¿Cómo puedo oír la voz del Espíritu Santo?

¿Cómo puedo oír la voz del Espíritu Santo?

Escrito por: Thorleif Holm Andersen | Lugar: Bergen | Publicado: martes, 05 de abril de 2011

Quiénes somos

 
  • Creemos que, después de recibir perdón de pecados, nuestro llamado como discípulos es seguir a Cristo siendo libres del pecado, y llegar a ser santos como Él es santo.
  • Al negarnos a nosotros mismos por medio de la ayuda del Espíritu Santo, entramos en un proceso de santificación.
  • La Biblia es el fundamento y guía de nuestra fe y doctrina.
  • Tenemos iglesias y desarrollamos trabajo de misión en más de 65 países.
  • Este sitio web es especialmente para quienes están interesados en vivir esta vida como un cristiano.

Aprende más acerca de Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) en  

El Espíritu Santo habla a aquellos que pertenecen al reino de los cielos..

¡El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! Apocalipsis 3,22. 
Cuando Juan escribe esto, podemos ver implícitamente que no todos tienen un oído para oír la voz del Espíritu. El Espíritu Santo habla a aquellos que pertenecen al reino de los cielos. Éste nos habla en las diferentes situaciones cotidianas de la vida acerca de cómo tenemos que tomar las situaciones para que permanezcamos en el amor, la bondad y seamos partícipes de la vida eterna.

Los discípulos oyen la voz del Espíritu Santo

Los que se convierten en discípulos de Jesús son los que pueden oír esta voz. Esto quiere decir que mi anhelo más profundo es seguir tras nuestro maestro Jesucristo y aprender de Él. Cuando Dios ve que este anhelo es verdadero en mi corazón, entonces Él abre mis oídos para que pueda oír.

Isaías escribe sobre oír como los sabios, y que el Señor ha abierto sus oídos. (Isaías 50,3-5)

Y para ser discípulo dice Jesús en Lucas 14,33: Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

Dios es el único que puede abrir este «celestial canal». Él ve al corazón, si este es puro y si es que tengo una mente que busca las cosas celestiales. Si hay algo que «poseo», algún pensamiento u opinión el cual no estoy dispuesto a renunciar, me impedirá entonces oír la voz del Espíritu Santo.

Sentidos ejercitados para oír la voz del Espíritu Santo

Una vez que Dios abre mí oído para hablarme a través de su Espíritu, entonces debo estar atento para que esta voz no sea interrumpida por otras voces. De esta manera, recibo sentidos ejercitados para entender cuál es la voluntad de Dios. (Romanos 12,2.) Aquí hay un aprendizaje de por vida, y cuando recibo gracia para oír y seguir la voz del Espíritu Santo, entonces Dios me muestra cada vez más de todo aquello que pertenece al reino de los cielos. Y no solo esto, sino que también recibo el reino de los cielos en mí.