¿Qué dice la Biblia sobre la ramera en Apocalipsis 17?

¿Qué dice la Biblia sobre la ramera en Apocalipsis 17?

Escrito por: Brian Janz | Publicado: martes, 10 de noviembre de 2015

¿Quién es la ramera descrita en Apocalipsis 17 y qué significado tiene en nuestro tiempo como en los últimos tiempos?

La ramera en Apocalipsis 17 (también conocida como Babilonia) es una de las figuras centrales en cuanto a las profecías de los últimos tiempos. Ha estado activa desde el tiempo de la primera iglesia, pero sobre todo en nuestros días modernos. Es importante saber quién es la ramera y qué importancia tiene para nosotros.

El espíritu de la ramera

Algunos creen que la ramera es una determinada iglesia u organización, por lo que muchos han calumniado a uno u otro grupo por ser «la ramera». Pero en realidad la ramera es un espíritu que impregna a muchas iglesias diferentes, congregaciones, e incluso a personas en particular.

En Santiago 4,4 obtenemos un ejemplo claro de cómo Dios ve el adulterio espiritual. «¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios

La amistad con el mundo es enemistad contra Dios. No hay un término medio. O te alineas del lado de Dios o del lado del mundo. Todo lo demás Dios lo considera adulterio. Sin embargo, esto es lo que el espíritu de la ramera trata de lograr. Trata de mezclar a Dios con el mundo y ofrecer lo mejor de ambos mundos.

Pero debajo de todo este oro brillante hay una corriente oscura de egoísmo y orgullo.

Toda la predicación del «evangelio» de la ramera es que uno puede tener tanto al mundo como a Dios. Utiliza la Palabra de Dios y cita muchos versos y expresiones que suenan muy bien y en forma piadosa. Pero debajo de todo este oro brillante hay una corriente oscura de egoísmo y orgullo.

Lo más peligroso con la ramera es que puede ser muy difícil de reconocerla. Ella presenta su vino en un cáliz de oro (Apocalipsis 17,4), que es la Palabra de Dios. Todas las palabras, expresiones y doctrinas que anuncia parecen ser piadosas porque utiliza versos de la Biblia que respaldan sus mentiras. Este es un truco común que Satanás y sus sirvientes utilizan. (2 Corintios 11,14)

Su evangelio suena muy bien al principio y brinda a las personas una sensación de bienestar y calidez. Ofrece todos los beneficios de una vida piadosa y quita todas las condiciones. Así logra la ramera engañar a las personas, y una cantidad increíble de personas ha caído bajo la influencia de la ramera. ¡Si uno no está en extremo atento no podrá siempre distinguir su engaño de la verdad!

La confusa predicación de la ramera es el «vino de su fornicación» (Apocalipsis 17,2) Y al igual que con el vino, es fácil embriagarse con las buenas sensaciones que la predicación de la ramera da. Su predicación, sin embargo, jamás conduce a una vida verdadera con Cristo, en victoria sobre el pecado. (1 Pedro 4,1) ¡Esto está en marcado contraste con el agua de vida pura que Jesús predicó! (Juan 7,38-39)
 

El trabajo de la ramera en nuestra época moderna

El espíritu de la ramera está activo de muchas maneras sobre la tierra, tanto a nivel individual como en una escala más amplia. A nivel individual trata de influir a las personas a vivir tan cerca del mundo como sea posible, que se declaren a sí mismos como «cristianos», pero que al mismo tiempo vivan de acuerdo a los valores mundanos o valores humanamente puros. Ya sea viviendo de acuerdo a sus propios deseos, pecando un poco por el lado y disfrutando los placeres del mundo, o viviendo de acuerdo a un conjunto de reglas estrictas o bien códigos de ética que no son de Dios.

La ramera es la forma que tiene Satanás para enterrar una aguja en un pajar.

En una escala más amplia el espíritu de la ramera también está activo en iglesias de todo el mundo, trabajando para deformar la enseñanza pura de Dios y llevar a las iglesias y congregaciones por completo lejos de la verdad hacia la oscuridad causada por sus mentiras.

El objetivo de la ramera no es derribar el cristianismo y la religión por completo. Al contrario, ¡le encanta las iglesias! La ramera es la forma que tiene Satanás para enterrar una aguja en un pajar. Cada vez es más difícil para las personas reconocer el cristianismo verdadero y vivo cuando se está rodeado de tantas medias verdades y palabras bonitas.

Esta es la razón de porque la ramera no es activa sólo en una iglesia, sino que llega a muchas. Mientras más divisiones y nuevas congregaciones pueda ella crear, más difícil se hará encontrar la verdadera iglesia. Crear división y discordia es su mayor objetivo.

El objetivo de Satanás con la ramera

Satanás sabe que no puede simplemente convencer a todos que abandonen a Dios por completo y se conviertan en ateos. Al menos no de inmediato. Así que ordenó a su sierva, la ramera, que poco a poco los corrompiera, lejos de la verdad pura de la Palabra de Dios y los convirtiera al mundo.

La ramera comenzó a trabajar casi inmediatamente después que Jesús murió. Pablo le dice a la iglesia en Efeso: «Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.» Hechos 20,29-30. Estos lobos rapaces eran justamente los servidores de la ramera.
 

¡La mayor parte del «cristianismo» que se predica hoy está tan lejos de la Palabra de Dios que es casi irreconocible!

Comenzó en lo poco, predicando un cristianismo que era muy cierto, pero con una pequeña mezcla del mundo. Pero a medida que el número de seguidores celosos creció, fue desarrollando y haciendo más confuso su evangelio. Un avance rápido hasta hoy, ¡la mayor parte del «cristianismo» que se predica hoy está tan lejos de la Palabra de Dios que es casi irreconocible!

La ramera es la respuesta de Satanás a la esposa de Cristo. Mientras la novia trabaja en la tierra para propagar la verdad del evangelio, la ramera trabaja arduamente para propagar división y mentiras. Ambos son enemigos acérrimos que están bajo un gran conflicto espiritual que durará hasta el arrebatamiento, cuando la novia sea llevada a casa para estar con Cristo.

Y cuando sea el tiempo del arrebatamiento las condiciones en el mundo serán tan malas que Satanás ya no tendrá más necesidad de la ramera. Cuando la novia se haya ido entonces Dios pondrá en los corazones de las personas que rechacen por completo toda forma de religión y persigan 100% el mundo y las obras humanas.

La ramera será expulsada de la bestia, las autoridades que finalmente rechazaban a Dios y construían su poder en esta obra humana. La ramera perderá todo su poder, y será completamente destruida. Este será el juicio de Dios sobre ella. (Apocalipsis 18,21-24) La ira de Dios hacia la ramera será tan grande que hará que el humo de su tormento suba por la eternidad como un recordatorio de su traición. (Apocalipsis 19,3)

Satanás creerá que de esta manera estará logrando su objetivo final con la tierra, pero en realidad todo esto es parte del gran plan y propósito de Dios. (Apocalipsis 17,15-17)

La lucha contra la ramera

Le agrada llegar a cada persona en particular y trabajar en ellos personalmente.

El trabajo de la novia de Cristo es luchar contra la ramera y hacer lo que podamos para detener sus planes e intrigas en la tierra. Esta gran batalla espiritual es librada a nivel individual, y el espíritu de la ramera debe ser completamente vencido en la vida de cada discípulo, de modo que sólo la verdad y la pureza reinen en la iglesia.

Es peligroso creer que la ramera sólo se encuentra en «esa iglesia» o «esa congregación», por eso no tenemos que pensar así. ¡La ramera puede estar en todas partes y en cualquier lugar! Es cierto que tiene una fuerte influencia en muchas diferentes iglesias en el mundo, sin embargo también le agrada llegar a cada persona en particular y trabajar en ellos personalmente. Susurra sus mentiras al oído. Trata de hacernos creer que el mundo en realidad no es tan peligroso. Trata de convencernos que podemos hacer nuestra propia voluntad, pero seguir siendo uno de los hijos de Dios. Diluye las condiciones para ser un seguidor de Jesús.

¡Si escuchas estas mentiras, entonces éstas te destruirán! ¡La amistad con el mundo es enemistad contra Dios! No podemos servir a dos señores. ¡La perversa enseñanza de la ramera no tiene ningún lugar en la iglesia o en la vida de los verdaderos cristianos!

Por eso es tan importante que cada cristiano tenga una conexión personal con Dios y su palabra. Cuando estamos íntimamente familiarizados con Dios entonces conocemos su voluntad y su palabra, y podemos aprender a reconocer las mentiras de la ramera por lo que son. ¡Entonces podemos sostener todo lo que vemos y oímos a la luz de la Palabra de Dios y rechazar todo lo que no está de acuerdo con la verdad!

Por desgracia la influencia de la ramera ha crecido mucho en nuestros días, y hay muchas iglesias que están bajo su influencia directa. Ninguna iglesia, ninguna congregación, ningún pastor o sermón debe ser aceptado «tal como se presenta» ¡sin ser probado a la luz de la Palabra de Dios y su Espíritu!

Las mentiras de la ramera son fuertes y muchas, pero la verdad brilla como una luz en una noche oscura.

«Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.»  1 Juan 4,1. ¡Seamos vigilantes y probemos todo lo que escuchamos! Incluso, nuestros propios pensamientos e intenciones deben ser probados a la luz de la Palabra de Dios. ¡Debemos asegurarnos que todo realmente es de Dios!

Las mentiras de la ramera son fuertes y muchas, pero la verdad brilla como una luz en una noche oscura. Si uno es sincero y humilde y abierto a la dirección de Dios entonces Él nos mostrará claramente lo que es mentira y lo que es verdad. ¡Dios es verdad y en Él no hay ninguna mentira en absoluto! Su Espíritu es el Espíritu de la verdad, que nos guiará a toda la verdad. (Juan 14,15-17, Juan 16,13)

¡Sé celoso y pregunta! ¡Prueba los espíritus! «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.» Mateo 7,7. A través de la fe y el estar vigilantes el espíritu de la ramera jamás podrá ganar influencia sobre ti.

«Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.» Apocalipsis 18,4-5.

Puedes vivir tu vida al servicio de Dios, hacer siempre su voluntad y prepararte como una novia pura y resplandeciente digna de su esposo celestial. (Apocalipsis 19,7-8)