Juntos en torno a algo en común

Juntos en torno a algo en común

Escrito por: Ruben Ellefsen | Lugar: Brunstad, Noruega | Publicado: miércoles, 19 de mayo de 2010

Con el día de la Ascensión el jueves y el llamado «día sándwich» para muchos escolares el viernes, Brunstad se vuelve un buen panorama tanto para familias, jóvenes y adultos y así pasar un radiante fin de semana largo.

La primavera que empezó a establecerse, calentó los pies de los visitantes del Este de Noruega en Brunstad este fin de semana. Este llamado <<Fin de semana de comunión>> ofrece tanto alimento espiritual, actividades para jóvenes y niños, y una relajante atmósfera con buenas posibilidades para <<cargar baterías y estar juntos con buenos amigos>>, de esta forma lo relata uno de los visitantes.

El autor ha recorrido los lugares donde se desarrollaron las actividades para todos los grupos de edades con su bloc de notas y su cámara este fin de semana.
.

«Rincón del dibujo» – Jueves 16:30 hrs

Aunque el tiempo no está lluvioso y no hay mucho viento igualmente hace frio, así que entré al centro de conferencias. Al lado de una mesa en el “Kafè Oasen” (restorán al interior del centro de conferencias) hay varios niños sentados. «Rincón del dibujo» está escrito con grandes vocales en una pizarra. Pregunto al grupo de niños ahí reunido sobre qué es lo que más les gusta a ellos cuando están en Brunstad.
- Dibujar es muy divertido, dice Vendela Vestøyl (6) de Oslo. Su amiga Sandra Riis Pedersen de Horten está de acuerdo, y agrega que a ella le gusta comer muchas golosinas y estar en la casa de su abuela.
- También me gusta estar afuera y visitar a Vendela, sonríe la niña de siete años.
- Lo más divertido es que hay muchas actividades aquí, dice Ingrid Ellefsen, quien también tiene siete años.
- Podemos dibujar, saltar en el Bungee trampolín, podemos comer en Expressen (local de comida rápida en el centro de conferencias) e ir a la tienda de juguetes, sonríe
.

La sala de conferencia – jueves 20:00 hrs.

¿Qué es lo que realmente deseas?

Hay reunión, y aunque fácil hay mil personas en el lugar, la sala se ve vacía.
- Cuando somos guiados por el espíritu de Dios recibimos victoria, pero cuando somos guiados por los deseos ¡no recibimos victoria! Comienza Kåre J. Smith, y toma el ejemplo de los deportistas que perseveran en todo, con el fin de tener la victoria.
- ¿Sin embargo, tú lo tienes así? ¿Qué es en realidad lo que tú quieres? Pregunta a la asamblea retóricamente.
- Podemos ver en Apocalipsis, que lo que dijo el Espíritu a las iglesias fueron las promesas para los que vencieren, explica Sverre L. Riksfjord más tarde en la reunión, y apunta a que es solo nuestra voluntad la que se interpone.

 

Después de la reunión hablé con David Larsen y Frank Østern de Horten, y les pregunté ¿qué va a significar para ellos en el futuro lo que acabamos de escuchar?
- El espíritu vivificante que hay aquí, significa que mientras más busque la fuerza para llevar a cabo la Palabra en la vida, -de la mañana hasta la tarde. Entonces tendré victoria en cada situación, dice Larsen.
- La fuerza de la vida está en la Palabra, y la Palabra que se lleve a cabo esa es mi vida, explica Østern
 

Sigo recorriendo y me encuentro con Olav Kronstad, quien está muy entusiasmado de haber podido escuchar tal anuncio.
- Uno se deja influenciar rápidamente por su propia carne y pensamientos. Pero aquí podemos escuchar palabras de profetas en la iglesia. Aquí se encuentra la dirección de cómo vivir y trabajar, dice él
.

Futbolito – viernes 11:00 hrs.

Contrario al día jueves el viernes hay un maravilloso sol y clima cálido, por lo que las condiciones son buenas para desarrollar el torneo de futbol planeado para niños que van de los ocho años hasta los quince. Doy una vuelta por la cancha de futbolito, y ya desde lejos puedo escuchar los gritos y canciones de aliento por parte de los entusiastas hinchas.
La organizadora Beatriz Nilsen cuenta que los 20 equipos todos en diferentes edades – y género están participando.
Todas las iglesias locales más sentrales a Brunstad tienen equipos participando en el torneo, el cual es organizado para crear interés entre los niños, dice ella
 


En el muelle – viernes 14:00 hrs.

En una mesa entre las acogedoras casas rojas del muelle encuentro al grupo de amigos Kristoffer Solberg (13), Ole-Johan Søland (14) og Simon og Kristian Budak ( 15 y 14) todos de Eiker. Para la ocasión el sol asoma por lo que se relajan a los rayos del sol. Ellos responden con gusto a la pregunta por qué pasan el fin de semana en Brunstad.

- Porque este es el mejor lugar del mundo, dice al instante Kristian. Sus amigos están de acuerdo, y explican que Brunstad es muy bueno porque aquí uno puede estar con personas que no piensan en si mismo.

Ellos también están de acuerdo en que las reuniones y la mutua edificación hacen a Brunstad especial.
- Aquí soy instruido para llevar una vida de discípulo y servir a Dios. Esto lo puede hacer uno simplemente siendo amable con los que me rodean, sin pensar en mí mismo, explica Simon.

 

 

Brunstad la ciudad jardín – viernes 16.00 hrs.

Las personas se reúnen en torno a lo que ellos tienen en común, ahí ellos tienen a sus amigos.

Voy sin prisa arriba desde el muelle hasta las cabañas denominadas con el harmonioso nombre de «Brunstad la ciudad jardín». Sobrepaso una pequeña familia que camina con un coche de guagua, y algunos niños que entrenan para hacer unos trucos con el skate. En la terraza de unas de las cabañas están sentados Martha y Steiner Nilsen de Grenland. Se alegran por la visita de su hija Rakel y su nieto Trond Sjemmedal de Hallingdal. Cuentan que han venido a Brunstad para relajarse del ajetreo diario y para estar junto a sus amigos.
- Hemos venido aquí para cargar baterías. Aquí encontramos muchas personas felices y agradecidas, sonríe Martha.
- Pero ante todo está la comunión, dice Steiner. La comunión es el elemento vital en nuestra vida. Las personas se reúnen en torno a lo que ellos tienen en común, ahí ellos tienen sus amigos.

Al artículo continua bajo la fotografía.

Centro de conferencia – sábado 14:00 hrs.

La primavera noruega muestra su caprichoso lado con una lluvia torrencial. Afortunadamente el torneo de voleibol se ha organizado al interior, con 14 equipos que participan entre ellos un equipo de Malinka en Polonia y el resto proveniente de las iglesias del este de Noruega.

El tiempo también fuerza que otras actividades se desarrollen en el interior, es así que en el Kafé Oasen (amplio restorán en el centro de conferencia) haya un grupo grande de niños y adultos que concentradamente aprecian el show del mago inglés Jhon. Personalmente no puedo negar que quede impresionado con sus trucos, especialmente cuando todo el público quedo boquiabierto con el truco de <<la mesa voladora>>.

Sala de conferencias – sábado 20:00 hrs.

En la reunión de jóvenes del sábado Kåre J. Smith leyó entre otras cosas en segunda carta a los corintios 3, 17: Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
- Hay total libertad cuando tú pasas a estar ¡crucificado con Él! Anuncia Smith para los cientos de jóvenes oyentes, y explica que cuando la palabra entra en tu vida es que eres un discípulo.
- Los que oyen y oyen y no obran nada al respecto están construyendo su casa sobre la arena, advierte él.
- «Pero di al piadoso: ¡Contigo irá bien!», sita Smith.
- ¡Esto funciona cien por ciento! Sonríe él por propia experiencia.
La reunión continúa con una hermosa canción y música, para terminar se constituye una mesa redonda donde hermanos lideres de iglesias cuentan divertidas e interesantes historias de su vida en Dios, y proveen útiles exhortaciones sobre temas actuales en la vida de los jóvenes que quieren ser discípulos de Jesús
.

En el café – sábado 23:00 hrs.

Después de la reunión doy un paseo y contemplo la vida que se desarrolla en las áreas del Kafé Oasen y el local de comida rápida Expressen. El <<Rincón del dibujo>> y el Show de magia se sustituyen por grupos de jóvenes en mesas y en las colas esperando para hacer su pedido conversando. El nivel de ruido es alto, pero no molesto, como uno hubiera esperado de cien jóvenes reunidos un sábado por la tarde.

De pronto me viene un pensamiento sobre cuán verdadero es esto y qué significa, todo lo que he conversado durante el día en ««La ciudad jardín», y pienso que el denominador común entre todos los participantes de este «fin de semana de comunión» en Brunstad:
«Ellos se reúnen en torno a lo que tienen en común».