Concurso de conocimiento 2011

Concurso de conocimiento 2011

Escrito por: Lisbeth Johnsen | Lugar: Bergen, Noruega | Publicado: martes, 21 de junio de 2011

Es 8 de junio en la iglesia de Bergen (Noruega) y alrededor de 100 jóvenes están sentados en grupos frente a las computadoras. En la sala la atmósfera es de alta tensión y el nivel de concentración esta por las nubes. A mí alrededor se pueden oír alternativas de todos lados. «La alternativa A es la correcta, B y C están incorrectas». El concurso anual de conocimiento ha comenzado.

 En una mesa un grupo mira fijamente la pantalla del computador. Se puede oír el murmullo alrededor de esta. Leen la pregunta: «Cuál es la alternativa correcta acerca del reposo en Dios». Una respuesta es lanzada al aire, viene de Emil de 16 años de edad.

 – Creo que tendremos un buen puntaje en la competencia, dice Emil, sin embargo, debería haber leído más.

Como preparación para el concurso, Emil leyó el libro de Elias Aslaksens «Estoy crucificado con Cristo», que es el tema central del concurso de conocimiento de este año.

– En realidad, leí el libro por mi propia parte, - de tal manera que pueda obtener ayuda y pueda utilizarlo en mi propia vida – Sin embargo, no he memorizado el libro como un programa de estudios.
El resto del grupo me hace un gesto con la mano para que me retire, tienen poco tiempo y necesitan estar concentrados. Por cada minuto que se pierde al grupo se le resta un punto. Sobre lo de Emil, realmente me impresiona su respuesta. Él no leyó el libro solo por causa de la competencia, sino por su contenido. ¿Qué hace que el contenido del libro sea más interesante que el concurso? y ¿Cuál es el objetivo real de esta competencia?

Leer para comprender

Entablo una conversación con unos de líderes de los jóvenes en Bergen. William Bernhardsen nos cuenta que el objetivo principal del concurso es que los jóvenes puedan conocer más de la literatura de la iglesia
– Estos libros contienen misterios, los cuales podemos ver y entender más profundamente cuando leemos. Hemos podido experimentar que lo que leemos concuerda en la práctica, dice William. También nos dice que uno puede llegar a situaciones donde uno no sabe qué decisión tomar. – Cuando leo, recibo mayor conocimiento acerca de lo que debo hacer en tales situaciones – es como una luz que se enciende como una bombilla, “Oh, eso era todo”.

El concurso también se lleva a cabo con el objetivo de que los jóvenes obtengan mayor conocimiento del evangelio a través de la ayuda de estos libros escritos por hombres que han estado en la mismas situaciones, pero que han tenido fe para vivir una vida según la Palabra de Dios y que nosotros mismos hemos visto la transformación y la felicidad que han obtenido. Lo que estas personas han escrito contiene mucha sabiduría, la cual nos puede ser de gran ayuda y muy útil si queremos seguir por el mismo camino.

Ayuda para el día cotidiano

Otra joven que también se ha preparado para el concurso leyendo el libro es Silvia Nilsen, de 25 años de edad. Ella ha leído el libro varias veces, y está totalmente de acuerdo con lo que William dice. Cuenta que en circunstancias difíciles ha pensado en lo leído en el libro, lo cual la ha guiado para tomar las decisiones correctas.

– Ha sido de gran ayuda en el día cotidiano, leer los libros de los concursos.
El libro en el cual se basa el concurso, habla acerca de la crucifixión de Jesús, y en cómo nosotros también podemos vivir una vida crucificada juntamente con Él.

– ¿Qué fue lo que te causó mayor impresión cuando leíste el libro? le pregunto. Silvia piensa cuidadosamente. Está claro que muchas cosas la han impresionado.

– Lo que mayor impresión me causó, fue lo que está escrito acerca de Jesús, el cual ha hecho posible para nosotros recibir victoria sobre todo el mal que vive en nosotros como seres humanos, por ejemplo, sobre nuestra naturaleza humana y el egoísmo. Esto lo ha hecho Jesús, y yo también puedo hacerlo, negándome cada día y «tomando mi cruz». (Mateo 16, 24)

Silvia también dice que es más importante quedarse con el contenido del libro que ganar la competencia. – Por supuesto que es fantástico ganar el concurso, sin embargo, el contendido del libro también puede ayudarme en la lucha contra mi propio egoísmo.

El concurso pronto termina, y los concursantes pueden respirar con alivio. Los resultados serán publicados en dos días. Todos los grupos ahora van a sus casas, después de varios meses de lectura y haber discutido en varias ocasiones el libro, sin embargo, el valor que han adquirido a través de la lectura permanecerá por mucho tiempo, y sin duda será de gran ayuda para cada uno en su vida cotidiana. Este concurso les ha dado a los jóvenes la posibilidad de un mayor desarrollo y crecimiento espiritual, y más fe y esperanza para convertirse en verdaderos seguidores de Jesucristo.