Ester: Fuera de la zona de confort

Ester: Fuera de la zona de confort

Escrito por: Kathryn Albig | Publicado: viernes, 08 de mayo de 2015

Hay algo que sabes que debes hacer, pero significa dejar tu zona de confort y salir de allí en fe. Sabes que es la dirección de Dios, pero es difícil. No sabes cuál será el resultado. No sabes dónde estarás cuando todo termine.

En el Antiguo Testamento hay un libro completo dedicado a la historia de Ester, una exiliada judía en Persia. Era huérfana, pero fue criada por su primo Mardoqueo. Era encantadora y hermosa, y bastante joven. Cuando se divulgó un decreto real para buscar una nueva reina, que todas las jóvenes de buen parecer del reino debían ser llevadas al palacio real, Ester dejó su casa de infancia y se mudó al palacio. De todas las jóvenes hermosas el rey Asuero la eligió justamente a ella y puso la corona real en su cabeza y la hizo reina.

Es interesante pensar cómo Esther debió sentirse a través de todo esto. No hay duda que como joven judía, debió ser algo completamente fuera de su zona de confort. No podía saber cómo se iban a desarrollar las cosas. Pero Dios como siempre, estaba tras escena. Tenía una misión que Ester debía llevar a cabo; algo que ella no podría haber hecho sin dejar su antigua vida.

Dios hace las cosas en el momento perfecto

En tanto Mardoqueo por su lado, a causa de su temor reverente, había caído en desgracia con un hombre que tenía mucho poder en el reino de Asuero. Esta es otra historia en sí misma. El resultado fue que este hombre, Amán, se enfureció tanto que convenció al rey que todos los judíos en el reino debían ser destruidos. El rey ignoraba completamente que su propia reina estaba entre  estas personas, y estuvo de acuerdo con este plan malvado. ¿Cómo sobreviviría el pueblo de Dios a esto?

Dios había creado una serie de acontecimientos y Ester y Mardoqueo estaban en posición para que Dios pudiera utilizarlos y salvar a su pueblo de la destrucción.

Cuando uno lee la historia puede ver cómo todo fue calculado cuidadosamente. Dios había creado una serie de acontecimientos y Ester y Mardoqueo estaban en posición para que Dios pudiera utilizarlos y salvar a su pueblo de la destrucción.

Tampoco puedes ver el panorama completo en tu vida, pero, ¿puedes confiar que Dios tiene todo bajo control? Jesús dice que ni siquiera un pajarillo cae del cielo sin que Dios lo sepa. (Mateo 10,29) Así, es imposible no creer que todo lo que nos sucede está siendo vigilado y medido en forma cuidadosa y equilibrada, porque es exactamente lo que necesitamos para cumplir con su plan en nuestras vidas. (Proverbios 3,5-6)

La valentía frente a la incertidumbre

Ester y Mardoqueo tramaron un plan que involucraba poner en peligro la propia vida de Ester. Iría al rey y le suplicaría por su pueblo. Por ley, cualquier persona que se acercara al rey sin ser llamado sería ejecutado, y Ester no sabía si él la recibiría o no. Mardoqueo sin embargo la convenció, diciendo: «¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino

Y la respuesta de Ester fue: «Entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca ¡Esto es fe!

Él te ama tanto que puedes descansar en su guía y sabiduría perfecta para tu vida.

Ester era una chica huérfana que se convirtió en la reina de un reino. Tuvo que tener valentía para luchar por su pueblo. No tuvo que haber sido fácil; está escrito que ayunó y oró durante 3 días antes de llevar a cabo el plan. Y luego fue obediente, sin saber cuál sería el resultado. Pero para ella era más importante hacer lo que tenía que hacer. Confió que Dios tenía todo bajo control.

Confianza en el poder de Dios

El resultado de la confianza y valentía de Ester fue que Asuero la recibió al presentarse frente él, accedió a su súplica, que el pueblo judío se salvara de la destrucción. El malvado Amán fue colgado en la horca que había construido específicamente para Mardoqueo.

Sal de tu zona de confort y vive una vida en fe.

Aprende a tener plena confianza en Dios. Cree que Él te ama tanto que puedes descansar en su guía y sabiduría perfecta para tu vida. Ester lo hizo, y le fue más que bien. ¡También puedes tener una fe así de simple, y dar este paso en fe! Sé obediente a las cosas que Dios te pide que hagas. Sal de tu zona de confort y vive una vida en fe.

Lee el libro de Ester para saber más de esta fascinante e inspiradora historia.