¿Qué dice la Biblia sobre el adulterio?

¿Qué dice la Biblia sobre el adulterio?

Escrito por: Steve Lenk | Publicado: lunes, 16 de febrero de 2015

El adulterio (fornicación) se produce cuando dos personas que no están casadas mantienen una relación sexual.

La Biblia condena este acto con claridad: «No cometerás adulterio (Éxodo 20,14) Esto atenta contra la promesa del matrimonio de ser fiel al cónyuge.

«Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios (Hebreos 13,4) «Todo lo hizo hermoso en su tiempo» está escrito en Eclesiastés 3,11, y el tiempo que Él ha determinado para la intimidad sexual entre un hombre y una mujer es dentro del matrimonio. Tener una tal relación antes del matrimonio, o bien con otra pareja después del matrimonio va en directa desobediencia a la voluntad de Dios. Incluso si un cónyuge diera su consentimiento para una relación extraconyugal, esto no significa que sea aceptable frente a los ojos de Dios.

Huid de la inmoralidad sexual

Pablo advierte claramente contra tal tipo de comportamiento: «Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca (1 Corintios 6,18) El que Dios nos haya dado un cuerpo es un gran privilegio, y lo podemos utilizar para honrarlo a Él: «¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; ¡glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios (1 Corintios 6,9-20)

El que Dios nos haya dado un cuerpo es un gran privilegio, y lo podemos utilizar para honrarlo a Él

El potencial para utilizar nuestros cuerpos para la gloria de Dios se enfatiza en 1 Tesalonicenses 4, 3-5: «Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a DiosLa santificación es el proceso que tiene lugar en aquellos que ofrecen su cuerpo en obediencia a la voluntad de Dios, y el resultado es que reciben parte en su santidad (su propia vida y naturaleza).

En el nuevo testamento Jesús amplía la definición de adulterio o fornicación para incluir una intención potencialmente oculta en el corazón: «Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (Mateo 5, 27-28) También hace hincapié en la actitud extrema que uno debe tomar para evitar un tal pecado: «Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno (Mateo 5,29-30).

Tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado

Cuando somos tentados con pensamientos impuros, podemos recordar que Jesús nos abrió un camino para salir del pecado: «Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro(Hebreos 4, 15-16) En el trono de la gracia recibimos la ayuda que necesitamos: «Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados(Hebreos 2,18)

Los placeres momentáneos del adulterio pronto desaparecen, pero la tristeza que uno cosecha es muy duradera.

Para un cristiano no hay felicidad verdadera y duradera fuera de la voluntad de Dios. Los placeres momentáneos del adulterio pronto desaparecen, pero la tristeza que uno cosecha es muy duradera. Bienaventurados son los que eligen, como Jesús, sufrir en hacer la voluntad de Dios, no cediendo ante la tentación. Entonces nos volvemos una bendición y un ejemplo allí donde estamos y obtenemos el gozo cada vez mayor que viene de una vida fiel mientras estamos en la tierra, y después en toda la eternidad.