¡Maria Ana; una guerrera de 102 años de edad!

¡Maria Ana; una guerrera de 102 años de edad!

Escrito por: Simeon Mathew | Lugar: Pune, India | Publicado: martes, 13 de mayo de 2014

102 años. Es un hito poco frecuente al que pocas personas llegan hoy en día.

Me encuentro con Maria Ana en Pune, al oeste de India. Está sentada en la cama tapada con una manta. Sus movimientos son poco activos y prácticamente tiene que residir en su habitación, sin embargo no se puede negar el espíritu lleno de vida que hay en ella.

Maria Ana Noronha nació en Daman, India, fue la tercera de cinco hijos en una familia católica. Se casó en 1936, y se mudó a Pune con su marido. «Estaba muy disciplinada en cuanto a los tiempos. Había un cierto tiempo para levantarse, ir a la iglesia, rezar, comer, rezar el Rosario, ir a dormir, etc.

Creía que lo sabía todo. Era buena preparando comida y podía hacer ricos postres. Pero un día me di cuenta que toda la gloria la había tomado para mí misma en lugar de darle la gloria a Dios. Comencé a sentir que era mi fuerte voluntad propia lo que me estaba conduciendo, y no el Espíritu Santo. Reconocí en mí una mujer orgullosa. Dije: 'Dios, produce un cambio en mí ahora, perdóname, he tomado toda la gloria para mí misma’. Esto fue un profundo, muy profundo remordimiento. Después de esto, no ha pasado un solo día en que no dé gracias a Dios.»

Ella tenía un profundo deseo de ser transformada de la mujer orgullosa en que se estaba convirtiendo a un humilde siervo de Dios. Pero María Ana no encontró la ayuda que necesitaba en la Iglesia Católica Romana. Al final, fue este el deseo que la llevó a sentir la necesidad de dejar la Iglesia Católica completamente.

Ella tenía un profundo deseo de ser transformada de la mujer orgullosa en que se estaba convirtiendo a un humilde siervo de Dios

Sin embargo, al principio no estaba segura si la decisión de dejar la iglesia era la correcta. Fue un tiempo difícil. Ella no quería ser la oveja negra de la familia. «Le pedí a Dios que me guiara. Poco después recibí este verso mientras leía un libro: ‘No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.’ Isaías 43,18-19. ¡Mi oración había sido respondida!»

A los 79 años de edad Maria Ana dejó la iglesia católica cuando su sobrino Paul y su esposa Celeste entraron en contacto con Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC). ¡Aquí escucharon un evangelio de completa victoria sobre todo pecado consciente! María Ana fue asida por este evangelio. Era la ayuda que necesitaba para ser liberada de su naturaleza orgullosa y pecadora y vivir una vida en transformación. A partir de entonces Ana Maria comenzó a ir a las reuniones junto a ellos, y su familia.

Cuando María Ana recibió esta palabra en su vejez dio este paso en fe. Ahora cuando mira hacia atrás y ve a lo que Dios la había llamado, ve la bendición de Dios en su vida. Para la mayoría de la gente la vida no tiene más que ofrecer, especialmente cuando se tiene 79 años. Para María Ana comenzó una nueva y más profunda vida en Dios.

Para la mayoría de la gente la vida no tiene más que ofrecer. Para María Ana comenzó una nueva y más profunda vida en Dios. 

Ella fue fiel a lo que Dios hablaba en su corazón, y tuvo valor para seguir adelante en fe después de haber roto aquello a lo que antes se aferraba. Al principio no podía entender todo lo que se decía en las reuniones a causa de su limitado conocimiento del inglés, pero comenzó a ser obediente a la palabra. En este tiempo también expresó el deseo de vivir más tiempo, de modo que pudiera ser aún más salva. ¡Es claro que Dios le ha concedido ese deseo!

Maria Ana parece un poco cansada después de toda la conversación, así que la dejo sola por un momento. Aprovecho el tiempo para hablar con el resto de la familia en otra habitación. Le pregunto a Paul y Celeste cómo María Ana pasa el tiempo en un día «normal».

Responden que debido a su incapacidad para moverse, le resulta difícil ir a las reuniones ordinarias. Pero en casa dedica la mayor parte de su tiempo a la lectura de la Biblia y los Tesoros Escondidos (la revista mensual de Brunstad la Iglesia Cristiana). Hace largas notas de todo lo que recibe de esa lectura, y después las lee para recibir la ayuda que necesita en su vida diaria. Ella es muy celosa cuando se trata de leer la Palabra de Dios y la literatura escrita por personas temerosas de Dios.

Pasar la mayor parte del tiempo en la cama es como una prueba para alguien que ha sido independiente durante gran parte de su vida. Pero a través de los años María Ana se ha convertido en una guerrera de la oración – en alguien que ora constantemente. Con 102 años de edad recuerda a la gente que conoce y pasa la mayor parte de su tiempo orando por ellos.

A través de los años María Ana se ha convertido en una guerrera de la oración – en alguien que ora constantemente.

Tengo la oportunidad de estar nuevamente con María Ana antes de irme. Cuando le digo que ella no parece tener 100 años, se ríe y exclama: « "¡Dios es grande!» Es destacable la paciencia de Maria Ana.

Su mirada se pierde en la distancia cuando dice, «Me hubiera gustado haber conocido antes a Jesús en mi vida, así hubiera podido experimentar más de su palabra. Mi deseo ahora es prepararme para recibir cada vez más de las virtudes de Jesús.» La sonrisa en su cara es la prueba de un corazón agradecido. Maria Ana da gracias a Dios por su vida y por el tiempo extra de gracia que ha recibido