Fin de semana de jóvenes en Australia

Fin de semana de jóvenes en Australia

Escrito por: Anna Risa | Publicado: jueves, 06 de marzo de 2014

¿Qué es lo que los hace diferentes, a este grupo de jóvenes australianos que pasan el fin de semana juntos en la playa?

Sol, arena y surf. No hay nada más típico para los jóvenes australianos que dirigirse a la playa para las vacaciones. Especialmente durante los fin de semanas cálidos y secos de verano. A pesar de los malos informes del tiempo, la mayoría de los jóvenes de BCC Melbourne llegó a la playa, positivamente sorprendidos del radiante sol.  

¿Qué es lo que nos hace diferentes a los otros grupos de jóvenes que pasan este fin de semana en la playa?  Miro a mi  alrededor ahí sentada en mi toalla, las otras chicas que estaban conmigo se han ido a dar un chapuzón en el mar turquesa, o bien juegan voleibol en la arena. ¿Somos de alguna manera diferentes?

Ya en la tarde nos sentamos en un gran círculo y escuchamos a David, nuestro líder de jóvenes, que habla con nosotros sobre la importancia de escuchar nuestra conciencia. «Es muy importante tener una conciencia limpia,» dice. Miro a mi alrededor, todos escuchan atentamente, desde el menor de 12 o 13 años. No veo ningún adolecente que este ocupado en su teléfono – David tiene toda su atención. «Todos saben lo que se siente tener mala conciencia. Ese sentimiento remordedor de  que hay algo que no está como debería,» continúa explicando.

Me pregunto cómo logra captar la atención de tantos jóvenes. ¿No sería lo normal que los adolescentes estuvieran preocupados en divertirse, en lugar de pensar en escuchar la voz de la conciencia en su interior? Esto es lo más normal para la mayoría, pero no es esa la impresión que recibo aquí y ahora. David ha explicado sobre la necesidad de tener un «tiempo de silencio» en el día, porque no podríamos escuchar lo que nuestras conciencias nos quieren decir, si siempre estamos tan ocupados. 

Muchos de los jóvenes aprovechan la ocasión para compartir lo que piensan y sienten en relación a lo que han escuchado. 

Rebecca dice: «Quiero tomar con mucha seriedad cuando Dios quiere mostrarme cosas que necesitan ordenarse... necesito usar tiempo para oír a Dios, porque sé que esto es importante.» Caleb que tiene 12 años e ingresó a la segundaria hace un par de semanas, añade algunas palabras: «Estoy agradecido por lo que he escuchado, y en la escuela no quiero avergonzarme de decir que soy cristiano.»

Creo que he encontrado la diferencia. Los jóvenes aquí tiene un interés real de vivir para Dios, y desean hacer lo que es correcto; ¡esto es importante para ellos! No digo que sean perfectos, pero lo intentan. En una edad donde lo «divertido» es un dios que se cultiva por los jóvenes en todo el mundo; hay algunos que han descubierto algo mejor: la  paz y alegría que viene de vivir como un verdadero cristiano, un seguidor de Cristo.

Galería de Imágenes