Un evangelio en varias lenguas

Un evangelio en varias lenguas

Escrito por: Kathryn Albig | Publicado: lunes, 27 de junio de 2016

El centro de conferencias de Brunstad, en el hermoso fiordo de Oslo, es el corazón y el alma de Brunstad la Iglesia Cristiana. Varias veces al año los miembros de BCC viajan a Noruega desde todos los rincones del mundo al principal centro misionero de la iglesia.

Es aquí donde sabemos que vamos a recibir la Palabra de la leche no adulterada (1 Pedro 2,2) anunciada por hombres fieles de Dios. Escuchamos palabras que conducen a una vida en Dios, una vida de discipulado, donde recibimos ayuda y una dirección clara para seguir las pisadas de Jesús y vivir una vida en victoria sobre el pecado. Es una luz que brilla claramente y que cada vez va en aumento en este mundo oscuro.

Pero si te detienes en medio del salón justo antes que comience la reunión y escuchas, verás que el noruego no es el único idioma que se oye. Desde una dirección puedes escuchar a un grupo de chicas adolescentes hablar animadamente alemán. Al lado de ellas hay un grupo de Sudamérica hablando español. Chino, holandés, inglés, rumano, turco. Hay muchos idiomas que aquí son representados.

Ahí también puedes ver una enorme una cámara de vídeo. Puedes ver varias más por todo el salón. Estas reuniones se transmiten por el mundo a todas las iglesias locales que no pudieron llegar a la conferencia. Desde un living en Ucrania hasta el local de reuniones en Australia, los hermanos de todo el mundo siguen las reuniones.

Sígueme, para mostrarte cuánto esfuerzo se lleva a cabo para asegurar que la Palabra pueda ser escuchada por todos los que quieren, independientemente de su lengua nativa.

Tras bambalinas

Salimos del salón principal y subimos las escaleras hasta el puente técnico. Detrás de las veinte puertas repartidas por el pasillo se encuentran dos personas que se sientan en la cabina insonorizada con un auricular y un micrófono mirando a través de una ventana el salón principal. Estas personas trabajan duro traduciendo lo que se anuncia en el púlpito, de modo que vaya directo a todos los que están sentados en la sala con un receptor y auriculares. Los receptores se pueden sintonizar en el idioma que necesites.

Y no sólo esto, las opciones de traducción también están disponibles para aquellos que están viendo en casa. En Alemania, en Inglaterra, en Rusia, en Hong Kong – todos pueden ver la transmisión en su propio idioma.

Si avanzamos un poco más por el pasillo llegamos a las habitaciones más técnicas. Muchas computadoras y pantallas configuradas, luces parpadeando y una mesa mezcladora con todos sus botones y diales es manipulada por personas con el conocimiento que permiten que la traducción y transmisión funcione perfecta y profesionalmente. Todo es de última generación. Todo se hace de todo corazón.

La Gran Comisión

Al final del Evangelio de Mateo podemos leer la Gran Comisión, que Jesús les dio a sus discípulos justo antes de ascender al cielo.

«Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones.» Mateo 28:19. 

Este es todo el punto con el trabajo que se realiza para asegurar que cada idioma y nación tenga la oportunidad de escuchar el anuncio de la Palabra. Por causa de la luz, la vida, la libertad y esperanza que nosotros mismos hemos experimentado a través del evangelio, es nuestro deseo que esto pueda estar disponible para quien quiera escucharlo.

Galería de Imágenes