La muerte primera, la muerte segunda y la vida eterna.

La muerte primera, la muerte segunda y la vida eterna.

Escrito por: Christoph Matulke | Lugar: Tyskland | Publicado: jueves, 06 de mayo de 2010

Hay un mundo que es invisible a nuestros ojos, y que va más allá de nuestra natural capacidad de comprensión. ¡Este es un mundo incorruptible y por lo tanto más auténtico que el visible!

«En el espíritu oculto del mundo, y consagrado por el consejo de Dios; allí has sido llamado antes de la fundación del mundo», cantamos en una canción del cancionero Caminos del Señor. Hay un mundo que es invisible a nuestros ojos, y que va más allá de nuestra natural capacidad de comprensión. ¡Este es un mundo incorruptible y por lo tanto más auténtico que el visible!
–Si usted imaginara que tiene valores que solo tienen significado en el mundo invisible – ¿No sería esto interesante? ¿No sería esto importante?

Morir es como la lámpara que se apaga cuando la mañana esclarece.

La muerte primera. Las escrituras hablan sobre la eternidad y sobre la primera y segunda muerte. La muerte primera es aquella muerte física, el paso desde este mundo visible al que es invisible para nuestros sentidos. Morir es como la lámpara que se apaga cuando la mañana esclarece. Y Cuando el día comienza uno entra en una dimensión mucho más amplia que la de la lámpara sobre el velador.

Jesús entre otras cosas dice: Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. (Mateo 10, 28) Y en Apocalipsis 20, 14 está escrito sobre la segunda muerte, la cual es la muerte en el lago de fuego.

Gehena. El nombre «Gehena» se usa para describir al infierno en algunas transliteraciones bíblicas. Gehena era un lugar cercano a Jerusalén donde se incineraba basura. Aquí una fogata ardía constantemente y aquí la basura tenía su lugar final. Como dice en Apocalipsis 20 así será el final de los tiempos de la tierra, en el último día: Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego..

Su llamada. Sin embargo, ¡su llamada no es caer en el basurero! Usted se dejará formar para las tareas del mundo venidero. ¿Quién leemos en Apocalipsis, es el que cae en el lago de fuego?: Es el Anticristo y todos aquellos cuales nombres no se encuentran en el libro de la vida.

Es como el mueblista; cuando él por ejemplo ha terminado un bello armario, después barre todas las astillas, aserrín y todos los restos de madera y los tira al fuego. Los restos de basura ya no los necesitara más. Pero el destino del mismo armario no comienza antes de dejar el taller de muebles..

Nuestro tiempo en la tierra no es más que nuestro tiempo de preparación y formación.


Nuestro tiempo en la tierra..
Vi kan sammenligne vårt liv her i denne verden med eksempelet med skapet som møbelsnekkeren lagde. Vår tid på jorden er ikke noe annet enn vår utdannings- og formingstid for de kommende, evige oppgavene som er lagt klare for oss.

Está escrito en la Biblia que Dios, ya antes de la fundación del mundo preparó las obras y nos creó para que anduviésemos en ellas. (Efesios 2, 10). Por el solo hecho de hacer esas obras recibimos una parte de la eternidad en nosotros. ¡Somos hechos hombres eternos! 

Liberación de la muerte segunda

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro, escribe Pablo en el sexto capítulo de su carta a los Romanos. Por esto vino también Jesús a la tierra para liberarnos de esta muerte, la eterna perdición, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen (Hebr. 5, 9). Por esta razón, los que creen en Jesucristo no necesitan temer a la muerte..

El ladrón en la cruz. Los acontecimientos en las últimas horas de la vida de Jesús demuestran claramente que antes que Él muriera en la cruz dijo al ladrón arrepentido que ese día estaría junto a Él en el paraíso. Este no tuvo tiempo para ordenar todas las cosas malas que había hecho en su vida. Así de grande es el amor de Dios.

Aprovecha tu vida.. ¿Qué glorioso no es para usted cuando empieza a ordenar su vida después de haberse arrepentido de todo corazón?
–- Cuando usted empieza a poner en orden las cosas en su vida, ¿!no empieza a tener un fundamento para seguir a Jesús en obediencia!? Y ¿Cuánto más valioso no es para un hombre el hecho de humillarse a sí mismo para ya no seguir más sus deseos, sino seguir lo que el espíritu de Dios obra en su interior?

Los que han vencido al pecado y hecho la voluntad de Dios recibirán vida eterna.

Los que recibirán vida eterna. Tal como crucificado con Cristo y que sigue tras sus pisadas, que resiste todo lo que se levanta en contra de la voluntad de Dios, todo esto es valioso ante los ojos de Dios, por lo que Él no dejará que se quede en la muerte: Los que han vencido al pecado y hecho la voluntad de Dios recibirán vida eterna. (Romanos 2, 6-7)

–No acorte el tiempo de gracia por su propia cuenta

El tiempo que recibimos para llevar en nuestro cuerpo aquí en la tierra también es llamado «el tiempo de gracia». Dios nos ha dado tiempo para estar listo para la eternidad. Por eso no podemos acortar este tiempo por cuenta propia. El libro de los salmos en el capítulo 31, 15 dice: En tu mano están mis tiempos; ¡líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores! Y en el capítulo 139, verso 16 está escrito que en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas. Esto lo debemos recordar cuando las nubes oscuras en el cielo del alma envuelven la visión clara en los momentos de pruebas. Las escrituras también nos prohíben incluso el terminar con nuestra propia vida (1 Juan 3, 15).

Dejar nuestro cuerpo mortal – en la muerte primera – es parte de la vida. Pero lo único importante aquí es que la muerte segunda – la perdición eterna – no reciba algún poder sobre nosotros.