Hoy en día, unos 30 países y 60 iglesias locales, siguen las conferencias vía Televisión satelital. Aquí la Iglesia de Pará, en la Amazonía brasileña, sigue la transmisión desde Brunstad.
Hoy en día, unos 30 países y 60 iglesias locales, siguen las conferencias vía Televisión satelital. Aquí la Iglesia de Pará, en la Amazonía brasileña, sigue la transmisión desde Brunstad.

Enfoque profético en la Televisión satelital

Escrito por: Karen-Birgitte Larsen | Lugar: Oslo, Norge | Publicado: sábado, 17 de julio de 2010

Fue en la conferencia de Pascua en 1997, que el líder de la iglesia, Kåre J. Smith, dijo lo que llevaría a la Iglesia Cristiana de Brunstad a una nueva y trascendental época. Finalmente, el Evangelio podría divulgarse a todo el mundo y al mismo tiempo. 

- El próximo año nos centraremos en lo satelital. Entonces los amigos de todo el mundo podrán seguir las reuniones desde Brunstad, fue la espontánea declaración de Smith en una reunión. 

- Una pieza más en la misión de discipulado

Los técnicos, del Centro de Conferencia en Brunstad sabían que trabajar con  la televisión satelital iba a ser un enorme desafío técnico y que requeriría un gran esfuerzo de parte de muchos. El entusiasmo para esparcir el evangelio a todo el mundo puso de todos modos a trabajar a los expertos técnicos, apenas ellos recibieron el aviso.

Desde el 29 de marzo del siguiente año la Iglesia Cristiana de Brunstad tuvo su primera transmisión satelital directa desde Oslo, a todas las iglesias locales del mundo. 

- Comunicar el mejor mensaje del mundo

Aunque las iglesias locales de la Iglesia Cristiana de Brunstad, igual tienen sus reuniones alrededor del mundo, las conferencias en Brunstad son un evento muy importante.

Harald Ditlefsen, también ha formado parte de este desarrollo, con el fin de mejorar la calidad de las transmisiones, y está muy entusiasmado en difundir la palabra de Dios de esta manera.

- Por supuesto que es muy emocionante y grato estar involucrado en comunicar el mejor mensaje a todo el mundo, menciona Ditlefsen, que piensa que la televisión satelital ha demostrado el cumplimiento de lo que está escrito en Efesios 4: 4-6 de una manera importante.

«Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.»

- Esto significa también, que el cuidado por cada uno en particular y la unidad en la iglesia, es mucho más fuerte en la conciencia de cada uno, explica Ditlefsen.

«Las antenas parabólicas de Brunstad» están siendo continuamente instaladas en varios países, y las predicaciones traducidas a nuevos idiomas, para gran entusiasmo y significado en las iglesias locales alrededor del mundo.

Hoy en día, unos 30 países y 60 iglesias locales siguen las conferencias vía televisión satelital; y unos 35 países y  50 iglesias locales, a través de internet.

¿Qué significan para ti las transmisiones de Brunstad?


Cheryl Campher, Australia

Las transmisiones satelitales son como un golpe vitamínico desde el cielo, un fresco y estimulante momento desde Brunstad. Se siente, como si yo recibiera acceso directo a lo que está en el corazón de Dios. Las transmisiones son también, en un modo, muy unificadoras, porque yo sé que alrededor del mundo se escucha el mismo mensaje. Recibo a menudo ayuda directa en mis circunstancias diarias, de aquellas transmisiones. También recibo contacto con amigos cuando los veo en la pantalla, y es fantástico ver a mis hijos (mayores) que están en Brunstad.

Erich Guerrero, Chile

En primer lugar, personalmente para mí, las transmisiones son una gran fuente para la palabra de Dios. Es difícil explicar con palabras, cuán importante es esto para la vida. La Palabra de Dios llega tan clara y fuerte, que seguirla a través de la transmisión es casi como estar allá en Brunstad. A veces no puedo verlas «en vivo y directo» debido a la diferencia horaria, pero éstas son igualmente vivas.

Eunice Ng, Singapore

Como una joven que vive en Asia, las transmisiones desde Brunstad, significan mucho para mí.  No puedo ir tan a menudo a Brunstad, pero puedo beber del Espíritu que sé que proviene de allá; y poder ver, oír y gustar del trabajo que Dios hace en la iglesia. El mensaje que escucho es de gran ayuda para mi vida, y muchas veces, es lo que precisamente necesitaba oír.

James Allen, Australia

Mirar las transmisiones satelitales desde Brunstad son tan buenas cuando yo mismo no tengo la posibilidad de estar presente, aunque yo intento ir año por medio. Desde la última vez que estuve en Brunstad, he descubierto que las transmisiones significan mucho más para mí. Yo hice muchos amigos en el periodo en que trabajé en Noruega, y es increíble verlos sentados en la sala en Brunstad durante las reuniones.