Un gran día para 11 jóvenes

Un gran día para 11 jóvenes

Escrito por: Emilie Aslaksen | Lugar: Eiker, Norge | Publicado: miércoles, 05 de mayo de 2010

Mayo llegó, y es el tiempo de las confirmaciones, un solemne y gran día para los jóvenes que se confirman. Brunstad.org ha reunido a estas amigas de 15 años, Hannah Aslaksen y Maiken Solberg, que no se han confirmado de un manera común, sino que celebrándolo el fin de semana,  con el final del periodo de lo que se llama «Escuela Bíblica».

El domingo, con más de 300 amigos y conocidos presentes, Hannah, Maiken y otras nueve quinceañeras, festejaron en el local de la iglesia en Eiker, Vestfossen.

Desde enero los jóvenes se han reunido semanalmente para tener Escuela Bíblica, y así aprender acerca de los varios temas centrales de la Biblia y las enseñanzas de la iglesia, entre ellos: el arrepentimiento, nacer de nuevo, el antiguo pacto y el nuevo pacto, la muerte de Jesús - Cristo revelado en la carne, autoestima /la propia confianza, y el cuerpo de Cristo y la Gran Comisión.

 

En el mar de la vida

En la fiesta de la iglesia del domingo pasado, fue cantada, entre otras, la canción número 188 del cancionero, Caminos del señor: «En el mar está el peligro, olas, rocas ocultas; pero el barco que tú guardas por las olas pasará.» En la fiesta también hubo varias predicaciones y mensajes cortos donde los padres, amigos y conocidos alentaron a los jóvenes a tener en cuenta, en sus vidas,  aquellas piedras que la canción trataba. Las rocas pueden ser por ejemplo, tener envidia  y otras cosas que quieran perturbar el viaje a través del mar de la vida. Si uno «continúa» estas rocas pueden destruir al «bote salvavidas”. Uno puede recibir, tanto sol como tormentas, en un viaje en barco. Lo mismo ocurre en la vida, nos enfrentamos a muchos desafíos. Es aquí donde hay que tratar de elegir el camino correcto, reaccionar apropiadamente, entonces uno obtiene un enorme gozo en su vida, y uno puede alegrarse sobre todo lo que encontramos en la vida.
Hannah y Maiken opinaron que la fiesta fue bonita, y estaban muy contentas de que muchas personas quisieran festejar el día con ellas.

–Hubo muchas chicas mayores que llegaron con regalos para nosotras, algo que no esperábamos. Hay muchos que se preocupan por nosotras,  y es especial notar el amor y el cuidado que tienen hacia nosotras.

También fiesta familiar

Es tradición para muchos en la iglesia de Eiker tener una fiesta privada además de la fiesta en la iglesia. Hannah la celebró el sábado.                                                                                 
–Es bueno reunir a la familia y a los  parientes. Tuvimos una fiesta abierta e informal con buena comida, diversas actividades en comunión, cuenta Hannah.

–Estuvimos afuera jugando vóleibol y montando en nuestros caballos. Fue todo un espectáculo ver a los hombres montar a caballo con traje y corbata ¡sin ritmo y equilibrio!

La noche temática sobre Israel y los últimos tiempos

Cuando les pregunté a Hannah y Maiken, qué es lo que iban a recordar mejor, ambas respondieron «la noche temática sobre Israel y los últimos tiempos». Esa tarde se organizó una exótica “tarde israelí”, y los jóvenes, entre otras cosas, pudieron degustar la comida inspirada en Israel.
–No estuvo tan buena, dice Maiken, mientras que cuenta entusiasmada acerca de aquella noche.    
–Ah, sí, las pizzas estuvieron buenas, pero la ensalada no me gustó, tenía vinagre y aceite de oliva; añade Hannah riendo.
En la noche israelí, también se contó la historia de Israel desde el principio y sobre los últimos tiempos, cuando Jesús vuelva.

–Fue interesante saber que todo lo que ha ocurrido a Israel últimamente, está escrito realmente en la Biblia, dice Maiken para terminar. Ambas chicas están de acuerdo en que no van a olvidar tan rápido aquella noche.

 

Un programa variado

También ha habido tiempo para juegos y diversión, bowling y caminatas, entre otras cosas. A las chicas les parece que ha estado «muy cool» estar mucho tiempo juntas.
–Nos reímos de todo lo que sucede, dicen ellas riéndose. En realidad tenemos muy mal humor. De repente una se sienta y ríe para sí misma, y así todas comienzan a reír. También nos reímos tanto de los juegos de palabras como de las expresiones faciales.
Tanto Hannah como Maiken, piensan que ha sido bueno para conocer mejor a todas las chicas/os en la Escuela Bíblica.

–Además los líderes son muy buenos contando historias. Ellos no se apegan sólo a lo que está en el papel, sino que vienen con sus propias historias, experiencias y ejemplos; cuentan las dos quinceañeras.                                                                                                                   –Esto hace que sea interesante de escuchar. Además, ellos son tan divertidos también ¡sí!

Aprender a buscar ayuda, inspiración y el poder

Le pregunto a Pål Johnsen, que es uno de los líderes de la Escuela Bíblica en Eiker, acerca de cómo fue enseñarle a un grupo de jóvenes de 15 años. A él le parece que ha sido muy bueno.

–A veces me pregunto si es que ellos son muy tímidos, aunque he visto que prestan atención y que están interesados en lo que se expone, así que es probable que por esto estén tan tranquilos. Juntos lo pasamos extremadamente bien, se ríe él.

– ¿Qué crees tú que han entendido ellos durante el tiempo de la Escuela Bíblica?                    – No creo que entiendan absolutamente todo el evangelio después de aquellas tardes, pero espero que dos cosas hayan aprendido: Que la iglesia no es sólo una organización, sino que tenemos el evangelio, el mensaje que los puede ayudar a una vida feliz, y que sepan qué pueden hacer con el pecado, porque es el pecado el que hace a una persona infeliz. En segundo lugar, espero que hayan entendido de donde ellos pueden buscar ayuda, inspiración y poder. Esto lo pueden encontrar en la hermandad, en las reuniones y en las escrituras.

Entender más

Les pregunto a Hannah y Maiken con qué se quedaron después del periodo en la Escuela Bíblica.
–En primer lugar, me quedé con una comprensión mucho mayor de lo se dice en las reuniones, dice Maiken.

–Sí, también recibí una mayor fe en que puedo terminar con el pecado, lo malo que está en mí, añade Hannah. Cuando estamos con los hermanos y recibimos consejos y exhortaciones, recibimos poder para vencer sobre el pecado en la vida diaria, termina ella.