El evangelio es la buena nueva

El evangelio es la buena nueva

Publicado: miércoles, 04 de septiembre de 2013

Uno experimenta esto solamente a través del temor de Dios.

«Sí, hemos llegado aquí para escuchar el evangelio, y este es la buena nueva. El evangelio me ha hecho feliz desde mi juventud, y si aceptas el evangelio, tú también recibirás una vida gloriosa y feliz.»

Con estas palabras comenzó Kåre J. Smith la segunda conferencia anual de verano en Brunstad en el mes de agosto.

Redimidos de una vida sin sentido

¿Por qué reconoces esta carga? Es debido a la falta de temor de Dios en tu vida

Continúa: «Muchas personas luchan con el mal camino que han heredado de sus antepasados, y hoy uno puede escuchar a menudo, por ejemplo, de los “genes”. Muchos creen que no es posible ser libertados, pero Jesús por medio de su sangre nos ha redimido de una vida sin sentido la cual hemos heredado de nuestros antepasados. Este es la buena nueva.»

«Ya no estamos más obligados a vivir según la carne. Entonces, ¿por qué te quejas y por qué reconoces esta carga? Es debido a la falta de temor de Dios en tu vida. Por esta razón no eres libre. No amas a Dios ni le temes de todo corazón; si lo hicieras, entonces ya hubieras sido liberado.»

El temor de Dios es temer y amar a Dios

Kåre J. Smith continuó hablando sobre el temor de Dios en 2 Pedro 2, 11. Temor de Dios significa temer al Señor, pero temer al Señor sin amarle es esclavitud. Dios no está interesado en esto.

Si le amamos entonces uno también comienza a odiar lo que Él odia y a amar lo que Él ama

«Como ser humanos por generaciones nos hemos acostumbrado a comportarnos de modo que agradamos a las personas a nuestro alrededor. Pero si vivimos frente al rostro de Dios podemos desarrollarnos en la gracia y conocimiento de Dios. Si le amamos entonces uno también comienza a odiar lo que Él odia y a amar lo que Él ama. Entonces uno ya no tolera más el mal. Uno se desarrolla en la gracia de Dios.»

36 países

Más de 6000 personas – familias completas, ancianos, jóvenes y niños de 36 países se reunieron por una semana para escuchar y compartir la palabra de Dios, con el anhelo de acercarse más a Dios y de este modo acercarse más unos a otros y a una vida feliz.

Durante las reuniones escuchamos, junto a predicas muy interesantes y de exhortación, muchos testimonios personales de hermanos y hermanas de muchos países. También se organizaron actividades para los jóvenes y niños, como un torneo de voleibol y el «Outdoor Challenge», y los niños pudieron pasarla bien con diferentes atracciones o bien disfrutando en el agua a la orilla del fiordo.

El temor de Dios es un misterio

Después de la reunión le preguntamos a Johan Schaapman de Haarlem, Holanda sobre cómo experimenta personalmente estar en Brunstad. Él tiene una base cristiana, y entró en contacto con Brunstad la Iglesia Cristiana (BCC) en Holanda hace cerca de 10 años atrás.

«Me gustó lo que Bern Stadven dijo en la reunión: “Nosotros tenemos hambre y sed del evangelio”. Esto es justamente como lo reconozco. Es por esto que viajamos a Brunstad. Para mí el temor de Dios es lo más importante. El temor de Dios es un misterio. Si no conoces el temor de Dios, entonces esto se vuelve solo una religión; y esto no es otra cosa más que un club o una asociación. Huir del pecado, amar a Dios, buscar el amor de Dios – esto es temor de Dios. O es una cosa o la otra. O buscamos el amor de Dios y lo llevamos a cabo, o bien odiamos realmente a Dios y cometemos pecado. Todas las actividades que se desarrollan en la iglesia son especiales por causa del temor de Dios.»

Galería de Imágenes