Vivir de manera santa y piadosa

Vivir de manera santa y piadosa

Escrito por: Aksel J. Smith | Publicado: jueves, 07 de agosto de 2014

Vivir de manera santa y piadosa es el único camino a la verdadera libertad y alegría, y es el resultado de la mayor gloria de la venida de Jesús. Todos los que esperan este día pueden apresurarlo esforzándose aún más en vivir de manera santa y piadosa.

«Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios!… Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz… Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza 2. Pedro 3,11-12,14, 17.

Ahora como nunca debemos despertarnos el uno al otro a vivir de manera santa y piadosa. Ésta es nuestra única salvación. La gente común se esfuerza en todo menos en vivir de manera santa y piadosa, sin embargo, así también encontrarán su perdición.

Vivir de manera santa es vivir separado de todo lo que tiene que ver con el pecado y la impureza. Sólo el amor a Cristo puede hacer una separación tan radical, y sólo en este amor no seremos avergonzados cuando Él regrese. Si lo amamos, entonces odiamos lo que Él odia y amamos lo que Él ama. Nadie debería tener ninguna duda sobre este punto al leer la Palabra.

Vivir de manera santa es vivir separado de todo lo que tiene que ver con el pecado y la impureza.

Timoteo había seguido a Pablo en doctrina y en la manera de vivir, y fue exhortado a ejercitarse en la piedad. También deberíamos con gran interés prestar atención en la manera de vivir que mostraron Jesús y los apóstoles, así como en la manera de vivir de otras personas santas y piadosas. No para estudiarlas de una perspectiva humana, sino para seguirles en Espíritu y en verdad.

¿Qué es la piedad, o el temor de Dios? «El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.» (Proverbios 8, 13) La piedad es la comunión con el Señor en este odio.

El temor de Dios nos hace estar firme y constantes, entonces no somos derribados por el engaño de los impíos y no caemos de nuestra condición firme. El engaño prevalece en estos días como nunca antes. La gente va por mal camino y conduce a otros por el mal camino. Todo se encamina hacia la disolución y la iniquidad. Buscan una libertad que no existe. En vez de conseguir libertad, se envuelven en un creciente caos y miseria, y el final de toda miseria es el Anticristo, el hombre sin ley.

Sólo el amor a Cristo puede hacer una separación tan radical, y sólo en este amor no seremos avergonzados cuando Él regrese.

Vivir de manera santa y piadosa es el único camino a la verdadera libertad y alegría, y termina siendo la mayor gloria de la venida de Jesús. Todos los que esperan este día pueden apresurarlo esforzándose aún más en vivir de manera santa y piadosa.

«Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré Hebreos 13,5.

Parecerán ser tiempos de abundancia cuando regrese nuevamente. La gente va a construir y sembrar, comer y beber, casarse y dar en casamiento hasta el día en que Jesús regrese. La avaricia ciega a los hombres de los tesoros verdaderos y eternos. Tanto en los días de Noé, como en los días de Lot las personas fueron engañadas por las cosas terrenales, y su destino fue la perdición. Siempre han sido unos pocos los que han sido salvos. Seamos de todo corazón junto a aquellos pocos que se esfuerzan en vivir de manera santa y piadosa. No seremos en ningún modo avergonzados por la venida de Jesús.

 

Extracto de un artículo publicado en la revista de la iglesia «Skjulte Skatter», en septiembre de 1968.
© Copyright Stiftelsen Skjulte Skatters Forlag | brunstad.org