia y las exigencias, no recibirá parte en nada que tenga valor eterno en sus últimos días. Dejarán la tierra como una vela que es apagada, como la neblina que se desvanece en el aire sin dejar rastros.

Una visión eterna

«Cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? ¡Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece!» Santiago 4,14. Entonces, ¿cuál es el propósito de mi vida? ¡Cuán pesado es vivir sin una visión o esperanza acerca de algo mucho mejor! «¡No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí!» Juan 14,1. Más adelante Jesús dice que ha preparado un lugar para nosotros, ¡y nos llevará allí para que estemos junto a Él por la eternidad! Es vital que realmente creamos en esto, de tal manera que seamos celosos para agradar a Dios en los días y años que nos quedan. ¡Entonces nuestra vida es como esa luz que alumbra más y más claro hasta el final!