Cosas cotidianas, un significado eterno

Cosas cotidianas, un significado eterno

Escrito por: Bessie Wong | Publicado: miércoles, 03 de septiembre de 2014

Cuando Ninni entendió lo que realmente significaba seguir a Jesús, su vida cotidiana se volvió más interesante y significativa de lo que alguna vez pudo imaginar. 

Ninni Nordstrom (25 años) de Finlandia puede recordar claramente los días en que nació de nuevo, y la profunda y gran alegría que experimentó.

– Era una estudiante universitaria en ese momento. Y un día una chica de mi clase me preguntó si estaba enamorada, o había encontrado un novio, ¡porque parecía muy feliz! Ninni no puede evitar reír cuando cuenta esto. – No dije mucho entonces, pero pensé para mí misma: En realidad ha sucedido algo mucho más grande. ¡He encontrado a Jesús!

Encontrar a Jesús

Durante mucho tiempo Ninni sentía que algo tenía que cambiar en su vida.
– Todo lo que hacía, lo hacía para mí misma: trabajaba sólo para mí, estudiaba para mí y cocinaba e iba de compras para mí… A su día cotidiano le faltaba sentido, y constantemente sentía un vacío por dentro. 

¡Si Jesús regresara hoy o mañana, no me llevaría con Él!

Durante sus estudios en Hamar, Noruega, un par de conversaciones con un amigo cristiano ayudaron a Ninni a darse cuenta lo que le faltaba. Hablaron mucho sobre la fe cristiana, y los últimos tiempos. Un pensamiento comenzó a abrirse paso en ella: ¡Si Jesús regresara hoy o mañana, no me llevaría con Él!

Entonces supo lo que había que hacer.

¿Quién es Él?

Ninni tuvo una conversión radical con Dios, y se convirtió con decisión de todo lo que ella sabía que estaba mal. Verdadera paz entró en su corazón, y pudo sonreír con alivio porque sabía que no había nada más oculto para Dios. Ninni estaba lista para encontrar la voluntad de Dios y vivir de acuerdo a esta. Pero no sabía por dónde empezar; no podía descubrir quién era Jesús.

– Algunas personas decían que Jesús era Dios, algunos decían que era un hombre, algunos decían que era algo intermedio, todo lo había escuchado Ninni. Y ella no sabía qué creer. Oró y buscó con fuerza, y finalmente decidió simplemente hacer exactamente lo que está escrito en la Biblia, y ver dónde esto la conduciría.

Ninni escuchó hablar sobre el Espíritu Santo por algunos de sus amigos cristianos, y se dio cuenta de que le faltaba esto en su vida. Oró por ello, y recibió el Espíritu Santo, y de pronto fue como si la verdad en la Palabra de Dios comenzara a ser muy clara para ella. Una de las cosas que comprendí fue que: 

Jesús fue un hombre como nosotros, y fue probado y tentado en todo según nuestra semejanza. Pero nunca cometió pecado, al contrario hizo la voluntad de Dios.

Una vida muy rica

¡Esto fue lo que hizo que el corazón de Ninni casi estallara de intensa alegría!

– Estaba muy feliz porque tenía una receta (instrucciones) de cómo vivir según la Palabra de Dios. Su rostro se ilumina cuando recuerda cómo se sintió. – Fue tan claro que sólo tenía que hacer lo que Jesús hizo, negarme a mí misma y hacer la voluntad de Dios. Entonces puedo seguir a Jesús.

La vida ya no se basa solamente en las cosas materiales, los alimentos que come y los libros que estudia. Pero se ha vuelto más y más interesante, ¡porque Ninni encontró significado eterno en muchos de los detalles diarios que nunca antes consideró significativos! 

– Fue tan claro que sólo tenía que hacer lo que Jesús hizo, negarme a mí misma y hacer la voluntad de Dios. Entonces puedo seguir a Jesús.

– Soy de esas personas que se estresa fácilmente – por ejemplo para los exámenes en la universidad. Así que cuando me sentía tentada  a preocuparme por los exámenes, podía aprender a creer en Dios y ser libre de las preocupaciones. Recuerda. – Compartía una casa con otros estudiantes, y me irritaba cuando los demás no hacían sus tareas. ¡Entonces me di cuenta que podía negarme a mí misma y también ser libre de la irritación! Estaba muy contenta de encontrar que podía hacer la voluntad de Dios, y ser libre del pecado incluso en esas pequeñas situaciones de la vida. – ¡La vida se volvió muy rica! Exclama.

Tiempo «en el cielo»

Ninni comenzó a asistir a las reuniones en Brunstad la Iglesia Cristiana (BKM), y encontró personas con la misma fe. Todo lo que quería era leer la Biblia y tener comunión espiritual con hermanos cristianos.
– Esto fue lo mejor que puedo pensar hacer, sintió. Ahora todo parecía fácil en comparación con el pasado. En esos días que se sentía cansada físicamente, ahora sentía como recibía nuevas fuerzas y se convertía en una nueva persona cuando participaba en las actividades o incluso en los trabajos voluntarios de la iglesia.
– Durante medio año fue como si estuviera en el cielo, dice riendo. De hecho estaba tan emocionada por su salvación, que casi olvidó que tenía cosas prácticas que atender, y admite que casi fue un milagro que sus estudios terminaron bien ese año. 

Ninni experimentaría después tiempos menos agradables para sus sentimientos: Dios dirigió algunas cosas en su vida por caminos diferentes a los que ella habría esperado. Ella tuvo que luchar contra el acusador – Satanás – que intentó hacerle recordar sus errores en el pasado. Y en más de una ocasión tuvo que luchar contra sentimientos negativos que querían ahogarla, y evitar que mirara hacia su llamamiento celestial.

También ha tenido que comprender que tiene que seguir obedeciendo la voluntad de Dios, y aferrarse firme a la fe en la esperanza eterna, independientemente de cómo cambian sus emociones. Cuando la obediencia da frutos en forma de virtudes divinas, conduce a una felicidad mucho más profunda, experimenta Ninni.

Todo esto sin embargo, no es menos importante que otras fases de desarrollo que un cristiano tiene que pasar, ese tiempo que Ninni conoció a Jesús. Este tiempo fue como un regalo de Dios, que confirmó su elección, y que le dio un poderoso arranque en su caminar cristiano. Ella está convencida de que esto es un caminar de toda la vida, que acercándose al final conducirá a la plena madurez en Cristo y, finalmente, ¡a la vida eterna!