Por nada estéis afanosos – ¿es esto realmente posible?

Por nada estéis afanosos – ¿es esto realmente posible?

Escrito por: Brian Janz | Publicado: viernes, 01 de abril de 2016

¿Es realmente posible que no te afanes por nada? La Biblia fue escrita en una época mucho más simple; ¿son aplicables estos versos en la sociedad actual con todo su estrés y exigencias?

«Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias (Filipenses 4,6)

La Biblia nos dice que no debemos estar afanosos, pero ¿es esta una solicitud razonable en nuestros días? ¿Cómo puedo lograr ser realmente libre de los afanes y el estrés cuando hay tantas cosas que enfrentar? ¿Qué sucede si de pronto pierdes el trabajo y no puedes seguir pagando el alquiler? ¿Qué pasa si tu vida no es como habías pensado? ¿Qué pasa si fracasas en los exámenes? ¿Qué pasa si terminas trabajando en un local de comida rápida el resto de tu vida o nunca más tienes la oportunidad de viajar? ¿Cómo puedes saber con seguridad que serás exitoso? ¿Qué hay de esto? ¿Cómo puedes saber? ¿Qué pasaría si…?

La Biblia no dice que debemos estar afanosos sólo por las cosas realmente importantes, las grandes preguntas en la vida. ¡Al contrario, dice que por nada debemos estar afanosos!

Puedes encontrar razones de todo tipo para afanarte. Puedes creer que es necesario estar preocupado e inquieto por tales cosas. ¿Acaso no es lógico afanarse por el futuro? Pero la Biblia no dice que debemos estar afanosos sólo por las cosas realmente importantes, las grandes preguntas en la vida. ¡Al contrario, dice que por nada debemos estar afanosos!

Entonces queda una sola pregunta: ¿Crees en la Biblia?

«Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.» (Mateo 6,32-33)

Dios es fiel. Esto no significa que obtendrás todo lo que quieres, ¡pero todo lo que Él ha prometido! ¿Qué es pues lo que Él nos ha prometido? Él ha prometido que «¡todas estas cosas os serán añadidas!» ¿Significa esto que obtendremos todo en bandeja de plata? ¡Lejos de eso! Hay una condición que primero debemos cumplir, y esto es que ¡debemos buscar primeramente el reino de Dios y su justicia!

Dios es fiel. Esto no significa que obtendrás todo lo que quieres, ¡pero todo lo que Él ha prometido!

¿Cómo buscamos primeramente el reino de Dios? ¡Simplemente haciendo la voluntad de Dios! Dios anhela que seamos obedientes a lo que está escrito en la Biblia. ¡Él quiere que encontremos el pecado en nuestra propia naturaleza en todas las situaciones y logremos victoria sobre el pecado! ¡Quiere que seamos libres de la ansiedad y las preocupaciones. ¡Quiere que seamos fieles!

Lo opuesto a las preocupaciones es la fe. Por fe puedes ir a través de la vida sobre la tierra y tomar todas tus decisiones con confianza porque Dios te guiará en cada detalle. La fe es total, obediencia ciega. La fe es hacer lo que Dios te dice, mucho antes de saber cuál será el resultado. La fe no es entender todo – ¡la fe es hacerlo de todos modos porque confías en el cuidado y orientación perfecta de Dios!

Lee la Palabra de Dios, ora a Dios, y haz su voluntad aun si no entiendes cada pequeño detalle. ¡Así puedes buscar primeramente el reino de Dios! Haz esto y Dios cuidará de ti.

Esto no significa que obtendrás todo desde el cielo por arte de magia. Dios nunca ha prometido que tendrás una casa grande y un trabajo cómodo, que siempre tendrás buenos ingresos y una salud perfecta. ¡Por supuesto habrá situaciones para ser probados!

Dios sabe exactamente lo necesario para hacernos felices tanto en esta vida como en la venidera.

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8,28)

¡No está escrito que todas las cosas ayudan para que la vida sea más fácil, más cómoda! Dice que todas las cosas ayudan para nuestro bien. Dios sabe exactamente lo necesario para hacernos felices tanto en esta vida como en la venidera. ¡Aunque no puedes ver inmediatamente por qué Dios trabaja de la forma que lo hace, puedes ir en fe y ser obediente de todas formas!

Debemos dejar atrás todas nuestras propias preocupaciones y avanzar sólo en fe. ¡Busca primeramente su reino! Mientras seamos fieles a todo lo que Dios pone en nuestros corazones, Él será fiel y tendrá cuidado de nosotros, tanto ahora como en la eternidad. ¡Entonces ya no hay nada en realidad por lo cual estar afanosos!