Diario de viaje desde Amazonas

Diario de viaje desde Amazonas

Escrito por: Redaksjonen, Sverre L. Riksfjord | Lugar: Norge | Publicado: miércoles, 24 de marzo de 2010

Con sólo 30 000 miembros la Iglesia Cristiana de Brunstad no es ninguna gran iglesia en el contexto internacional. Pero al estar presente en 65 países, igualmente podemos encontrar grupos de «hermanos» en los lugares más increíbles. Sverre Riksfjord visitó a 120 de ellos en Amazonas.

Sverre Riksfjord en Brasil

  • Sverre tiene 65 años de edad y vive en Tønsberg junto a su esposa Rakel. Juntos tienen 10 hijos.
  • Desde su temprana juventud ha tenido una gran corazón misionero, y ha usado mucho de su tiempo libre en viajes misioneros para la Iglesia Cristiana de Brunstad en todos los continentes.
  • Estuvo en enero en la conferencia de São Paulo, Brasil, y visitó a los hermanos en la ciudad de Abaetetuba, en el estado de Para, junto a varios hermanos brasileños.

Aquí está el diario de viaje que Sverre Riksfjord escribió años atrás cuando visitó a la iglesia en el estado de Para, en el amazonas brasileño:

«El avión desde São Paulo comienza a descender hacia el aeropuerto de Belem, y contemplamos el imponente delta del Amazonas con la selva más grande del mundo. Hay cursos de agua en todas las direcciones, y en algunos lugares son tan poderosos que cuesta creer que son ríos. Vamos a visitar la Iglesia de Para.

Cuando llegamos al hall de entrada vemos a dos sonrientes hermanos y recibimos una calurosa bienvenida. Por mi parte, es la primera vez que estoy en Para, en el norte de Brasil, pero Claudio de São Paulo ha estado aquí antes. Puesto que ya es hora de almorzar, viajamos hasta el puerto – el mismo puerto donde Johan Oscar Smith pisó tierra hace más de cien años atrás. Allí almorzamos, y pensamos un poco en las largas líneas de Dios.

¿Quién es Johan Oscar Smith? Conoce más acerca del fundador de la Iglesia Cristiana de Brunstad en este documental interactivo acerca de Johan Oscar Smith.

 Son aprox. dos horas en auto hasta Abaetetuba, la cuidad en la cual vive la mayoría de los hermanos. Llegamos al lugar donde los hermanos tienen sus reuniones, y es conmovedor ver cuán alegres están todos de vernos. Los niños son especiales. Irradiando alegría nos dicen una frase que han aprendido en noruego: «Hva heter du?» (¿cómo te llamas?)

Después de una abundante comida hay reunión. Los hermanos de acá han construido un local sencillo pero práctico, donde tiene reuniones. Aquí se juntan alrededor de 140 hermanos cada semana. Sus corazones son muy receptibles y se alegran de escuchar la palabra de Dios.
También están muy entusiasmados por Brunstad y por medio de una antena parabólica y receptor satelital pueden ver las transmisiones de TV desde Brunstad.

Uno día queríamos visitar algunas familias que viven río arriba. Alquilamos un bote y empezamos nuestro viaje. Es bueno tener un tener un conductor que conozca los alrededores, puesto que el viaje va desde una entrada de río hacia la otra. Finalmente llegamos. Visitamos a un padre con tres hijos. El tiene como sustento la construcción de botes para poder estar en casa y cuidar a sus hijos. Ellos están muy agradecidos por la visita.»

A través de una misión basada en un estrecho contacto personal, además de transmisiones televisivas frecuentes, el mensaje de la Iglesia Cristiana de Brunstad alcanza constantemente a más personas. Todo para saciar el anhelo de quienes desean una vida en transformación.