¿Existe realmente Dios?

¿Existe realmente Dios?

Escrito por: Bethany Taylor | Publicado: viernes, 17 de enero de 2014

Ninguna de las respuestas que he escuchado ha sido suficiente para convencerme de  que Dios realmente existe. Hasta ahora.

En la búsqueda

Podemos hablar acerca de flores hermosas y árboles majestuosos. Podemos hablar de las diminutas uñas de los bebés y el código del ADN. Podemos hablar de la gravedad. O bien no.

Todo esto es convincente, y si soy honesto, debería ser suficiente para convencerme de que Dios existe. Pero estoy en la búsqueda de una prueba aún más fuerte de que Dios existe – una respuesta innegable.

Tengo muchos amigos cristianos. Algunos de ellos han experimentado enfermedad, algunos han experimentado trágicas pérdidas, algunos han experimentado milagros, y algunos no tienen una historia dramática que contar, sin embargo en mi búsqueda tras una prueba de que Dios existe, todos ellos dan la misma respuesta contundente:

«Sé que Dios existe porque lo he experimentado personalmente.»

Ahora estoy intrigada. Quiero saber más.

¿Un Dios personal?

Dianna, de 30 años, es una mujer soltera de Detroit, USA, con una licenciatura en biología. Tiene muchas ganas de contarme cómo ha experimentado a Dios personalmente en su vida. «En 1 Reyes está escrito acerca de un “silbo apacible y delicado”, y así he experimentado a Dios. No es con grandes, señales o sonidos, pero el conduce mi corazón con cuidado. Cuando estoy en silencio, Él me habla – «¿Del modo cómo le hablas a la gente; cómo te comportas; qué haces cuando nadie te ve?» Puedo sentir que Él me guía a través de muchas situaciones difíciles, y si le obedezco, experimento que por su palabra soy purificada del pecado con el cual nací

¿Purificada del pecado? Me pregunto qué quiere decir con esto.

Esto queda más claro cuando Dietrich, de 30 años, uno de los jóvenes líderes de  Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) en Ohio, USA, testifica sobre cómo Dios ha hecho lo imposible posible en su vida.

«Solía ser un esclavo de aquello que llegaba con mayor facilidad y naturalidad. Rápidamente me enojaba, mentía más de lo que decía la verdad, y no podía decir «no» a mis deseos. Todo esto me hizo infeliz y vano por dentro. Cuando le di mi corazón a Dios entendí que tenía que luchar contra el pecado dentro de mí y acercarme a Él para recibir ayuda cuando era tentado, y he experimentado su ayuda una y otra vez. Poco a poco he visto mis puntos más débiles volverse mis fortalezas – nada de esto hubiera sido remotamente posible sin la ayuda de Dios en cada paso del camino

Puesta a prueba

Teresa, de 42 años, es una vibrante mujer de Vancouver, Canadá. Ella siempre ha creído en Dios, pero su fe fue realmente puesta a prueba cuando su hija menor nació con una serie de complicaciones con peligro de vida. Me dice que su vida hubiera estado vacía sin Dios.

«¿Dónde puede acudir el hombre en su aflicción?» En las situaciones difíciles de la vida las personas pueden consolar sólo con palabras anímicas, ¡pero la Palabra de Dios da vida! Yo he experimentado esto personalmente – ¡Él es fiel!»

Tengo la oportunidad de hablar con otra madre joven, Elizabeth, de 31 años, de Winnipeg, Canadá. Tiene un llameante cabello de color rojo, y nació con un temperamento intratable – un incontrolable temperamento que la llevó a la oficina de la rectoría cada semana cuando estudiaba. ¿Cómo pudo esta chica insolente ser cambiada en una fantástica madre, esposa y amiga?

Explica: «En la medida que he creído en Dios y en la ayuda que me ha dado personalmente, ¡he experimentado verdadera ayuda! La profunda paz, gozo y cada vez mayor satisfacción en la vida están en contacto directo con mi fe en Dios. Sé que sin Dios en la vida, hubiera herido y lastimado a mi familia, pero por su ayuda pueden mi esposo e hijos solamente experimentar paciencia, calidez y amabilidad conmigo

Experimentar a Dios

Derek, de 24 años, es un joven bastante normal de Urbana, USA. A una edad temprana eligió creer que Dios existe. «He experimentado su increíble bondad y ayuda, y he experimentado su dureza y disciplina. Experimentar estos dos lados de Dios de una forma tan personal ha hecho mi fe en Él constantemente más fuerte

Creo que lo que él dice es que Dios no es sólo un «buen abuelo», sino que también le habla a Derek acerca de las cosas que ha hecho mal. Él alumbra en la oscuridad, y le enseña a Derek sobre lo que tiene que purificar en su vida. En su bondad Dios vienen con la ayuda y fuerza para lograr esto.

Una de las respuestas más claras viene de Marc, de 38 años, de Winnipeg, Canadá. «Yo hablo con Dios y Él habla conmigo. Le pregunto cosas, y Él me da respuestas. Él me envió el Espíritu Santo, que está en mí, y este Espíritu me da la fuerza para vencer sobre el pecado. ¡Cuando le pido ayuda, Él me la brinda! Él me guía y me dice lo que tengo que hacer y decir. En la Biblia Dios promete que si sigo sus  mandamientos, me va a recompensar, y puedo ver que cuando sigo sus mandamientos en la vida, me recompensa tal como lo ha prometido. Todo esto es demasiado para ser una coincidencia

Transformación

Cada una de estas personas ha experimentado que han sido cambiadas por dentro gracias a la ayuda personal de Dios. Han recibido acceso a una fuente de alimentación que, si cumplen su parte del trato, les da la fuerza para vivir y reinar sobre el pecado.

Dietrich dice: «Dios vive, y continúa haciendo milagros. Es TOTALMENTE seguro que te ayuda y responde si le clamas a Él. ¡Mantente cerca de Él, y Él se mantendrá cerca tuyo

«Cree que Dios existe y es galardonador de los que le buscanañade Derek, y hace referencia a Hebreos 11, 6. «¡Da tu vida a Dios en fe de que Él existe; búscalo personalmente, y Él será tu Dios, tu amigo y tu ayudador