Palabras de sabiduría cristiana

Jesús fue un regalo y una ofrenda, no quiso tener nada para sí mismo, tampoco el ser igual a Dios.

Pablo estuvo encadenado en prisiones, pero muchos son los que estando en libertad son prisioneros.

La gracia no nos libera del mandamiento de Cristo, sino que es una ayuda para guardarlo.

La verdadera gracia está siempre en relación con el trabajo personal consigo mismo.

Dios da gracia y ayuda, pero exige también obediencia, para que la gracia; esto es la ayuda, no sea en vano.

Lo que es forzado, no tiene vida en sí. Sin embargo el anhelo de victoria que surge mediante la bondad de Dios permanecerá firme.

No reinéis (por ejemplo sobre los niños) – pero sé un ejemplo con tu vida.

Es un engaño creer que uno puede mostrar de tal manera la gloria del evangelio que el entusiasmo que de ello surge haga creer que no sea necesario luchar diariamente en la vida personal.

La palabra de Dios entra en aquellos en cuyos corazones hay un anhelo de victoria.

Un corazón sincero no está asido de predicaciones acerca de teorías.