Dios no tiene límites

Dios no tiene límites

Escrito por: Olaf Andersen | Publicado: domingo, 24 de agosto de 2014

««Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos.» Efesios 3, 20

No hay ninguna limitación en Dios. Nosotros como seres humanos ponemos límites en todo. Pero no hay límites para el amor en Dios. Si así fuera, Dios no sería Dios, el Todopoderoso. Por eso está escrito que todas las cosas son posibles para Él, y nada es imposible. (Lucas 1, 37). Y cuando todas las cosas son posibles, eso significa que Él puede hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. Nosotros como seres humanos ponemos límites, pero Dios no tiene límites.

Aquí lo que cuenta es que uno mismo y el propio razonamiento sean dejados de lado, y no dejar a Dios de lado a un nivel humano. Por el contrario, debemos buscar a Dios en plena certidumbre de fe, para que Él pueda realmente lograr lo que Él quiere y puede con nosotros. Porque Jesús creyó — El autor y consumador de la fe — Dios pudo trabajar y lograr lo que Él quiso y pudo en Jesús. Todo el pecado fue condenado en la carne, la naturaleza humana, y en su lugar la naturaleza de Dios pudo tomar lugar en Jesús. «Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud», Colosenses 1, 19. A través de la misma fe, también podemos ser llenos a toda la plenitud de Dios.

En Salmos 33, 9 está escrito que Dios «dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió.»  Es lo mismo en nuestras vidas cuando creemos en Dios y ponemos nuestra confianza en Él.

 

Adaptado de un artículo publicado bajo el título “¡Más que todo!” en la revista de la iglesia Skjulte Skatter, junio 1981

© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag