YEP - un programa juvenil internacional

YEP - un programa juvenil internacional

Escrito por: Tove Rebekka Johnsen | Publicado: miércoles, 23 de junio de 2010

Los jóvenes entusiastas, comprometidos y motivados pueden participar en las actividades de esta nueva obra. La iglesia acaba de introducir YEP, un programa internacional para la juventud.

Brunstad La Iglesia Cristiana tiene una larga tradición de participación en la creación de una comunidad internacional para la juventud. Es esta tradición la que se lleva a un nuevo nivel y YEP se establece como un programa internacional para la juventud el cual tiene su origen en Brunstad, el centro de misión de la iglesia.

- Hay muchos jóvenes que se han entusiasmado con esta nueva noticia, los cuales desean usar este compromiso para lograr los objetivos de la iglesia, dice Trond Eriksen sobre el programa juvenil.

Las siglas YEP vienen de Youth Exchange Program (Programa de intercambio juvenil) y apunta a los jóvenes que están comprometidos y motivados a contribuir voluntariamente en la iglesia. Cada año cerca de 250 jóvenes que van desde los 18 a 25 años están invitados a participar de este programa, que dura un año. El programa tiene como propósito entre otras cosas dar a conocer mejor el fundamento de la fe e historia de la iglesia, y contribuir a través del trabajo en equipo el respeto y comprensión en un entorno multicultural.

-Nosotros también contribuimos para el trabajo ideal en la iglesia, dice Trond Eriksen. Él destaca un importante antecedente del programa juvenil, que es el desarrollo personal como pueblo cristiano.

El programa surgió del fuerte anhelo de muchos jóvenes que querían participar y contribuir en la misión en todo el mundo. 

Compromiso histórico

Este programa juvenil tuvo en un comienzo un stock de 20-30 jóvenes de la iglesia que vivían y trabajaban en Brunstad durante el periodo 2002-2005 cuando el centro de conferencia y las cabañas estaban siendo construidas.

-Cuando este periodo constructivo terminó, siguió igualmente habiendo un fuerte anhelo de juntarse por parte de los jóvenes para trabajar y tener comunión, dice Trond Eriksen.

Este periodo de trabajo en Brunstad causó un fuerte impacto entre los jóvenes de la iglesia y emoción para expandirse a todo el mundo.

-Por tal motivo abrimos para que jóvenes de distintos países y culturas se reúnan, dice Trond Eriksen.

Cultura y vida Cristiana

La educación, cultural y vida Cristiana tienen un lugar importante en YEP. El trabajo voluntario en los proyectos de la iglesia también es parte central del programa.

-Hay muchos proyectos tales como, canciones, música, traducción, multimedia y mantención operación de las instalaciones del lugar, cuenta Eriksen.

Serán los jóvenes de YEP los anfitriones en los eventos de la iglesia en Brunstad. Para los jóvenes que participan en el programa se les ofrece una variada lista de actividades en las tardes. Puede ser deporte al aire libre, reunión de oración, reunión sobre temas específicos entre otros.

Situado en Brunstad

El centro principal de actividades de YEP es Brunstad en Vestfold, donde la mayoría de los participantes se encuentran. Acá los jóvenes se ocupan de distintas tareas y atienden durante eventos y actividades bajo la dirección de la iglesia.

-Ellos aprenden a trabajar, y a asumir responsabilidades, además de relacionarse con otras culturas, dice Trond Eriksen.

La Iglesia Cristiana de Brunstad ha establecidos programas de intercambio también en otros países y continentes. Cada vez son más los que participan en el intercambio con el departamento-YEP fuera de Noruega. Trond Eriksen cuenta que hay proyectos en Finlandia, Holanda, USA, Ucrania, Argentina, China y Brasil.

Crea entendimiento cultural

El programa de intercambio juvenil tiene como objetivo crear respeto y compresión entre distintas culturas.

-La comunicación es importante, por eso hay un fuerte enfoque en la enseñanza de idiomas, dice Trond Eriksen.

Hoy por hoy Brunstad está representado en 30 distintas naciones, un tercio son noruegos, otro tercio de los países de Europa y el último tercio abarca el resto del mundo. Todos los extranjeros que participan en YEP en noruega reciben una intensiva enseñanza y después de un año puede la mayoría en gran medida comunicarse en noruego. Cuando YEP está representado en otros lugares del mundo, los jóvenes aprendan el idioma local.

Desarrollo personal

Actualmente hay alrededor de 250 participantes en el programa juvenil y en otoño y primavera hay recambio de participantes. Ingrid Risa de 27 años maestra en la ciudad de Melbourne, Australia llegó a Brunstad en marzo y ha experimento de conocer nuevas culturas en el corto periodo que participa del programa.

-Conocí mucha gente de distintos piases. Es fácil integrarse, todos son muy acogedores, dice ella.



Ella deseaba entrar en el programa juvenil para descansar del trabajo como maestra y además para aprender algo nuevo, pero lo más importante que ella deseaba lograr era desarrollo en el plano personal.

-Deseaba tener un amor más grande a las personas, terminar con los prejuicios y que la alegría de la vida quedara totalmente independiente de las circunstancias de la vida, dice ella.

Lazos fuertes

-Se crea una unidad increíble entre estos jóvenes, dice Trond Eriksen, lazos que perduran por años los cuales van en el plano personal.

La participante YEP Ingrid Risa afirma esto.

-Todo el mundo es tan abierto y feliz con el otro. Las diferencias culturales ni siquiera son un tema, dice ella. Ingrid cuenta que en ocasiones se reúne por las tardes con amigas y pasa que hay nueve personas de nueve nacionalidades distintas.

-Muy interesante, emocionante y divertido, dice ella.