Conferencia internacional en México

Conferencia internacional en México

Escrito por: Manuel Schradi | Lugar: León, México | Publicado: domingo, 26 de junio de 2011

Algunos llegaron en bicicleta, otros en automóvil, algunos en buses y la mayoría en avión. A pesar de llegar todos con diferentes orígenes étnicos, culturales y económicos, todos llegaron con el mismo objetivo; ser animados y fortalecidos en su fe cristiana.

«Este ha sido el mejor fin de semana que he tenido en mi vida», dice con mucho entusiasmo Vanessa de 13 años de edad. Ella pertenece a la iglesia local de León en México, que fue la anfitriona del evento y que también se preocupó de la comida y el alojamiento para los 80 hermanos que se reunieron en el centro de conferencias – El Rancho la Trinidad.

Esta es la segunda vez en la historia, que Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) organiza una conferencia en México, por lo que grandes expectativitas habían en relación al evento.

La fe preciosa de Jesucristo

Sverre Riksfjord, quien fue invitado desde Noruega para la ocasión, comenzó la conferencia leyendo en 2 Pedro 1,1 acerca de la fe preciosa de Jesucristo. Sverre habló con entusiasmo: «¡Seremos transformados! transformados de algo que es humano a algo que es divino. Esto es algo mayor que sólo creer en el perdón de pecados, y algo totalmente posible para los que tienen la fe preciosa de Jesús».

 

 

Entre las reuniones se organizó una carrera de obstáculos alrededor de las 160 hectáreas de la finca – en la cual todos podían participar. «Aquí tienes el uso de la inteligencia, del físico y no menos, del trabajo en equipo», cuenta Fabricio, uno de los jóvenes mexicanos organizadores de la actividad. «Esto lo hemos planeado durante meses, es una carrera dura. Creo que todos estarán muy cansados al final».

Con el cielo despejado, el termómetro marcó 40 grados a la sombra. Sin embargo, algunos llegaron con pantalones de cotele obscuros.

Harri Nevanlinna de Málaga, España, fue uno de ellos. «No estoy acostumbrado a climas tan cálidos, por lo que no tuve tiempo de cambiarme. En lo único que pienso ahora es en tirarme a la piscina».

Gratitud

«La gratitud es una arma tremenda. Cuando uno comienza a agradecer, entonces el reino de Dios se acerca». Con estas palabras comenzó la fiesta reunión de la noche. La expresión fue confirmada por las palabras de Hebreos 12,28: Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia. «Cuando decidimos estar agradecidos por cómo Dios obra las cosas en nosotros, la gratitud se vuelve un arma, que dispersa los pensamientos de preocupación y te da una alegría inquebrantable».

Muchos de los asistentes expresaron su gratitud cantando y dando su testimonio de agradecimiento por lo escuchado durante las reuniones.

Béisbol

Imagina a veinte mexicanos, diez europeos, cinco canadienses y un americano en un campo de futbol vacío en medio de la noche. Lo que podría haber sido un sangriento campo de batalla, en una película del lejano oeste, era afortunadamente sólo un partido de béisbol pacífico entre las diferentes nacionalidades.

«Strike», exclama Stephen, quien es americano y se ha auto-nombrado árbitro del encuentro. «Esto no es lo mismo que en las Grandes Ligas, sin embargo la alegría por el juego es la misma», dice con una sonrisa, mientras sigue con su carrera para detener a los europeos ansiosos por tratar de «robar» puntos inmerecidos.

Después de un fin de semana de diversión, juegos, comunión y edificación, llegó el momento de despedirse. Juan Ramón, con su esposa y sus dos hijos, asistían por primera vez a una conferencia.

«La experiencia adquirida en la conferencia ha cambiado mi vida, y por supuesto que volveré otra vez», dice con decisión, antes de subir al automóvil que los llevaría al terminal de buses, donde continuarían su viaje de diez horas a casa. El día cotidiano antes y después de una tal conferencia no es el mismo cuando uno edifica su vida en las palabras que ha escuchado.