Adicción - ¿has pensado en esto como cristiano

Adicción - ¿has pensado en esto como cristiano

Escrito por: David Nooitgedagt | Publicado: jueves, 04 de septiembre de 2014

La verdad es que todo el mundo ha sido en un mayor o menor grado atado, y que nadie se ha liberado sin reconocer esta verdad. Nadie puede liberarse por sí solo de su adicción. Solo cuando Jesús te ha liberado, eres verdaderamente libre.

En 2 Pedro 2, 18-19 está escrito: «Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.»

¿Quién no ha sido un esclavo?

La adicción se encuentra en muchas formas. Las más conocidas son la adicción al cigarro, el alcohol, drogas, apuestas, o bien pornografía y sexo ilícito, pero Jesús dice: «De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.» (Juan 8:34).

Quizás nunca has tocado las drogas, pero eres adicto por ejemplo, a tu apariencia, la ropa, el dinero, al reconocimiento y honor de las personas a tú alrededor, etc., y estas adicciones te hacen inseguro e infeliz. Consumen tu tiempo, cuestan mucho dinero, ocupan tus pensamientos, y eres cada vez más apestado por lo que te esclaviza.

Sabes muy bien que no es lo correcto, igualmente caes en tú debilidad una y otra vez.

Simplemente son demasiado fuertes para ti, y lo que caracteriza tu adicción es que tú, a pesar que por largos pasajes sabes muy bien que no es lo correcto, igualmente caes en tú debilidad una y otra vez.

Conocer la verdad te hace libre

«Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.» Juan 8,31-32.

Jesus har løsningen, og denne løsningen er også den vanskeligste: Hvis du ikke kan være 100 % ærlig mot deg selv og mot Jesus, blir du ikke frigjort.

Alcohólicos Anónimos (AA) por medio de la experiencia ha identificado algunas de las leyes que podemos leer en la Palabra de Dios. El primero de los doce pasos que han establecido para ser libres de la adicción y para continuar siendo libre, encaja a la perfección con lo que escribimos aquí:

Paso 1: Admitimos que eramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habian vuelto ingobernables.


Necesitas ayuda si anhelas ser libre, y por eso esto comienza con un reconocimiento.

Ser un cristiano también tiene que ver con la libertad

El que se humilla a sí mismos profundamente es el que da el primer paso hacia la verdadera libertad.

Si has confesado que eres un cristiano podría ser especialmente difícil admitir que estás en esclavitud. ¿Quieres admitir que estás esclavizado por el deseo de tus ojos y por tus propios pensamientos que dan vuelta en torno al honor y reconocimiento por parte de otras personas, y que esto te hace infeliz? El que se humilla a sí mismos profundamente es el que da el primer paso hacia la verdadera libertad. Esta libertad incluye todo tipo de adicciones. Entonces tienes la capacidad de recibir ayuda. ¡Y la ayuda se encuentra!

«Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.» Juan 8, 36. Jesús puede sanar la adicción más destructiva; Él puede sacarte de la boca del infierno. También puede curar los pecados más ocultos, los cuales roban tu alegría y la fuerza para ser útil en el servicio de Dios.

Lee más sobre esta ayuda que puedes recibir en estos artículos: