¿Qué es la perfecta alegría?

¿Qué es la perfecta alegría?

Escrito por: Frank Ditlefsen | Publicado: jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Por qué no estamos siempre felices? ¿Por qué es tan fácil caer en la intranquilidad y ansiedad? ¿Por qué toma tanto tiempo alcanzar plena certidumbre de fe?

Justamente la plena certidumbre de fe es lo que da la alegría y paz que todas las personas buscan. Este es un gran misterio.

La intranquilidad viene porque uno tiene exigencias, busca honor de hombres o bien desea algo en este mundo. Este es el pecado que lleva a la muerte, porque no me he entregado por completo a las obras de Dios en mi vida. Puede haber muchas explicaciones para justificar mi intranquilidad, por ejemplo el cuidado por lo demás o mi propio entendimiento de la justicia.

La intranquilidad viene porque uno tiene exigencias, busca honor de hombres o bien desea algo en este mundo.

Cuando me vuelvo intranquilo, debo tener amor hacia la verdad para que pueda encontrar en mí mismo lo que crea esta intranquilidad. Jesús también tuvo que luchar. «Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora.» Juan 12,27. Entonces le pide al Padre glorificar su nombre. Verso 28. Si estamos igual de atentos en nuestras situaciones como lo hizo Jesús en sus situaciones, también recibimos parte junto con Él del óleo de alegría. Hebreos 1, 9. ¡Vemos que el fundamento de esta perfecta alegría y felicidad es amar la justicia y odiar la injusticia!

En Hebreos 6, 11-12 somos exhortados poderosamente: «Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.»

¡Vemos que el fundamento de esta perfecta alegría y felicidad es amar la justicia y odiar la injusticia!

Que Dios nos dé gracia para que también nosotros, cuando sintamos intranquilidad, podamos encontrar nuestra vida y perderla y luchar fervientemente en nuestras situaciones para que podamos llegar a esa entrega total en la muerte de Jesús. Entonces Dios puede glorificar su nombre y nosotros recibir alegría, paz y reposo en todas las situaciones. ¡Esta es la perfecta alegría!

 

Extracto de un artículo publicado primeramente en la revista de la iglesia «Skjulte Skatter», octubre 2011
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag, Norway | brunstad.org