Conferencia de Verano en la Patagonia, Argentina

Conferencia de Verano en la Patagonia, Argentina

Escrito por: Mauro Valdivia | Publicado: miércoles, 25 de marzo de 2015

Se anunció la fe en los corazones llenos de expectativas de los participantes en la conferencia de verano en Argentina. Varios viajaron desde lejos para escuchar el anuncio sobre victoria sobre el pecado.

A fines de enero tuve nuevamente la oportunidad de encontrarme con muchos hermanos en El Manantial; nuestro lugar en la Patagonia, Argentina, donde se desarrolló la conferencia de verano. Hubo 200 personas en el lugar, de diferentes países de Sudamérica y Europa.

La conferencia comenzó con actividades para los niños. Por todos lados podía ver a los niños riendo y participando en los juegos que algunos jóvenes mayores prepararon para ellos.

Libres del pecado – siervos de la justicia

El día que comenzaron las reuniones, fue como si el cielo alumbró justo allí donde estaba sentado en la sala de reuniones cuando escuché lo que está escrito en Romanos 6, 17-18: «Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia

Fue como si el cielo alumbró justo allí donde estaba sentado en la sala de reuniones cuando escuché lo que está escrito en Romanos 6, 17-18

Mi corazón comenzó a latir con fuerza. ¡Qué alegría saber que puedo ser libre del pecado, esto me llenó de esperanza! Sin embargo, esto no es todo el evangelio, porque en Romanos 6, 22 está escrito: «Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.» ¡Piensa, vida eterna! ¿Podemos encontrar una mayor promesa que esta?

Después de cinco días con reuniones y actividades para niños y jóvenes, la conferencia terminó. Pregunté a dos queridos hermanos, Mirella y Ariel, con qué pensamientos se quedan:

«Lo que pude experimentar en esta conferencia fue inolvidable. Es tan bueno encontrarse con los hermanos otra vez, y poder escuchar juntos un mensaje tan puro y directo. Somos influenciados por el Espíritu aquí, que cada uno esté de pie en sus batallas con una sola esperanza, una esperanza de victoria. Esta es una gloriosa hermandad que cada día me impulsa a trabajar en mi desarrollo interior, en el espíritu de la fe. Este es mi llamado,» dice Mirella.

 

 

 


Ariel también habla sobre la conferencia: «La palabra de Dios ha llenado mi corazón con fe y esperanza; que también es posible para mí llegar a una vida de victoria. Estoy muy feliz por esta conferencia, porque el evangelio es algo más que el perdón de pecado, es victoria sobre el pecado para alcanzar la vida eterna.»

 

Galería de Imágenes