¿Has pensado en las consecuencias?

¿Has pensado en las consecuencias?

Escrito por: Mark Floor | Lugar: Vanderbijlpark, Sudáfrica | Publicado: lunes, 23 de mayo de 2011

Vivimos en un tiempo en que las fuerzas de la oscuridad son lo suficientemente fuertes como para destruir la vida de una persona en muy poco tiempo. Ceder ante los narcóticos, la pornografía, y la vanidad, puede acarrear a largo plazo consecuencias terribles. Consecuencias no deseadas.

Al vivir de esta manera, uno entra en una vida donde con tristeza mira aquellas acciones, que por pequeñas han dado lugar a mucha miseria. No es común que uno piense en las consecuencias de sus acciones. Sin embargo,  Moisés lo hizo. Se negó a disfrutar de los deleites temporales del pecado, porque tenía puesta la mirada en el galardón. (Hebreos 11,25-26).

Timoteo fue un seguidor fiel de Jesús. Sin embargo, también necesito un recordatorio acerca de huir de las pasiones juveniles, y seguir la justicia, la fe, el amor y la paz. (2 Timoteo 2,22).

Esto nos muestra que Timoteo tenía una línea en su vida y en sus obras. Él consideraba las consecuencias de sus acciones. Por lo tanto, era una persona aceptable para Jesús.

Vio también con claridad la exhortación de Pablo, que si huía de las pasiones juveniles, y seguía la justicia, sería capaz de vivir una vida agradable a Jesús, haciendo su voluntad.

Podemos elegir lo que sembramos, pero no así lo que cosechamos. Por esta razón tenemos que pensar en las consecuencias de nuestras obras. ¡Bienaventurados son aquellos que eligen como Moisés, Pablo y Timoteo! Ellos encuentran la verdadera paz y felicidad.

Si has hecho una mal elección, pero anhelas de corazón huir de las pasiones juveniles, y seguir la justicia, ¡entonces tienes que dar hoy tu corazón a Jesús! Él puede perdonar tus pecados, y ayudarte a vivir una vida realmente pura ante Él. (Salmos 51,10).

¡Esta elección tendrá consecuencias gloriosas, y eternas para tu vida!