Fin de semana de matrimonios en Francia

Fin de semana de matrimonios en Francia

Escrito por: Nathalie Tombre | Lugar: Villers-les-Moivrons, Francia | Publicado: viernes, 27 de junio de 2014

Varias parejas se reunieron durante el fin de semana de pentecostés en el local de la iglesia de BCC Nancy al este de Francia. Muchos viajaron desde BCC Paris, Alsace y el Sur de Francia para pasar el fin de semana junto a los hermanos de Nancy.

El objetivo principal del fin de semana fue edificarnos y animarnos mutuamente «al amor y las buenas obras», especialmente en lo que respecta a nuestra responsabilidad con nuestras familias y con las personas en nuestro entorno.

Uno de los puntos destacados del fin de semana tuvo lugar el domingo en la noche, cuando un brillante grupo de jóvenes transformó la sala de reuniones para una fiesta, y preparó una excelente cena de tres platos, música en vivo y un especial momento de edificación.

Aril Tombre, un hermano mayor que tiene muchos hijos y una rica experiencia de vida a sus espaldas, nos recordó acerca de una canción de nuestro cancionero «Caminos del Señor»: «¿Has visto cómo los niños te ayudan en tu salvación, cómo te alivian la carga de vivir para ti mismo? Gracias a tu Dios y Creador que te ha dado una fuente tan gloriosa en la familia.»

¿Has visto cómo los niños te ayudan en tu salvación, cómo te alivian la carga de vivir para ti mismo?

Es un verdadero peso vivir para uno mismo. Nosotros que hemos recibido hijos debemos estar muy agradecidos por los hijos que Dios nos ha dado. A menudo el comportamiento de los niños revela tendencias que deben purificarse en nosotros mismos, ¡pecados de los cuales tenemos que deshacernos! Y LLEGAREMOS a la victoria sobre todo pecado que mora en nosotros, así que es en realidad una ventaja y un gozo cuando podemos ver esta irritación, impaciencia, orgullo, etc. que se alzan en estas situaciones.

¡La vida va muy rápido! Está escrito en la Biblia: «Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría» La sabiduría entre otras cosas consiste en ser agradecidos por nuestro cónyuge y por nuestros hijos. Dios se ha dado a nosotros a través de ellos, y podemos verlo así que cuando estamos tratando con ellos, entonces estamos tratando con Dios. Cuando tenemos este sentir recibimos luz para amar y servir a nuestros hijos con agradecimiento y gozo. ¡Siendo un sacrificio agradable, entonces no vivo en vano!

En realidad es una ventaja y un gozo cuando podemos ver esta irritación… que se alzan en estas situaciones

Al día siguiente nos volvemos a reunir para una reunión. Muchos de los hermanos expresan su anhelo de realmente poner en práctica todo lo escuchado durante el bendecido fin de semana. Escuchamos que Dios no nos da carga para presionarnos. ¡Al contrario! Por supuesto que podemos recibir muchas pruebas diferentes, pero el yugo de Jesús es «fácil y ligero». Lo que Dios quiere en las pruebas es crear una vida nueva, una vida según su imagen donde a través de la obediencia y sacrificio manifestamos las virtudes de Cristo que son bondad, mansedumbre, paciencia, misericordia, etc. ¡Una vida de bendición para los que me rodean, nuestros hijos y cónyuge!

¡Que el Espíritu de Dios nos aconseje en nuestros hogares de modo que los niños sientan bienestar y puedan tener plena libertad, sin que olvidemos edificar un muro de fuego que mantenga alejado el espíritu del mundo, el espíritu de este tiempo y todo espíritu de pecado!

Lo que Dios quiere en las pruebas es crear una vida nueva... donde a través de la obediencia y sacrificio manifestamos las virtudes de Cristo que son bondad, mansedumbre, paciencia, misericordia, etc.

No hay duda que cuando regresemos a casa después de un tal fin de semana donde la Palabra de Dios y su Espíritu han estado en el enfoque, nos sentiremos fortalecidos y animados para una vida cristiana de todo corazón. Por medio del ejemplo que Dios nos dio en Jesucristo, podemos encontrar el camino que puede liberarnos del pecado, de nuestras propias reacciones, de nuestra propia voluntad y de nuestro egoísmo. Vayamos paso por paso por este camino que Jesús nos abrió, de modo que podamos ser una bendición allí donde Dios nos ha puesto. Entonces podremos vivir una vida plena y útil, para la gloria de nuestro Salvador.

Galería de Imágenes