¿Qué dice la Biblia sobre el reino de los mil años?

¿Qué dice la Biblia sobre el reino de los mil años?

Escrito por: Brian Janz | Publicado: viernes, 16 de octubre de 2015

Un breve vistazo al increíble reino de mil años de paz que Cristo establecerá en los últimos tiempos.

La profecía en Apocalipsis habla sobre todos los tipos de plagas terribles y tribulaciones que caerán sobre la tierra en los últimos tiempos. La ira de Dios se derramará en abundancia sobre los servidores de Satanás en lo que conocemos como «la gran tribulación». Este será el fin del desarrollo del pecado en la tierra. Mientras el pecado prevalecía, la tierra se volvía cada vez más corrompida y devastada.

Pero al final de todo esto Jesucristo regresará junto a los ejércitos del cielo y comenzará un tiempo glorioso y de sanación en la tierra. Este será el comienzo de la era de los mil años conocido como el reino de los mil años. 

¿Qué es el reino de los mil años?

El reino de los mil años es un tiempo de paz y armonía en la tierra donde Jesús y los santos gobernarán con justicia. Será un tiempo en que todas las injusticias serán corregidas y todos los males serán limpiados de la tierra. En Isaías 65,20-25 podemos leer una descripción más completa de la paz y armonía que caracterizará este periodo.

Su gobierno será justo y exactamente de acuerdo a las leyes de Dios. Será como Dios siempre quiso que fuera la tierra.

Nadie se aprovechará del otro, nadie robará o matará. Toda la tierra será gobernada por Cristo, su novia y los mártires. (Apocalipsis 20,4) Su gobierno será justo y exactamente de acuerdo a las leyes de Dios. Será como Dios siempre quiso que fuera la tierra. Un oasis de paz, justicia y alegría. Una creación en completa armonía con su Creador.

Las personas vivirán mucho más tiempo de lo que viven ahora. (Isaías 65,20) Incluso los animales dejarán de matarse unos a otros por comida y todos empezarán a comer hierba y plantas. (Isaías 65,25)

¿Habrá pecado durante los mil años?

A pesar de toda esta paz y armonía, la naturaleza pecaminosa que mora en todas las personas no habrá cambiado. La gente continuará naciendo con una carne en la que no mora nada bueno. (Romanos 7,18) Las posibilidades que tendrán las personas para elegir pecar todavía estarán allí.

Pero debido a que Satanás será atado  durante este tiempo (Apocalipsis 20,2) no podrá ejercer su influencia externa sobre las personas. Será mucho más fácil para las personas elegir servir a Dios y vivir una vida justa al estar rodeados por esta misma justicia por todos lados. Será más fácil al haber igualdad y justicia y misericordia y paciencia y humildad por todos lados en lugar de guerra y hambre y tiranía e injusticia.

Las leyes de Dios todavía serán válidas, y nadie podrá escapar al seguir pecando en lo oculto.

Sin embargo, los que igualmente opten por vivir una vida en pecado y ceder a su propio orgullo y egoísmo durante este tiempo morirán tempranamente. (Isaías 65,20) Las leyes de Dios todavía serán válidas, y nadie podrá escapar al seguir pecando en lo oculto.

Jesús, la novia, y los mártires

Jesús y su novia, junto a los mártires muertos durante la gran tribulación gobernarán la tierra. Estos serán los siervos de mayor confianza de Dios. Jesús, que fue probado en todo pero sin pecado, tendrá autoridad absoluta sobre todo pecado e injusticia. Estará perfectamente unido a la voluntad de Dios.

Los que estarán en la novia de Cristo también vencieron el pecado en sus vidas. También tendrán autoridad para juzgar y gobernar con justicia, porque dejaron que Dios les enseñara esta justicia a lo largo de su tiempo en la tierra. Dios los ha probado y han sido purificados por el fuego, de la misma forma que Jesús. Jesús y su novia secarán las lágrimas y llevarán alegría y paz a las personas. Sin embargo, ellos mismo no tendrán lágrimas por secar porque ya fueron llenados de la bondad y la alegría de Dios.

Jesús, que fue probado en todo pero sin pecado, tendrá autoridad absoluta sobre todo pecado e injusticia.

Los mártires también fueron probados y tendrán autoridad para gobernar durante el reino de los mil años, porque también dieron su vida a Dios, aunque de una manera diferente a la novia. (Apocalipsis 20,4-6) La gloria y la responsabilidad de la novia de Cristo será mucho mayor que la de los mártires, porque su sacrificio también fue mayor.

Todos juntos trabajarán para asegurar que el mundo crezca en paz, armonía, justicia y piedad durante el reino de los mil años.

Después del reino de los mil años

A pesar que el reino de los mil años será un tiempo donde todos vivirán en paz y justicia, no será el objetivo final de Dios para su creación. Satanás será atado, pero no completamente extinguido. Y a pesar de la armonía y todo lo hermoso sobre la tierra, todavía no será perfecto ante los ojos de Dios porque llevará la mancha eterna del pecado.

Al final del reino de los mil años Satanás será suelto de sus cadenas por un corto tiempo, aunque no se sabe con exactitud cuánto tiempo será. Está será su última oportunidad para engañar a todas las naciones y hacer que las personas le sigan. Increíblemente, reunirá a suficientes personas de todo el mundo para crear un ejército, y rodeará nuevamente a Jerusalén, en un último intento desesperado por obtener el control sobre la creación de Dios.

Sin embargo, ahora será suficiente, el tiempo de Satanás se ha terminado. Dios enviará fuego del cielo para consumirlos. El diablo finalmente será lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el Anticristo, y serán atormentados allí por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20,7-10)

Esto marcará el final del reino de los mil años y será el último acontecimiento antes que el juicio final se lleve a cabo, el tiempo se detendrá y comenzará la eternidad.

Antes del final

¡Qué terrible sería dejar nuestra gloria eterna a cambio de los placeres temporales del pecado aquí en la tierra!

Es maravilloso sentarse y pensar en el enorme júbilo que el reino de los mil años traerá, cuando todas las lágrimas y aflicciones serán finalmente quitadas. Sin embargo, los más felices en el reino de los mil años serán Jesús y su esposa. Ellos tendrán la mayor recompensa, porque fueron los que hicieron el mayor sacrificio.

Todavía hay tiempo para elegir dónde estar. La gloria de cada uno en particular será diferente en la eternidad. ¡Qué terrible sería dejar nuestra gloria eterna a cambio de los placeres temporales del pecado aquí en la tierra! ¿Por qué no elegir ser parte de la novia ahora? Elige ser uno de los que acepta el juicio y dirección de Dios en su vida. Esta es su manera de instruirnos la responsabilidad de gobernar sobre la tierra durante el reino de los mil años.

Opta por ser uno de los que secará lágrimas en lugar de uno que tendrá lágrimas por secar.