Un modelo a seguir

Un modelo a seguir

Escrito por: Anna Risa | Lugar: Melbourne, Australia | Publicado: martes, 22 de junio de 2010

Es junio otra vez, e invierno en Australia. Este año se celebra la conferencia anual para el grupo de jóvenes de Melbourne, Sydney y Perth arriba en las montañas, donde la panorámica es vistosa y la temperatura está en su punto de congelación.

Estoy sentada en una de las habitaciones repleta. Mi respiración casi empaña el aire a mí alrededor. Cuando observo veo a las otras chicas que también están abrigadas con bufandas y abrigos – la chimenea pareciera que no progresa mucho respecto al calor. Pero todo el mundo está alegre, y las expectativas ya se sienten mientras esperamos que la primera reunión de la conferencia comience.

Una vida en transformación

La primera canción se anuncia: « ¿Por qué no deberíamos estar contentos, cuando hay esperanza que a través de la fe podemos ver? Por medio de tribulaciones, esfuerzo, batallas, luchas y tormento obtenemos una visión ¡para la gloria eterna!»(Canción 151 del cancionero noruego Herrens Veier - Caminos del Señor-). Conozco la canción muy bien, pero esta vez me concentro más en la letra mientras canto. Pienso ¿Cuántas personas allá afuera pueden describirse a ellos mismos como personas «extremadamente felices»? Definitivamente es algo que me encantaría ser.

Nos ponemos de pie para orar. Cada uno de los jóvenes ora a Dios a su manera para que bendiga la reunión, algunos con calma, otros con fervor. «Habla a nuestro corazón,» ora uno de los jóvenes, «para que podamos asirnos de esta vida.» Supongo que él se refiere a la vida de la cual acabamos de cantar.
Entonces se levanta Tom Harris para hablar. Es el único hermano adulto que hay en el lugar, fue invitado para que nos alentara y tuviera comunión con nosotros. Él mira alrededor y sonríe.

– Somos personas totalmente privilegiadas, dice él, y explica que hemos recibido la palabra de verdad en la Biblia, la cual nos puede salvar y transformar nuestro ser.
Él continúa leyendo en Hebreos 1, acerca de una descripción de Jesús como hijo de Dios.

Una vida probada y con experiencia

Mientras estoy escuchando a Tom, me cuesta creer que este hombre fue el que alguna vez declaró al mundo que nunca iba a ser cristiano. Pero sé que es verdad – yo misma lo escuché contando esta historia. Y ahora veo a un hombre con un profundo amor por Cristo, que ha dedicado los últimos 30 años de su vida sirviéndole a Él, para llegar a ser tan semejante a Él como sea posible en todos los sentidos.

Conozco a Tom desde que nací (Tengo 23 años), y puedo decir honestamente que nunca he oído salir una palabra de enfado de su boca. Nunca he oído una expresión vulgar por parte de él o alguna señal de impaciencia. Solo he visto bondad, amabilidad y amor por los demás. Sé que ama a cada persona que está sentada en la asamblea. ¿Cómo es posible esto? Sé que aunque me gusta pensar en la idea que he llegado lejos en el camino de la vida, me encuentro muy detrás de él cuando se trata de estar tan contento y feliz como él.

Un modelo seguro a seguir

Tom Harris no es un hombre espectacular, no es famoso ni atractivo, pero sin duda es una persona que cualquier joven con seguridad puede seguirle como modelo. ¿Quiénes son los modelos a seguir para la mayoría de los jóvenes hoy? Los adolescentes idolatran las estrellas del pop, modelos y actores.

Muchos de los cuales presentan una fachada emocionante y despreocupada, pero en la realidad ellos lidian con problemas que normalmente nosotros no sabemos. Solo de vez en cuando se puede ver el lado desagradable de sus vidas: que tienen adición con las drogas, han engañado a su pareja o que han hecho daño a personas por causa del alcohol.
No voy a decir que no conozco el por qué estas personas son tan populares y admiradas, porque no sería la verdad; puedo sentir el carisma y la atracción de ellos como cualquier otra persona. ¿Pero a tales personas anhelo parecerme? ¿Hay felicidad realmente detrás del glamour, las riquezas y popularidad? ¿Cuándo llegan a viejos y miran hacia atrás lo hacen sin remordimiento? Yo tengo mis dudas...

Ser como Jesús

– Estamos llamados a ser conforme a la imagen del hijo, Dios anhela hacer esto en nosotros, continua Tom Harris. De alguna u otra manera la idea es que yo ahora puedo ser igual a Jesús, mientras que aun vivo, muy atractivo. ¿Existe una vida más gratificante que esta? ¿Y qué mejor manera que imitando a otros que ya viven así?

Soy aun joven, y tengo la vida por delante. ¡Y sé la manera para llegar a una vida así!