¿Por qué la gente cree un libro de 2000 años de antigüedad?

¿Por qué la gente cree un libro de 2000 años de antigüedad?

Escrito por: Peter Cheetham | Publicado: jueves, 23 de julio de 2015

Fue escrita hace mucho tiempo, sin embargo la Biblia sigue provocando muchas reacciones fuertes y variadas en la actualidad.

La mayoría de la gente estará de acuerdo en que las palabras «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» y «Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros» son buenas directrices de vida. De hecho, otras religiones también enseñan cosas similares. Por lo tanto, ¿qué hay en la Biblia que es tan diferente y que nos puede ayudar en la vida de hoy?

¿Sigue siendo la Biblia relevante hoy en día?

La Biblia aborda el pecado – la raíz misma de nuestro mayor problema como seres humanos. Es nuestra propia voluntad, que está en contra de la voluntad de Dios, lo que hace las cosas tan difíciles. Piensa en las radicales palabras de Jesús en Mateo 5,29: «Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.»

La Biblia aborda el pecado – la raíz misma de nuestro mayor problema como seres humanos.

La intención de Jesús no era que las personas se hicieran daño a sí mismas, sino que reforzar la gravedad del pecado. Esta declaración fue cierta en su tiempo, y sigue siendo cierta en nuestro tiempo cuando la impureza es tan accesible. Nuestras circunstancias han cambiado, pero nuestra naturaleza humana sigue siendo la misma.

El espíritu de este tiempo

En la sociedad actual se ha vuelto aceptable y normal todo tipo de pecado. Es casi esperable que los hombres actúen con adulterio, lujuria, codicia y egoísmo. Piensa en las expectativas de que uno se convierta en algo grande en este mundo, quizás a expensas de otros. Piensa en toda la impureza que uno puede ver en la televisión, en las películas y en internet. ¡Hoy en día puede incluso parecer raro que uno no ceda a estas tentaciones de deseo y egoísmo que la Biblia habla tan claramente en contra!

Nuestras circunstancias han cambiado, pero nuestra naturaleza humana sigue siendo la misma.

¿Hay algún beneficio de seguir tras este «espíritu de este tiempo», ya sea personalmente o para la sociedad en su conjunto? ¡Al contrario! ¿Cuántas familias no han sufrido por causa de la infidelidad? ¿Sobre qué tipo de fundamento pones tu propia vida en esta área, y la de los que están a tu alrededor y te ven como un ejemplo a seguir? La Biblia nos muestra cómo podemos recibir gracia a través de Jesús para resistir estas tentaciones en nuestros pensamientos, ¡de modo que podemos ser completamente libres y puros!

La vida de Jesús

En la Biblia leemos acerca de la vida de Jesús, nuestro precursor, que hizo posible para nosotros vivir una vida sin pecado. Él fue «en todo semejante a sus hermanos» (Hebreos 2,17), y «fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.» (Hebreos 4,15). Él nunca pecó, ¡a pesar que fue tentado en todo igual que nosotros!

Él murió como el Cordero inmaculado de Dios, para perdón por nuestros pecados, pero no fue todo lo que hizo por nosotros. También nos dejó pisadas que debemos seguir (1 Pedro 2,21). Jesús mismo dijo: «De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado… así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.» (Juan 8,34-36) El apóstol Pablo exhorta, «No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal [¡en el cuerpo que ahora tienen!], de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias.» (Romanos 6,12) ¿Es esta una libertad que te atrae? ¿O bien quieres ser un esclavo del pecado?

¿Qué eliges seguir?

Si quieres vivir de acuerdo a tus propias pasiones egoístas, guardar rencor, o bien calumniar a otros para demostrar que eres mejor, entonces es mucho más conveniente optar por no creer en la Biblia. La Biblia reprende un tal comportamiento egoísta. El precio para recibir la vida en línea con la Palabra de Dios es renunciar completamente a la propia voluntad. La mayoría no está dispuesta a pagar este precio, pero el que uno no elija creer en algo, no hace esto algo menos cierto.

Cuesta todo, pero uno recibe todo de vuelta

¿Fácilmente te vuelves ansioso o tímido? ¿Tienes una tendencia a la ira, o bien a los celos? ¿Piensas constantemente en cosas que alguien dijo o hizo, que te molestó? La Biblia puede ayudarte a ser libre, de modo que la vida se convierte en luz. Es posible ser transformado cuando uno pone toda su fe en la Palabra de Dios. Cuesta todo, pero uno recibe todo de vuelta. El quejumbroso se llena de gratitud. El avaro se vuelve generoso. El mentiroso se vuelve honesto y digno de confianza.

¿Tienes un anhelo sincero de victoria sobre el pecado en tu corazón? Si la respuesta es sí, ¿estás dispuesto a renunciar a todo para asirte de ello? ¿Elegirás creer en las palabras escritas en la Biblia y dejar que transformen tu vida?