– El precalentamiento es el alfa y omega

– El precalentamiento es el alfa y omega

Escrito por: Marthe Opitz | Lugar: Brunstad, Vestfold | Publicado: martes, 16 de noviembre de 2010

Es una tarde otoñal a fines de octubre y cerca de 70 amantes de la música del Programa de Intercambio Juvenil (YEP) se reunieron en la primera práctica de coro en Brunstad.

YEP tiene una tradición en la realización de coros. Aquí los participantes de YEP pueden libremente expresar su alegría por el canto y la música. El objetivo del coro es inspirar la alegría de cantar, desarrollar los talentos musicales, reunirse en torno a canciones edificantes y no menos importante, practicar las presentaciones que se exhibieran en las fiestas de YEP.

– ¡Tienes que ser como una pasa!

El llamado viene de Benedicte Kyllevik (20), quien es una de las organizadoras del coro. La chica de Stavanger muestra cómo calentar los músculos de la cara, los pulmones y el cuerpo antes de cantar.

– ¡Ser como una pasa! Imagina que estas sentado en motocicleta, grita Benedicte mientras muestra la gesticulación en su cara.

La práctica de esta tarde está dedicada a escuchar las diferentes pistas con las voces y notas del villancico, «Este es el hijo de Dios», que está programada para ser cantada en la fiesta de navidad en YEP.

Un desafío musical

 

Una de las participantes del coro es Janne H. Andersen (22) de Bergen. Ella cuenta que ama cantar y le agrada hacerlo junto a otras personas.
–Creo que es interesante tener desafíos musicales, por ejemplo cuando tantas voces cantan en un coro. Cuando escucho lo lindo que suena cuando todos cantan su voz, me motiva enormemente para practicar y participar. Me alegro de poder estar en la fiesta de navidad y poder presentar lo que hemos practicado, cuenta.

El coro está dividido en cuatro grupos de voces. Los cuatro grupos por separado practican ejercicios con su voz. Cuando el coro se reúne de nuevo después de media hora, ya se puede escuchar la armonía de un coro polifónico.
–Tengo mucha fe en este coro, y me alegro por este otoño e invierno lleno de música con todas estas aves canoras, dice la organizadora Benedicte Kyllevik muy sonriente.