El camino más corto

El camino más corto

Escrito por: Knut Olav Haukelidsæter | Publicado: martes, 27 de mayo de 2014

En cierto modo la naturaleza humana es muy predecible.

Cerca de nuestra casa hay un parque con áreas verdes, árboles grandes y senderos bien cuidados que pueden recorrer los visitantes. Aunque hay caminos de ripio que llevan a todos los puntos de interés en el parque, es posible encontrar atajos por todos lados donde la gente pasa sobre el césped para ahorrar unos pocos segundos.

Supongo que sabes de lo que estoy hablando, porque probablemente tú mismo has contribuido haciendo atajos similares – la mayoría de nosotros lo ha hecho. Las personas son buenas para encontrar atajos – y no sólo con el fin de ahorrar tiempo; es simplemente la naturaleza del hombre buscar el camino más corto para salir de nuestras circunstancias.

... es simplemente la naturaleza del hombre buscar un camino más corto para salir de nuestras circunstancias

Para los jóvenes hay muchas áreas diferentes en la vida donde estamos propensos a buscar la opción más fácil, o bien un atajo por el césped, si así lo quieres. Esto es especialmente cierto cuando se trata de ser un cristiano. A veces puede sentirse un tanto embarazoso como humillante admitir que uno es cristiano.

Quizás eres invitado a una fiesta en la que sabes que habrá situaciones donde se hará difícil mantenerse puro. El proceso mental de encontrar el camino más corto se inicia inmediatamente. «Probablemente debería ir solamente para mostrar que los cristianos son personas normales que también pueden divertirse – y por supuesto no voy a cometer ninguna locura.»

Pero la verdad es que no quieres llamar la atención, y tal vez la humillación que viene si dices, «Gracias, pero no gracias – esto no es algo para mí.» En lugar de esto eliges participar, y en realidad sin quererlo, de pronto te encuentras en una situación donde el pecado está muy cerca donde se hace extremadamente difícil vivir digno de tu llamamiento celestial. ¡Atajos como estos son peligrosos!

... en realidad sin quererlo, de pronto te encuentras en una situación donde el pecado está muy cerca

José, un joven que puso su marca en la historia porque fue fiel, experimentó lo que era defender lo que creía. Cuando la esposa de Potifar trato de seducirlo varias veces pudo haber pensado: «Seguramente no voy a ir tan lejos si al menos puedo fingir que estoy siendo un poco halagado,» y luego rechazo su propuesta con una broma. Pero José se negó, en voz alta y clara: «¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?» (Génesis 39, 9) No eligió el camino más corto que lo hubiera llevado peligrosamente muy cerca del pecado.

Por causa de esta elección fue llevado a la cárcel, y su fidelidad pareció haber fracasado. Pero llegó el día en que José se despertó en la cárcel – y esa misma noche se fue a la cama como el segundo hombre más poderoso de Egipto. Esto lo dice todo. La elección de José no pareció dar frutos en ese momento, pero Dios recompensó su fidelidad en abundancia.

Jesús mismo es nuestro mayor ejemplo en esto. Como un hombre de carne y sangre, fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero nunca pecó. (Hebreos 4, 15) Cuando fue tentado a buscar un camino más corto, dejó muy en claro cuál camino escogió – el camino que nosotros sus discípulos estamos llamados a seguir: «Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. ¡Padre, glorifica tu nombre!» (Juan 12, 27-28)

¿Cómo puedo atravesar ésta situación y permanecer sin mancha y agradable frente a los ojos de Dios?

Así que no busques el camino más corto en tu lucha. Permanece por tu fe y lucha para salir con la cabeza bien en alto. Tú enfoque debe ser: «¿Cómo puedo atravesar ésta situación y permanecer sin mancha y agradable frente a los ojos de Dios?» Entonces recibirás tu recompensa en el momento correcto y serás uno que Dios puede usar para hacer su voluntad. Sobre todo, un día podrás conocer a tu Salvador sin sonrojarte de vergüenza porque buscaste el camino más corto en lugar de haber tomado su nombre en defensa.