Desde Brunstad hasta Winnipeg – el evangelio vía Internet

Desde Brunstad hasta Winnipeg – el evangelio vía Internet

Escrito por: Carol Laing | Lugar: Winnipeg, Manitoba | Publicado: lunes, 12 de agosto de 2013

A 6220 kilómetros de Brunstad; BCC Winnipeg encuentra creativas formas para ser parte de la conferencia de verano que se lleva a cabo en Brunstad.

Es una calurosa tarde de verano con apenas una brisa refrescante. Si miro hacia el este, puedo imaginarme el Centro de Conferencias de Brunstad en Noruega, donde miles de personas se han reunido para la conferencia anual de verano de Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC). No lo puedo ver, por supuesto, solamente imaginármelo – y solo por un momento, porque mi gratitud por el lugar donde me encuentro, en el centro de Canadá (la mitad de un continente y un océano de distancia) hacen que me centre aquí «por el momento», donde tenemos nuestro propio fin de semana juntos. Para la mayoría de nosotros en BCC Winnipeg estos tres días en julio, cuando nos reunimos para ver las reuniones de Brunstad vía internet, son sin duda uno de los más destacados del año.

Puedo notar los rostros radiantes en estos hermanos mayores, y la alegría que se refleja de una larga vida en fidelidad a la Palabra de Dios.

Estoy sentada en la terraza al aire libre, viendo el lugar de la iglesia que está cercano a Landmark en Manitoba, y estoy rodeada por las conversaciones chispeantes de un grupo muy diverso de personas. Hay unas mesas llenas de adolescentes, mientras los séniores están sentados en otras. Puedo notar los rostros radiantes en estos hermanos mayores, y la alegría que se refleja de una larga vida en fidelidad a la Palabra de Dios. Algunos jóvenes se acercan a la mesa de ellos para entablar una conversación.
Mientras espero mi pedido de la parrilla, pienso en el mensaje que escuchamos de Brunstad hoy temprano, sobre el engaño y el egoísmo, y cómo esto forma una parte importante de nuestra naturaleza humana, y que Jesús vino para prepararnos un camino – para mí – para ser liberada de ello. Me siento libre en mi espíritu, y sé que esto es una obra que Dios hace en mí, y en los que están a mi alrededor los cuales también anhelan esto de todo corazón.

La Palabra de Dios que es anunciada en Brunstad viene con poder y esperanza, así mi fe para vencer el pecado en mi propia vida está siempre fortalecida, y sé que tiene el mismo buen efecto en los demás aquí. ¡Espero para escuchar más en las próximas reuniones este fin de semana! Mi vista se fija en la bella niebla en los campos durante el atardecer sobre la pradera. ¡Creo que habría gente dispuesta a pagar por una vista como esta!

¡El evangelio promete transformación a todo aquel que cree en la Palabra de Dios y es obediente, independiente de dónde viva!

Los siguientes dos días estarán llenos de actividades – tenis, natación,  mountain bike, hockey sobre césped, tenis de mesa y todo tipo de artesanías son sólo algunas de las opciones. Siempre es muy bueno ver como jóvenes voluntaria y comprometidamente ayudan a los niños en todas estas actividades.

El poder reunirnos en paz en un entorno sin un rastro de desunión es algo que no podemos dar por sentado. Tenemos al evangelio para agradecer por ello. ¡La promesa de transformación a todo aquel que cree en la Palabra de Dios y es obediente, independiente de dónde viva!

Galería de Imágenes