- Estaba a punto de ser una madre desconforme, amargada y de mal genio

- Estaba a punto de ser una madre desconforme, amargada y de mal genio

Escrito por: Karen-Birgitte Larsen, Markus Bratlie | Publicado: viernes, 26 de noviembre de 2010

Haber cedido a las emociones y frustración pudo destruir su hogar. Por la ayuda de la Palabra de Dios Bjørg Bratlie fue librada de pensamientos amargos en las situaciones difíciles de la vida.

Se acerca el invierno en Hedmarken. La primera nevazón se ha asentado como una delgada alfombra que cubre el campo alrededor de la granja de la familia Bratlie.

Un día típico:
Desayuno
Trabajo
Buscar los niños
Almuerzo en la mesa
Dejar los niños
(Compras)
Dejar los niños
(lavar)
Buscar los niños
Planificar el día siguiente

 Se puede oler el pan recién hecho desde la cocina de Bjørg. Ella se ha tomado un día libre en forma extraordinaria y aprovecha la oportunidad para hornear pan.

- Lo que no hice hoy, lo debo hacer mañana, dice Bjørg, refiriéndose a su trabajo como contadora. Sus tareas no se llevan a cabo por si solas cuando ella no está en el trabajo.

Energética. Así describe a su familia. Bjørg puede dar esto por firmado. Sus días tienen como regla un estrecho programa desde la mañana hasta la tarde.

Entre el trabajo, el almuerzo y el transporte de sus cinco hijos a diferentes actividades, Bjørg tiene tiempo para hacer algunas compras o para lavar un poco de ropa. El día de Bjørg se va de una.

Bjørg tenía 30 años cuando se casó. Antes de que Torleif entrara en escena ella ya había comenzado a hacerse la idea de una vida como soltera.

Como joven y soltera podía ella misma disponer de su tiempo. Esto cuadraba perfecto con ella. Le gustaba viajar y hacer amigos alrededor del mundo.

Para Bjørg siempre ha sido una prioridad natural no pensar en sí misma. Ya desde la infancia Bjørg aprendió a vivir por los demás y por Dios.

- Es que no había otra alternativa. Sabía que no había otra cosa para mí, que me hiciera sentir feliz y contenta, explica Bjørg, que nunca tenía problemas con las necesidades a su alrededor.

 


Cuando Bjørg se casó entro en una nueva y desconocida posición. Todo fue diferente. Ella se mudo de su ciudad natal y se convirtió en poco tiempo en madre de hijos pequeños. Su vida dio un vuelco de repente.

- De pronto tenía hijos pequeños. Estaba mucho tiempo sola y los días se hacían largos.

 - De pronto tenía hijos pequeños. Estaba mucho tiempo sola y los días se hacían largos, cuenta, y piensa en el tiempo que su esposo trabajaba mucho y ella estaba en casa con los niños.

Bjørg siempre ha sido muy útil para su entorno. Cuando joven era ella quien cuidaba los hijos de otras mamás. Cuando Bjørg misma se convirtió en madre de hijos pequeños, entró en una posición en donde comenzó a ser exigente con los demás. Bjørg se sentía limitada y solitaria.

El auto no parte. Las ovejas se escapan. Todo sucede en el momento más inapropiado. Estas pequeñas situaciones de la vida cotidiana presionaban a Bjørg. Era difícil contener la frustración.

- Estaba a punto de ser una madre desconforme, amargada y con mal genio, dice Bjørg seriamente.
Ella era tentada a culpar a las situaciones de la vida y a las personas a su alrededor. Entonces Bjørg recordó un verso de la Biblia:

«Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.» Ef. 6,12

Esto ayudó a Bjørg a darse cuenta que no eran las situaciones de su vida el problema.

Ella misma tenía que luchar contra los huestes de maldad, que esta vez amenazaban su corazón con pensamientos amargos y disconformitas. Esta era su lucha personal.

- En esto no voy a caer, pensó Bjørg muchas veces, cuando la frustración surgía, y le pedía a Dios por ayuda.

«Maravillosa es la paz que recibí, cuando logré ver el camino que Jesús anduvo»

En lugar de tener un corazón duro y amargo, Bjørg luchó contra sus tendencias humanas, las que en el peor de los casos podían haber destruido su hogar.

«Maravillosa es la paz que recibí, cuando logré ver el camino que Jesús anduvo».

Bjørg tararea una canción del cancionero Los Caminos del Señor (Herrens Veier), que a menudo le ha ayudado en la vida cotidiana.

- Puedo sentir la paz en el corazón, cuando pienso que Jesús anduvo antes que mí este camino que he elegido seguir, dice ella.

Después de 20 años como madre Bjørg ha experimentado que muchas de las dificultades en la vida diaria pueden reducirse solo por el hecho de pensar en forma correcta.

- Yo tengo la elección. Es ciento por ciento cómo yo lo tomo. Es impresionante el sufrimiento que nos hacemos a nosotros mismos, cuando nos dejamos dominar por los pensamientos de la carne.

- Del mismo modo tú puedes tratar con esto de inmediato, dice.

- Lo más importante es estar agradecido y alegre en medio de lo que uno hace. Es increíble lo bien que uno lo tiene cuando los pensamientos son positivos.

Los hermanos terminan y Bjørg toma una pausa con una taza de café. Es raro que ella tenga tiempo para estos momentos en su atareada vida diaria.

- Hubiera sido vergonzoso si el sol hubiera alumbrado hoy. Las ventanas están tan sucias, Bjørg sonríe, y se da vuelta nerviosamente hacia las ventanas de la sala. La limpieza es algo difícil de encajar en el programa.

- Afortunadamente soy buena para ordenar, señala.

Bjørg se siente afortunada, ya que es sana y puede poner su cuerpo al servicio. Los días ajetreados le ayudan a evitar caer en una forma de vida destructiva.

 

- No tengo tiempo para vivir por mí misma, no tengo tiempo para eso, ríe Bjørg.

« Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.» (Gálatas 2, 20)

A menudo Bjørg descubre que es probada con este versículo de la Biblia – cuando se aplica a su vida. Cuando ella por fin se sienta para hacer algo que quiere, suena el teléfono, hay que ir a recoger uno de los niños.

- Se presentan cosas inesperadas que interfieren en el deseo de servirse a sí mismo.

- Se presentan cosas inesperadas que interfieren en el deseo de servirse a sí mismo, dice Bjørg.

Independiente de las situaciones de la vida, Bjørg sabe que puede trabajar consigo misma.

 

Al mantener el corazón puro y, con la ayuda de la Palabra de Dios sobre los poderes destructivos, Bjørg siempre tiene una paz y alegría. En lo profundo de su corazón.