¿Es realmente posible seguir a Jesús?

¿Es realmente posible seguir a Jesús?

Escrito por: Angela Jazmine Pino Retamal | Lugar: Curicó, Chile | Publicado: martes, 28 de mayo de 2013

Descubre en estos tres jóvenes chilenos si es realmente posible seguir a Jesús.

En la década de 1990, Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) comenzó el trabajo de misión en Sudamérica. Los hermanos viajaron por todo el continente, donde se encontraron con personas que anhelaban un cristianismo verdadero.


Entre estos había un pequeño grupo en Curicó, Chile. En un lugar apartado de las grandes ciudades se encontraban tres familias que se entusiasmaron con el evangelio anunciado por los visitantes – un evangelio donde aprendemos a tomar nuestra cruz cada día como lo hizo Jesús, seguir sus pisadas y ser libres del pecado.


Hoy en día, BCC Curicó tiene alrededor de 45 hermanos. Casi la mitad de ellos son jóvenes.

¡Claro que es posible!

Como es común en la juventud, estos jóvenes pasan la mayor parte del día en la escuela, allí se encuentran con todo tipo de presiones y tentaciones. Ellos reciben un mensaje claro a través de las reuniones semanales en la iglesia, sin embargo cada día deben tomar decisiones acerca de cómo van a vivir. Queremos descubrir si realmente es posible para un joven “huir de la corrupción que hay en el mundo” y seguir a Jesús, por lo que le preguntamos a tres jóvenes de BCC Curicó. Aquí las respuestas:

 

Jonathan Cruz (28):


En el colegio me daba vergüenza decir que era un cristiano. La mayoría de mis amistades no lo aceptaban, por lo que se esforzaban en sacarme de ese espíritu. Esto fue difícil al principio, y probé con mis propias fuerzas “aferrarme” a lo que creía. Entonces me di cuenta que debía confiar en Dios y poner mi vida y angustia en sus manos, como está escrito en 1 Pedro 5,7. Cuando lo hice, recibí nuevas fuerzas, ¡y ya no me avergonzaba decir que era un cristiano! Aprendí que si anhelaba agradar a Dios, no podía agradar todo el tiempo a mis amigos.


Aprendí a orar, y comencé una relación con Jesús a través de la oración.

Aprendí a orar, y comencé una relación con Jesús a través de la oración. Salmos 1: 1-2 fue una alegría para mí. «Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.»

Emilio Retamal (25):


¡Claro que es posible! Sabemos que el mundo está lleno de pecado. Como personas naturales, vivimos de acuerdos a nuestros deseos y pensamientos sin temor a Dios en nuestra vida. «Huir del mundo» no significa que debemos encerrarnos en una habitación. Jesús fue un joven como tú y yo, y también vivió en este mundo, pero rechazó todo lo que el mundo le podía ofrecer y decidió mantener su corazón puro para Dios.


En mi juventud  he decidido seguir a Jesús y esto ha sido una de las cosas más importantes y significativas que he hecho en mi vida. Muchos jóvenes no saben qué hacer de sus vidas, pero yo decidí seguir a Jesús. A través de la oración y obedecer su Palabra, he aprendido a hacer la voluntad de Dios, ¡y he encontrado la ayuda que necesito para vencer el pecado en mi propia naturaleza humana en todas las situaciones de la vida!

Joselyn Cruz (28):


¡Por supuesto que puedo seguir a Jesús! Nada es imposible para el que cree de todo corazón. Pero tienes que ser radical y purificar todos esos deseos y pasiones juveniles que luchan contra la voluntad de Dios. No es fácil mantenerte puro siendo un joven. El mundo tiene muchas cosas para “ofrecerte” – pero nada es imposible cuando oro a Dios de todo mi corazón y ¡creo que Él me ayudará!

Personalmente he experimentado que cuando oro a Dios y confío plenamente en Él, entonces ¡recibo paz y victoria!

A través de la oración he encontrado un camino directo al Padre. Personalmente he experimentado que cuando oro a Dios y confío plenamente en Él, entonces ¡recibo paz y victoria! Debemos vivir las palabras de Mateo 7, 7-8, «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.»
Tú opción

¿Qué quieres para tu vida? Decídete hoy a Seguir Jesús. Él no espera lindas palabras sino un corazón sincero que anhela una vida en victoria sobre el pecado – alguien que anhela amarle de todo corazón.

¡Comienza a avanzar en este camino, y Jesús mismo será tu guía y pastor!