12 versos que demuestran que Jesús fue un hombre al cual podemos seguir

12 versos que demuestran que Jesús fue un hombre al cual podemos seguir

Escrito por: La Redacción, brunstad.org | Publicado: lunes, 25 de julio de 2016

Una pequeña colección de versos que demuestran quién fue en realidad nuestro Salvador.

A pesar que era el Hijo de Dios, podemos leer en la Biblia que Jesús eligió venir a la tierra en forma de hombre. Está escrito que Él tenía una naturaleza humana y una voluntad humana, pero que venció y nunca pecó. Debido a esta vida victoriosa pudo vencer a la muerte y hoy está sentado a la derecha de su Padre en el cielo.

Como cristianos esto es de suma importancia para nosotros. Porque venció siendo un hombre como nosotros, esto significa que también podemos vivir la misma vida que Él vivió en la tierra. ¡Es plenamente posible seguir a Cristo en la verdad! ¡Si lo seguimos, también llegaremos allí donde Él está!

Aquí hay 12 versos de la Biblia que demuestran que Jesús fue un hombre como nosotros, al cual podemos seguir.

Jesús fue tentado en todo según nuestra semejanza

«Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecadoHebreos 4,15.

Jesús tuvo una voluntad propia, la cual negó

«Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuyaLucas 22,42.

Jesús nos anima a seguirle en el camino de la negación

«Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallaráMateo 6,24-25.

Jesús tuvo un crecimiento y desarrollo espiritual

«Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombresLucas 2,52.

El Espíritu de Dios da testimonio que Jesús vino en carne

«En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo1 Juan 4,2-3.

Jesús se humilló y vino en semejanza de hombre

«Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruzFilipenses 2,5-8.

El apóstol Pablo escribe sobre «el hombre Jesucristo»

«Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad1 Timoteo 2,5-7.

Jesús se llama a sí mismo un hombre

«Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto AbrahamJuan 8,39-40.

Jesús tuvo que luchar y ser obediente para ser salvado de la muerte

«Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecenHebreos 5,7-9.

Jesús es llamado nuestro «precursor»

«La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de MelquisedecHebreos 6,19-20.

Jesús fue «semejante a sus hermanos» 

«Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentadosHebreos 2,14-18.

La Biblia nos dice que seguiremos las pisadas de Jesús

«Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados1 Pedro 2,21-24.