¿Cuál es el valor de un hombre?

¿Cuál es el valor de un hombre?

Escrito por: Sigurd Bratlie | Publicado: martes, 07 de octubre de 2014

Los hombres son como la hierba y su gloria como la flor de la hierba. Sin embargo, son tan valiosos que Dios los pone sobre la obra de sus manos. Son tan valiosos que los ángeles son enviados para servicio de ellos, los que heredarán la salvación.

Dios no cuida de los ángeles. No tiene un plan de salvación para ellos. Cuando pecaron, Él no pensó cómo iba a salvarlos. Sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio. 2 Pedro 2,4.

Dios envió a su Hijo unigénito para salvación

No es así con los hombres. Por ellos no se da por vencido. Él no quiere la muerte de ningún pecador, sino que tiene un plan de salvación para ellos. Son tan valiosos que envió a su propio Hijo unigénito a la humanidad. Jesús como niño participó de carne y sangre y fue un hombre en su caminar. (Hebreos 2,14 y Filipenses 2,8.)

Jesús nos abrió un camino nuevo y vivo hacia el Lugar Santísimo, y fue nuestro precursor. Él aprendió la obediencia por lo que padeció. Es el autor y consumador de la fe y el autor de nuestra salvación. Él santifica, y nosotros somos santificados. De uno somos todos, y no se avergüenza de llamarnos hermanos. Somos tan valiosos para Jesús una vez que pone su mano sobre nosotros, que es un honor para Él reunirse con su Padre rodeado de nosotros como hermanos. (Hebreos 2, 10-12.

Él no quiere la muerte de ningún pecador, sino que tiene un plan de salvación para ellos.

Los hombres son demasiados valiosos para ser tratados de igual forma cuando pecan, como es con los ángeles. No, la muerte vino a causa de un hombre, así que Dios preparó un plan de salvación de inmediato. Dejó que su Hijo naciera en la humanidad, así que paso a ser el Hijo de Hombre, y se convirtió en el otro Adán. El primer Adán anduvo el camino de desobediencia a la muerte para toda la humanidad. Sin embargo, el otro Adán anduvo el camino de obediencia a la vida para la humanidad. Por lo tanto, por un hombre es también la resurrección de los muertos. (1 Corintios 15, 20-21) Él es el primogénito de los muertos. (Apocalipsis 1,5) Ahora tenemos libertad de elegir a quién queremos seguir.

Llamados a ser conformes a Cristo

Somos tan valiosos, que aunque habiendo caído profundamente en el pecado, la salvación en Cristo puede hacernos reyes y sacerdotes con Él. Sí, los santos juzgarán al mundo e incluso a los ángeles. (1 Corintios 6, 2-3, 9-11).

Estamos llamados a ser conformes a Cristo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Puesto que la salvación en Cristo es tan grande, y Dios tiene tales planes con nosotros, ¿cuán bajo y malo no es para nosotros caer bajo la esclavitud de nuestros deseos, y sufrir a causa de preocupaciones por cosas corruptas terrenales? ¿Cuán bajo no es ir por ahí ofendido y desanimado y con maldad, viviendo en el adulterio y la injusticia?

Estamos llamados a ser conformes a Cristo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. Él ha contado todos los cabellos de nuestra cabeza, y sabemos que todas las cosas ayudan para nuestro bien. ¿Cuán bajo no es ir por ahí y murmurar y estar descontento y quejándome? (Romanos 8, 28-29).

Por lo tanto, ¡velad debidamente y sé consciente de tu exaltada condición!

 

Adaptado del artículo «¿Qué es un hombre?», publicado por primera vez en la revista de la iglesia «Skjulte Skatter» (Tesoros Escondidos), en julio 1957
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag, Noruega | brunstad.org