¡YEP de viaje al país de los tulipanes y los molinos de viento!

¡YEP de viaje al país de los tulipanes y los molinos de viento!

Escrito por: Marthe Opitz | Lugar: Brunstad, Noruega | Publicado: sábado, 21 de mayo de 2011

Pagedal

  • Pagedal es un centro de recreación en el norte de Holanda, en la comuna de Stadskanaal
  • Es un centro que dispone de piscina, cancha de tenis, squash, futbol, basquetbol y voleibol, además de una sala de conferencia, una sala de reuniones, instalaciones para alojamiento y sendas para recrearse al aire libre
  • Es un lugar ideal para practicar senderismo, deportes en equipo y diversas actividades para niños y adultos
  • YEP desde el 2007 viaja anualmente a Pagedal
     

Abunda de vida junto a los buses a pesar de que son las siete de la mañana este 11 de abril. Llenos de expectativas y con las maletas listas, 230 jóvenes esperan con ansia lo que es sin duda, el evento más destacado del Programa de Intercambio Juvenil (YEP): El viaje a Pagedal, Holanda.

Con la ayuda de cuatro buses, de los cuales tres son doble piso, serán transportados los jóvenes de YEP a Pagedal, al norte de Holanda.

El buen estado de ánimo es notorio al momento que los buses parten desde Brunstad, su primer destino: Copenhague. Es un viaje largo, sin embargo los jóvenes que han llegado a conocerse muy bien durante un año, saben cómo crear vida.

– Es importante mantener todo el tiempo un buen estado de ánimo en el bus, dice Anne Riksfjord (21) de Tønsberg, quien es encargada de la entretención en el bus. Ella junto a un grupo está lista para otra ronda del juego de dados yatzy.

Mientras el paisaje alrededor comienza a ser cada vez más plano, también se empiezan a observar cada vez más los molinos de viento. El chofer anuncia que hemos llegado a nuestro querido país vecino.

Una bienvenida real

Como en años anteriores, los jóvenes de YEP pasan la noche junto a los hermanos de las iglesias de Copenhague y Køge.

– Tener de visita a YEP una vez al año, es sin duda un momento culmine para nosotros, dice Keld Borch, responsable de los jóvenes en Copenhague.

En el momento que los jóvenes de YEP salen del bus, son recibíos por cerca de 150 jóvenes daneses, con banderas flameando y una alfombra roja, la cual han dispuesto especialmente para la ocasión.
Después de esta bienvenida real, los jóvenes disfrutan de una fantástica fiesta, con buena comida, y «agradable música». Una fiesta llena de palabras de edificación, la que también incluyó: buen humor danés, diversas canciones y la presentación de las bandas de YEP, una fiesta sin duda inolvidable.

Llenos de corazones agradecidos, los cuatro buses continúan su camino. Esta vez hacia el destino final: Pagedal. Las diez horas que restan para llegar no asustan a los jóvenes.

– He conversado con los de mi bus, y tienen planes de componer canciones, jugar cartas, ver películas, dormir, cantar y mucho más. Además, los responsables hemos discutido algunas planes que queremos desarrollar, dice Anne sonriendo.

Con el fin de estirar las piernas, y liberar energía acumulada, se hace una parada de una hora en la ciudad alemana de Bremen. Rápidamente la pequeña estación de bencina se llena de jóvenes saltando la cuerda y jugando voleibol.

Suéteres rojos por todos lados

En YEP hay alrededor de 15 jóvenes que son de diferentes ciudades de Holanda. Estos se preocupan de indicar con la canción nacional, fuertes aplausos y gran alegría el momento que los buses cruzan el limite alemán – holandés.

En Pagedal hay muchos que esperan a los jóvenes de YEP. Los buses apenas se detienen en el centro de Pagedal, y ya se puede presenciar vida tanto en la piscina como en la cancha de voleibol. Por todas partes se ven jóvenes con suéteres rojos de YEP.

Gran participación y una fiesta muy edificante

El tiempo en Holanda fue bien utilizado. La mayoría visitó el parque de atracciones Efteling, mientras que el resto fue a la ciudad de Groningen, donde pasearon en botes por los canales de la ciudad, visitaron un autódromo, y fueron de compras. Pero, este viaje no fue planeado para que los jóvenes solo descansaran, también hubo un día con actividades que muchos no olvidarán. Todo YEP fue dividido en grupos los cuales tuvieron que sortear diversas pruebas desde tiro con arco y formar torres con cajas plásticas hasta una guerra de paintball y andar en scooter – sin olvidar por supuesto la clásica carrera de obstáculos.

– La carrera de obstáculos ha sido sin duda la competencia más divertida y también más cansadora que he estado, dice Donne Bowen (27) de Sudáfrica, mientras trata de recuperar el aliento.

Sin duda ha sido un gran día con agotadoras actividades, pero los jóvenes tienen energías suficientes para una nueva fiesta, ahora con los jóvenes locales de YEP Pagedal. Jan-Hein Staal uno de los hermanos responsable de la iglesia en Holanda, presenta el tema de la noche, la vida de Pablo, su educación, su origen judío y su radical conversión, ejemplo de una incondicional vida como discípulo y abnegado servicio.

– Para mí fue importante lo que escuchamos acerca de considerarnos muertos al pecado, pero vivos para Dios, dice Marit Johanne Bovolden (28), de Hamar.

Al final de la fiesta se pueden ver a los jóvenes muy fortalecidos, pero cansados, los que se dirigen cada uno a su departamento para empacar sus maletas y prepararse para el largo viaje a casa que les espera al otro día.