Cerca de 9000 hermanos se reunieron en Brunstad para la Conferencia de Pascua

Cerca de 9000 hermanos se reunieron en Brunstad para la Conferencia de Pascua

Escrito por: Lisbeth Johnsen y Irene Laing | Lugar: Brunstad, Melsomvik, Noruega | Publicado: domingo, 07 de abril de 2013

La nieve se derrite bajo el sol el viernes por la tarde. En las afueras del Centro Conferencias los hermanos en fila disfrutan del sol. Es viernes y la conferencia anual de Pascua está a punto de comenzar.

El fin de semana de Pascua cerca de 9000 personas de todo el mundo se reunieron en Brunstad. En el vestíbulo y en  la cafetería abundan personas de todas las edades y nacionalidades, y entusiastas conversaciones suben el nivel del ruido en el centro de conferencia. La conferencia de Pascua es organizada cada año en Brunstad para alegría de todos los hermanos.

«Esperaba con alegría reunirme nuevamente con mis amigas, y escuchar la Palabra de Dios en las reuniones» dice Corinna Saxer (17). Ella ha tenido un largo viaje desde Austria, pero cree que el viaje no es un impedimento para venir a la conferencia.

La mañana de Pascua tiene al salón de reuniones en su máxima capacidad. La conferencia se transmite en directo a través del TV-canal de la iglesia a todo el mundo. Es una alegría extra para todos los presentes escuchar a Kåre J. Smith hablar sobre el perdón y la vida después del perdón.

«Orar por perdón sin arrepentirse; no es un perdón bíblico. Debemos tener la actitud de que “esto no volverá ocurrir”. Después que hemos recibido perdón, debemos edificar nuestra vida sobre una base justa.» Smith destaca lo importante que es poner las cosas en orden para poder avanzar en la vida.

«Como seres humanos no podemos vivir sin caer en la tentación» continúa, «por eso debemos llevar la muerte de Jesús en nuestro interior, de modo que la vida de Jesús pueda manifestarse en nuestro cuerpo mortal.» (2 Corintios 4.6. 10-11)

La intención no es que vivamos en un círculo vicioso de pecado y orar por perdón una y otra vez

La intención no es que vivamos en un círculo vicioso de pecado y orar por perdón una y otra vez. Jesús hizo solamente la voluntad de Dios en la tierra, como está escrito en Hebreos 10,5-7: «Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.» Ahora podemos seguir a Jesús tras sus pisadas, y podemos llegar a una vida en la que no necesitamos pecar.

Gudrun Tøgard (66) de Bergen ha estado en Brunstad muchas veces, y piensa que es fantástico  estar aquí. Ella explica lo importante que es reunirse: «Nos necesitamos unos a otros. Aquí nos reunimos los que tenemos la misma fe, y trabajamos hacia la misma meta, y son fortificados. En Hechos 28,15 está escrito; “y al verlos (los hermanos), Pablo dio gracias a Dios y cobró aliento”. Este verso lo describe bien, recibimos aliento.»

Nos necesitamos unos a otros. Aquí nos reunimos los que tenemos la misma fe, y trabajamos hacia la misma meta, y son fortificados

Erich Guerrero (33) de Chile está totalmente de acuerdo. «Aquí uno encuentra a personas que tienen el mismo anhelo, además es una gran alegría saludar a hermanos que no veo hace tiempo. » cuenta Erich. Destaca que la conferencia ha tenido una gran influencia  en él. «En la conferencia el Espíritu de la Verdad ha obrado poderosamente en mí. He recibido mayor luz, y estoy tremendamente agradecido que ahora puedo ver nuevas áreas en mí mismo con las que puedo trabajar.»

La conferencia anual de Pascua ha sido de gran bendición para los hermanos de todo el mundo, y muchos vuelven a casa fortalecidos en la fe y la esperanza de vivir una vida según la voluntad de Dios, y tras sus pisadas.

Galería de Imágenes