En la reunión de jóvenes en Holstebro

En la reunión de jóvenes en Holstebro

Escrito por: Johanne-Louise Lauridsen | Lugar: Holstebro, Dinamarca | Publicado: miércoles, 23 de abril de 2014

Cada semana hay reunión de jóvenes en las diferentes iglesias locales alrededor del mundo. En esta ocasión visitamos la reunión de jóvenes en Dinamarca.

En el estacionamiento nos encontramos con Marc Nielsen que lleva una trompeta en la mano, y con gusto nos habla sobre las diferentes actividades de la tarde. «Cada viernes nos reunimos para tener una edificante reunión para los jóvenes entre los 12 y 36 años. Primero hay reunión y después tiempo para un café, hacer deporte o juegos.» Marc tiene grandes expectativas para la tarde: «Me alegro de escuchar la palabra de Dios. En las reuniones de jóvenes recibo lo que puedo usar el resto de la semana. Esto me fortalece en mi fe, y por eso me alegro mucho.» Después de estas palabras Marc debe irse: «Toco en la música, así que no puedo llegar atrasado», dice con una sonrisa.

La reunión comienza con una canción del cancionero Caminos del Señor y la oración por la reunión, antes que Jakob Jørgensen, el líder de jóvenes, se dirige al púlpito. Lee en 1 Juan 2, 15 – No ames al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si uno se ama a sí mismo y sus deseos, entonces uno no recibe parte de las promesas que Dios nos ha dado. Es  muy importante tomar una postura en la vida, dice Jakob. Ser frio o caliente. Si uno elige servir a Dios siempre trae ayuda. Jakob exhorta a los jóvenes a ser humildes y a pedir ayuda a Dios cuando se sientan tentados.

«¡La reunión de jóvenes es lo mejor que conozco; me alegro mucho toda la semana!»

Después de la predica de Jakob y otra canción en conjunto, varios de los que tienen responsabilidad dan su mensaje a los jóvenes. Luego hay posibilidad de dar testimonio para todos que quieren decir algo. «¡Nos gustaría escuchar a tantos como sea posible!» Alienta Jakob. Muchos jóvenes van adelante y testifican acerca de lo que los ha ayudado a vencer sobre el pecado y en las situaciones de la vida, y sobre cómo se han decidido a tomar estas situaciones en el futuro. Los jóvenes testifican directo del corazón.

Después de la reunión hablamos otra vez con Marc. «La reunión de jóvenes es lo mejor que conoz-co; me alegro mucho toda la semana,» dice con entusiasmo. «Aquí puedo encontrarme con jóve-nes que tienen la misma meta en la vida – la meta de ser libre del pecado y crecer en las virtudes de Cristo. Reuniones como esta,  significan todo para mí. ¡Es sin duda el punto culmine de la semana!»

Los jóvenes no se  van a casa inmediatamente terminada la reunión. «Ahora voy a buscar a algunos para conversar o quizás tocar un poco de música». Dice Marc. «En media hora tenemos juegos. ¡Eso será divertido!»