31 países representados en YEP

31 países representados en YEP

Escrito por: Marthe Opitz | Publicado: martes, 05 de octubre de 2010

- Quiero contribuir a la misión, dice Bregette Magaly Velazco Catacora de Perú. Ella es una más que con orgullo ha podido representar a su país en la fiesta celebrada para dar inicio al nuevo periodo de YEP a comienzos de septiembre.

- Tenía el anhelo de venir a Brunstad desde la primera vez que lo visite hace algunos años atrás. Ahí pude tanto ver como conocer jóvenes que en ese entonces estaban aquí, por lo que sentí yo misma el anhelo de participar.

Bregette Magaly Velazco Catacora de 37 años, o Magali, como usualmente le llaman, es una de las participantes de YEP. En la presentación de las naciones que este año forman parte en YEP, ella representó su país, con la bandera, canción nacional y la vestimenta tradicional.

Motivada por el sentido de la misión

 Magali era propietaria de una fábrica de ropa en Perú, y administraba una tienda. Ella vendió tanto la fábrica cómo la tienda para poder viajar a Noruega.

- Es importante para mí ser parte de YEP, porque deseo contribuir con la misión en mi país natal. Siendo parte de YEP puedo participar del trabajo de la misión y difundir el mismo evangelio por el cual he sido feliz hacia otras personas.

- También es mi deseo aprender bien noruego y que este año sea un tiempo hermoso, con variadas actividades, edificación para mi fe, y nada menos que junto a muchos jóvenes de distintas partes del mundo, cuenta.

Fiesta con edificación

El comienzo de la Fiesta en YEP es claramente un punto alto para los participantes. Nada menos que por la Palabra de Dios que se manifiesta.
Esa tarde estuvo presente Kåre J. Smith y habló acerca de que si uno ha decidido vivir una vida totalmente para Dios, debe terminar con las infracciones, el pecado consiente.
Los jóvenes también fueron animados a revelar el engaño que vive en las personas, es decir el egoísmo. Este dice que si uno tiene lo que quiere, y sigue los deseos de su carme, entonces es feliz. Contrariamente la Palabra de Dios nos dice que esto conduce a la muerte y corrupción (2.Pedro 1.4).

 Muchos de los jóvenes también tuvieron la posibilidad de confesar su fe y reafirmar su meta. Uno que fue edificado después de la asamblea con Kåre J. Smith es Mauro Valdivia de Argentina.

- Causo una particular impresión lo que Kåre J. Smith dijo en la asamblea acerca de que es en mi mismo, es de mi carne donde proviene el mal, no viene del resto. Si yo me purifico, y no cometo infracción, lo que conscientemente se que está mal, entonces puedo tener comunión con los demás, independiente de cómo ellos se comportan.

Mauro (21) que ha trabajado en la constructora de su padre desde los 16 años, mira con entusiasmo su participación en YEP, un tiempo para él con muchos desafíos.

- Tenía el anhelo ser parte de YEP para poder conocer a muchos jóvenes de distintas nacionalidades, con la misma fe que yo. Es mi anhelo que este tiempo en YEP sea fortalecido en mi fe en Dios, y poder recibir un entendimiento más amplio del mensaje de la iglesia. Yo ya he podido experimentar cómo el evangelio puede cambiar a las personas a mí alrededor. Con mucha seriedad sentí el anhelo de venir a Brunstad después de recibir la señal satelital en Argentina desde Brustad. Ahí fue que pensé ¡tengo que ir allá!

- Cuento con que este año será ¡el mejor de mi vida!

La emoción de encontrarse con nuevas personas

La fiesta ofrecería más tarde una conversación y un video acerca del desarrollo de la iglesia, el avivamiento en los años 90 y el trabajo de la misión.
Esto causó una gran impresión en una de las más jóvenes participantes de YEP, Nivedita Dadlani (18) de Dubái.

- No es normal para mí ver y escuchar aquellas personas que solo acostumbraba a ver por la señal satelital. Fue muy emocionante ver cómo la iglesia y Brunstad han sido construidos hace muchos años atrás. En este mismo trabajo quiero yo participar en el futuro.
Muchos jóvenes han recibido un inolvidable comienzo en YEP, un año muy enriquecedor y emocionante.

- Cuento con que este año será ¡el mejor de mi vida! Dice Nivedita.